Prensa Cannábica Gratuita

Encuentran la dosis adecuada de THC para lograr un estado de relajación

Los motivos que inducen a la gente a fumar marihuana son múltiples, en general, los que consumen drogas es porque quieren cambiar algo acerca de su vida que consideran carente de sentido o inadecuada.

Algunas de las razones que la población juvenil ha esgrimido para fumar marihuana y consumir drogas en general han sido: para adaptarse mejor al ambiente,  para evadirse de la realidad, para lograr relajarse, contra el aburrimiento, para parecer de más edad, por rebeldía y  para experimentar nuevas sensaciones.

De esas respuestas, se ha visto que casi el 40% de los que fuman marihuana manifiestan haberlo hecho para que les ayudara  a relajarse.

Lo que se sabe de su efecto relajante

Contrariamente a los que podría creerse, en realidad no se han realizado muchas investigaciones sobre los efectos anti estrés de la marihuana, según las declaraciones de Emma Childs, Joseph Lutz y Harriet de Wit, de la University of Illinois at Chicago, UIC. 

Por lo tanto, decidieron realizar  un experimento de laboratorio, cuyas  características incluían el ser aleatorio y doble ciego.

Este estudio consistió en la evaluación de cómo se veían afectadas las respuestas de los sujetos de prueba a situaciones de estrés según distintas dosis de THC (terahidrocannabinol).

Los participantes fueron 42 sujetos, que fueron divididos en tres grupos:

  • El primer grupo recibió una dosis de 12,5 miligramos de THC vía oral.
  • El segundo grupo recibió tan sólo una cantidad de 7,5 miligramos de THC, también vía oral.
  • El tercer grupo (de control) recibió un placebo.

Para tener en cuenta, estas dosis de THC no son muy importantes, ya que los investigadores han calculado recientemente que una persona que fuma hierba podría consumir unos 33 a 39 miligramos de THC.

El experimento consistió en poner a cada participante frente  a una situación que le generara un alto estrés: tuvieron que dar un discurso de cinco minutos.  A continuación, fueron sometidos  a una prueba oral de cinco minutos frente a dos entrevistadores, para demostrar sus habilidades matemáticas de sustracción.

Como punto álgido de la experiencia, los investigadores realizaron grabaciones de video mientras se realizaban las experiencias, que a la vez mostraban en la habitación en una pantalla de video instalada para dicho propósito.

Los investigadores evaluaron en qué medida los sujetos participantes realizaron las partes habladas y de operación matemática, solicitándoles que evaluaran de manera subjetiva, qué tan estresante había sido para ellos esta experiencia.

Resultados de la investigación

Los  resultados encontrados para las dosis baja de THC (7,5 mg), en comparación con el placebo , según la investigación: “Redujo la duración de las respuestas emocionales negativas al estrés psicosocial agudo, así como las evaluaciones después de la tarea con respecto a  lo amenazante y desafiante que encontraron el factor desencadenante del estrés.”

Pero con la dosis de THC más elevada de 12,5 mg logró un efecto contrario en la ejecución de todas las tareas, manifestaron los investigadores “En contraste, la dosis más alta de THC (12,5 mg) produjo aumentos pequeños pero significativos en la ansiedad, el estado de ánimo negativo y la angustia subjetiva al inicio,  antes de que comenzaran las tareas”.

Conclusiones de estos hallazgos

Estos hallazgos arrojan como conclusión que una dosis baja de THC es la indicada para obtener un grado adecuado de relajación.

Hay que considerar algunas cuestiones del estudio: los sujetos que participaron de la prueba ingerían el THC directamente por vía oral, que puede actuar en el organismo de manera diferente al que lo haría el cannabis inhalado, en forma de humo.

Además, los participantes de la prueba recibieron el THC puro, en contraste con las docenas de compuestos químicos de características psicoactivas que contiene la marihuana, muchos de los cuales tienen reconocidos efectos en la disminución de la ansiedad por sus propios mecanismos de acción, por lo que ingerir una pastilla de THC es muy distinto a fumar marihuana como planta propiamente tal.

Hay que considerar otro aspecto que reviste un alto interés por sus repercusiones directas sobre los consumidores: gran parte de la  marihuana que se comercializa proviene de la selección de cepas de cannabis que contienen concentraciones muy elevadas de THC, lo que puede ocasionar que sean excluidos de su composición química algunos compuestos con efectos atenuantes para ciertas reacciones indeseadas del THC.

Este estudio, aunque no sea fiel a la experiencia real del fumador de marihuana, sirve para alertar de los efectos del THC en grandes concentraciones que parece tener sobre el organismo ante el estrés, al lograr un efecto opuesto al deseado, donde la relajación inicial puede pasar a un estado de ansiedad y sobreexcitación. Para ser considerado, por los fumadores de “peso”.

Fuente

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Últimas Noticias