Prensa Cannábica Gratuita

Cómo y por qué el cannabis podría rejuvenecer el cerebro

Investigadores alemanes e israelíes han descubierto recientemente que el consumo diario de dosis bajas de THC podría revertir el proceso de envejecimiento del cerebro en edades avanzadas. La clave se encontró en la incidencia del tetrahidrocannabinol (THC) en la restauración del sistema endocannabinoide humano, mejorando la funcionalidad del receptor CB1 y el aumento de la proteína G, claves en la transmisión de señales relacionadas con las habilidades de aprendizaje y memoria.

¿Y si el ansiado elixir de la eterna juventud pudiera estar más cerca de lo que imaginamos? Según científicos de la Universidad de Bonn (Alemania) junto a sus colegas de la Universidad Hebrea de Jerusalén (Israel), el componente psicoactivo tetrahidrocannabinol (THC) presente en la marihuana es capaz de revertir el proceso de envejecimiento del cerebro, que dificulta el aprendizaje, la memoria o la atención, sobre todo en las edades más avanzadas. Ser ancianos y tener la cabeza de un chaval podría dejar de ser quimera y convertirse en realidad gracias al cannabis. Aunque todavía es muy pronto para saberlo. 

Por el momento, las pruebas que determinan este descubrimiento solo se han llevado a cabo en ratones. Estos animales cuentan con una esperanza vital relativamente corta y muestran déficits cognitivos a los dos años de vida. Por tanto, se suministraron pequeñas cantidades de THC a roedores de diferentes edades (2, 12 y 18 meses) durante un periodo de cuatro semanas. Tras observarles se comprobó que los ratones mayores eran más eficientes en sus habilidades de aprendizaje y memoria, como si tuvieran la edad de dos meses. 

Estos resultados, publicados a principios de mayo en la prestigiosa revista científica ‘Nature Medicine’, se deben a la influencia del THC en el cerebro. Según determinaron los investigadores, esta sustancia psicoactiva no solo incidía sobre el sistema endocannabinoide del animal sino que lo restauraba. En este sentido, el receptor CB1 y la proteína G, claves en la transmisión de señales a través del cerebro, mejoraban su funcionamiento. Además se observó cómo los roedores expuestos al THC también sufrían cambios en el hipocampo, una región del cerebro clave en la generación y recuperación de recuerdos. Esto suponía en los de edades más avanzadas un aumento de la memoria a corto y largo plazo.

Ahora bien, aunque no se puede determinar que ocurra lo mismo en humanos, los investigadores se muestran esperanzados: “El tratamiento crónico con dosis bajas de THC o extractos de cannabis podría ser una estrategia potencial para frenar o incluso para revertir el deterioro cognitivo en los ancianos”, concluyen en el informe de la investigación. Esto supondría una auténtica revolución, que llevaría a considerar el cannabis como el posible fin para enfermedades cognitivas como la demencia o el alzhéimer. Al igual que destacan los investigadores, las preparaciones de cannabis y THC se utilizan con fines medicinales con un “excelente historial de seguridad y sin efectos secundarios adversos cuando se administran a dosis bajas en personas mayores”, añaden.

El cannabis, un gran aliado contra el alzhéimer 

Sin embargo, esta investigación no ha sido la única que ha demostrado los beneficios de la marihuana en el rejuvenecimiento cerebral. La científica española María López de Ceballos, del Instituto Cajal del CSIC, lleva más de una década estudiando la influencia de los cannabinoides en el cerebro con el fin de encontrar un posible tratamiento contra el mal de Alzhéimer. En sus primeras investigaciones, de 2005, demostraba que estos componentes contaban con propiedades antinflamatorias. Estos beneficios permitían que la hinchazón del cerebro (llamada neuroinflamación) se atenuara y, de este modo, se pudieran proteger mejor las neuronas.

Desde entonces las investigaciones cannábicas relacionadas con nuestro órgano director no han parado de surgir. Más recientemente se ha demostrado que el cannabis podría reducir los niveles de una proteína vinculada a los síntomas de los pacientes de alzhéimer. Según este estudio publicado en la Revista de la Enfermedad de Alzheimer de EE.UU., pequeñas cantidades de THC pueden mejorar la función mitocondrial, al disminuir la acumulación de proteínas beta amiloide, unas de las principales causantes de esta enfermedad neurodegenerativa.

Del mismo modo, científicos del Instituto Salk de Estudios Biológicos en el estado de California también han comprobado la efectividad del THC en la eliminación de esa proteína tóxica que, asociada al avance del alzhéimer, se acumula en el cerebro. Pero el THC no solo es capaz de eliminar la aglomeración de la proteína maligna, sino que también colabora en la reducción de la inflamación de las células. Esto permite reactivar la actividad normal del cerebro y mejorar la comunicación neuronal. 

Aun así, hasta la fecha estas investigaciones solo se han certificado con roedores. A pesar de que en estos animales no se observó ninguna toxicidad, este tipo de pruebas todavía no se han desarrollado con humanos. Para ello es necesaria la implicación de los neurólogos clínicos y, según lamenta Ceballos, “de momento no lo han hecho”. Además, estos estudios clínicos todavía no serían posibles en un gran número de países, debido a las restricciones que ocasiona que el cannabis sea considerado todavía una sustancia ilegal.

Ahora bien, parece que no solo el THC es beneficioso para el cerebro. Científicos de la Fundación de Investigación de Neurociencia de Australia también han determinado la implicación del cannabidiol (CBD), otro de los cannabinoides principales del cannabis, en la reducción de los trastornos cognitivos específicos asociados al alzhéimer. Además de reducir la acumulación de las placas de beta-amiloide, el CBD disminuye el proceso químico de adición de fosfatos de las proteínas Tau, la mayor responsable de la muerte de las neuronas en estas enfermedades.

Por otra parte, el CBD, al igual que el THC, también reduce la inflamación neuronal y favorece la creación de nuevas células cerebrales que ayudarían a frenar la enfermedad. En este sentido, un estudio de 2011 demostró que el cannabidiol era capaz de inducir a la neurogénesis (la producción de células del sistema nervioso central) en el hipocampo, bloqueando directamente la acción de la nociva sustancia beta amiloide.

Su importancia en la prevención y recuperación neuronal

Las cualidades de la marihuana no solo permiten el tratamiento de patologías asociadas al cerebro, sino que también actúan como neuroprotectores capaces de prevenir enfermedades cerebrales.

Según demostraron científicos de la Facultad de Farmacia de la Universidad Fukuoka de Japón, el CBD es capaz de proteger durante un accidente cerebrovascular (ACV). Esto se debe a que aumenta el flujo sanguíneo cerebral que sigue al ACV y, por tanto, ayuda a mitigar la magnitud del infarto. Además se encontró que la activación de los receptores cannabinoides – algo que el cannabis hace de forma natural – puede atenuar el daño y mejorar la retención de memoria después de un ataque de este tipo.

Por otra parte, un equipo investigador del Hospital Universitario Puerta de Hierro de Majadahonda (Madrid) también estudió la capacidad del CBD para proteger contra los déficits de oxígeno cerebral. Tras realizar varias pruebas con lechones recién nacidos, los científicos españoles determinaron que se reducían cuestiones relacionadas con la disminución de oxígeno en el cerebro, como el estrés oxidativo, la inflamación, el daño y la destrucción de neuronas. Así, los investigadores elogiaron los “robustos efectos neuroprotectores” del CBD, lo que lo convierte en un referente de la marihuana medicinal junto a su primo hermano, el THC.

En este sentido, cada vez son más las investigaciones sobre los compuestos de la marihuana en el ámbito terapéutico y su aplicación a la salud del cerebro. Sin embargo, todavía es insuficiente. Debido al enorme potencial del cannabis, es necesario continuar con las líneas investigadoras en seres humanos, para conocer en profundidad todos los posibles beneficios terapéuticos que nos puede ofrecer.

Fuente Dinafem.org

 

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Últimas Noticias