Prensa Cannábica Gratuita

Cómo la marihuana puede ayudar a las personas con artritis a mejorar su calidad de vida

artritis principalartritis principal

La mayoría de nosotros conocemos a alguien (generalmente una persona de edad avanzada con un sistema inmunitario poco eficiente) que sufre de artritis. Es una de las dolencias más comunes que existen y, en sus distintas variantes, alrededor de una de cada cuatro personas en el mundo acabará pareciéndola en algún momento. Y es que el término “artritis” es en realidad una categoría que incluye más de 100 enfermedades que afectan las articulaciones y el tejido circundante. 

Por ejemplo, solo en España 230.000 personas sufren artritis reumatoide, una dolencia crónica caracterizada por la inflamación de las articulaciones periféricas que no tiene cura y que provoca muchos malestares en quienes la sufren. Según un estudio realizado por José Luis Andréu Sánchez, presidente de la Sociedad Española de Reumatología, el coste anual mundial de los tratamientos contra la artritis supera los 1000 millones de euros. 

Aunque se suele confundir con la artrosis o la osteoporosis, dado que todas estas enfermedades causan dolor en las articulaciones, el origen de la artritis reumatoide es muy distinto: se trata de una enfermedad autoinmune, que se produce cuando nuestras defensas atacan por error a las células del propio organismo. En lugar de luchar contra intrusos como bacterias o virus, el cuerpo ataca a las membranas sinoviales que facilitan el movimiento de las articulaciones, destruyendo el cartílago y erosionando los huesos. Y, aunque se trata de una patología bien identificada desde hace siglos, seguimos desconociendo sus causas.

Los síntomas de la enfermedad (dolores e inflamaciones), que se tratan con medicamentos, debilitan y retuercen de dolor a quienes la sufren, al tiempo que les limitan su día a día y acaban por deformar algunas articulaciones. Afortunadamente, la marihuana medicinal se pone de nuestro lado para ayudar a los pacientes a frenar el avance de la enfermedad o por lo menos a calmar los dolores. 

Los estudios apoyan su uso

Son muchos los estudios que han analizado los efectos del cannabis en las enfermedades artríticas. Uno de ellos, publicado en 2007, concluyó tras experimentar con ratas que los receptores CB1 del sistema endocannabinoide pueden ayudar a controlar la artrosis u osteoartritis, una dolencia hermana de la artritis reumatoide y que causa la inflamación y el desgaste de los extremos de los huesos y cartílagos. Se trata de una muy buena noticia, ya que la osteoartritis es una de las variedades de artritis más extendidas en todo el mundo (se calcula que unos 10 millones de personas la sufren) y no existen medicamentos que controlen la progresión de la enfermedad.

Tal es la importancia del sistema endocannabinoide a la hora de tratar este tipo de enfermedades que otras investigaciones han incidido en ello. En 2008 se hizo público un estudio que resaltaba la eficacia de las medicinas con base de cannabis para el tratamiento de la artritis reumatoide, una enfermedad que actúa sobre todo en manos y pies provocando deformidades.

Otros estudios se han centrado en una serie de grasas vegetales que se han encontrado en el cannabis, los llamados esteroles, que se utilizan como alternativa natural a los tratamientos de la artritis reumatoide cuando se trata de reducir los dolores. Saber que la marihuana también contiene esteroles otorga aún más protagonismo a nuestra planta favorita como arma para combatir esta enfermedad. A esto se suma que el cannabis también actúa sobre las citocinas, unas proteínas con función inflamatoria, y suprime su acción.

Se recomiendan variedades con altas dosis de CBD y THC para tratar a los pacientes. Algunos estudios con animales han demostrado que el cannabidiol, el principal cannabinoide terapéutico de la marihuana, es capaz de reducir el avance de la enfermedad y de actuar sobre el sistema inmune: recordemos que la artritis reumatoide es una enfermedad autoinmune, es decir, las células atacan al propio organismo. Mientras tanto, si la persona tolera bien el tetrahidrocannabinol, este le puede servir de ayuda tanto para relajarse como para evitar la depresión y los malos momentos que traen consigo tanto dolor. Además, si los fármacos que se están tomando por prescripción médica tienen efectos secundarios muy fuertes, los beneficios relajantes del cannabis pueden ayudar a mitigarlos.

Todos estos estudios contemporáneos refrendan los beneficios que reporta el uso de la marihuana para tratar los dolores en el aparato locomotor, algo que en Europa sabemos desde, por lo menos, el siglo XVIII. Y en el Viejo Continente no fueron los primeros, puesto que los chinos ya usaban la planta con fines medicinales en el 2000 antes de Cristo, sabedores de sus propiedades analgésicas. De hecho, uno de los primeros registros del uso médico del cannabis, un texto chino que data de esa fecha, señalaba que el cannabis “deshace el reumatismo”, sugiriendo su efecto antiinflamatorio para tratar esta enfermedad.

Qué variedad escoger

Existen guías para animar a todos los pacientes de artritis a usar la planta, aunque a la vez advierten que nunca hay que dejar de asistir a los servicios médicos (el cannabis es complementario, no sustitutivo) y que el consumo se debe adaptar a la legislación de cada país o región.

Como ya hemos comentado anteriormente, a la hora de combatir la artritis con marihuana medicinal los expertos recomiendan variedades con mucho THC y CBD. Se aconseja apostar directamente por las variedades con predominancia Indica, debido a sus beneficios sobre los músculos y los tejidos blandos.

Si quieres nombres concretos de algunas semillas de cannabis, puedes apostar por la OG Kush de Dinafem, una Indica híbrida que ayuda a calmar el dolor con un efecto muy fuerte, ideal para olvidarse por un largo rato de la enfermedad e idónea para los cannabicultores más novatos, por su fácil cultivo y corto periodo de floración. Otra opción por la que te puedes decantar es nuestra nueva Remo Chemo, una variedad muy potente que ayuda a relajar los músculos con su efecto sedante y antinflamatorio.

En general y como ya hemos dicho, cualquier Indica será buena para tratar la artritis, pero también puedes apostar por alguna Sativa. Por ejemplo, por la gran producción de la Dinachem que, además de ayudar a combatir la artritis, genera un efecto eufórico que ayuda a combatir el desánimo tan habitual en quienes tienen que luchar contra este dolor de forma continuada.

Cremas y ungüentos

Aquellos que no toleren el humo o prefieran otros métodos para beneficiarse de las propiedades terapeúticas del cannabis pueden apostar por el aceite o las cremas de CBD, que muchos enfermos de artritis reumatoide recomiendan. Si algo caracteriza a los cannabinoides que se encuentran en la marihuana es que no son solubles en agua, pero sí en grasas y disolventes orgánicos. Precisamente esto hace que, aplicados en forma de ungüento, puedan absorberse mucho mejor que cualquier otra sustancia.

Además, en la piel se encuentran abundantes receptores del sistema endocannabinoide, por lo que actuarán con ellos con eficacia y mejorando el estado de salud del paciente. Por ejemplo, el aceite rico en cannabidiol, en concreto, actúa sobre la acción inflamatoria de las citocinas antes citadas. En cuanto a las cremas, según un estudio publicado en la revista ‘Daru’, de la Universidad de Ciencias Médicas de Teherán, aplicar una crema con un 1 % de CBD purificado ayuda a detener la parálisis de las extremidades y la producción de citocinas. Asimismo, hay que recordar que el Sativex, el medicamento más popular basado en el cannabis, ayuda a aliviar los dolores y tiene un efecto antinflamatorio indicado como tratamiento complementario de pacientes con esclerosis múltiple.

Su efecto sobre los huesos

Además de para aliviar los dolores, el cannabis también sirve como un aliado ideal para el mantenimiento de los huesos, que tanto sufren con la artrosis y la artritis reumatoide. A medida que la gente envejece, los huesos sufren una extensa remodelación, lo que puede conducir a la destrucción o degradación funcional de las articulaciones sinoviales.

El cannabis no sólo pueden modular el dolor de la artritis, sino también proteger los huesos y ayudar a sanar los huesos rotos en menos tiempo. Así lo asegura un estudio realizado por científicos de la Universidad de Tel Aviv y publicado en el ‘Journal of Bone and Mineral Research’. La investigación señala que los huesos femorales fracturados de las ratas usadas para el experimento soldaban más rápido cuando se les administraba cannabidiol. Encontraron que el CBD por sí solo hace los huesos más fuertes durante la curación y mejora el desarrollo de la base del colágeno, lo que proporciona el fundamento para la nueva mineralización del tejido óseo. Después de ser tratado con el CBD, el hueso curado será más difícil de romper en el futuro.

Por tanto, confiar en la marihuana no solo puede ayuda a llevar una vida más placentera a largo plazo, sino también para olvidar los dolorosos efectos de una enfermedad crónica con la que los pacientes están obligados a batallar cada jornada.

Fuente Dinafem.org

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Últimas Noticias