Prensa Cannábica Gratuita

Manejo integrado de las moscas del mantillo

Como sabemos, la mosca de mantillo se ha convertido en la plaga más importante en el cultivo del cannabis en todo en mundo. Los daños causados por estos insectos fitófagos quizás no son tan visibles como en el caso de las arañas rojas pero no por eso hay que subestimarlos.
En este articulo vamos a proponer la última técnica preventiva de manejo integrado de las mosca del mantillo en la cannabicultura. Esta técnica ha sido confeccionada gracias a la dura labor y estrecha cooperación de varias empresas del sector a las cuales debo mis agradecimientos: a todo el equipo de Dr. Grow´s Productions y Vulkaniaseeds, Inversa y Koppert Canarias además de a varias decenas de cannabicultores canarios.
Podemos afirmar y presumir que es la técnica más novedosa y eficaz para el control de estos dípteros fitófagos.

Por Massimiliano Salami

Moscas del mantillo

Lo primero es recordar que la mosca del mantillo no es una “plaga estética” como se comenta en Internet, en distintos foros, videos, etc. ¡De eso nada, señores! La mosca del mantillo es una verdadera plaga agrícola a la que todo cultivador de cannabis debe temer ya que sus daños son enormes. Las fases inmaduras (larvas) son fitófagas, viven el suelo y se alimentan de materia orgánica, pero a falta de ésta, se alimentan de las raíces. Los sustratos usados en la agricultura cannábica son medios ideales para desarrollo de estos insectos-plaga, ofrecen un lugar ideal para hacer puestas, eclosión de los huevos y para el desarrollo de las larvas y adultos. En un contenedor con turba, fibra de coco o lana de roca, la mosca del mantillo sólo se puede alimentar de raíces, por eso en estos sistemas de cultivo los daños son aún mayores que en suelo directo.

La mosca del mantillo se ha convertido a día de hoy en la plaga con mayor incidencia en toda España, podemos afirmar que el 100% de los cultivadores de interior, este año tendrán incidencias más o menos elevadas de esta plaga. La mosca del mantillo en pocos años ha desplazado del ranking de plagas más importantes a fitófagos como la mosca blanca o las arañas rojas, colocándose como la principal plaga del cannabis de interior.

El estado especialmente perjudicial para la planta es en la fase larval, son muy activas, viven en el suelo y se alimentan del sistema radicular. Las larvas poseen un potente aparato bucal de tipo masticador con el que desgarran los pelos radiculares. En ocasiones pueden subir por el interior del tallo, e inclusive se han observado en el peciolo de las hojas más bajas. Este movimiento interno es altamente nefasto, ya que en su desplazamiento se abre camino con su boca dañando los vasos conductores de savia y causando normalmente la marchitez de la planta. Para más información sobre las moscas del mantillo y su biología consultar [1], [2] y [3].

Las moscas del mantillo tienen un ciclo muy largo, sufren explosiones demográficas en condiciones óptimas que son muy complicadas de controlar con técnicas tradicionales, químicos o eco químicos. Así que durante 10 años hemos investigado diferentes estrategias de control, hasta dar con la solución más eficaz para estos “fitófagos fantasmas”. Las estrategias de control de la mosca del mantillo se deben basar en las técnicas de manejo integrado de plagas que describiremos a continuación.

Manejo integrado de la mosca del mantillo en el cultivo del cannabis (M.I.M.M.C.)

¿Qué es el M.I.M.M.C.?

El manejo integrado consiste la unificación de varias técnicas de control con el fin de crear una sola estrategia más eficaz que las distintas técnicas por separado.

El M.I.M.M. se basa en:

  1. Lucha biológica
  2. Control parabiológico
  3. Control químico
  4. Control natural

Estas cuatro técnicas deben integrase para el máximo control de estos fitófagos de la marihuana.

Nota: a la lucha biológica más el control para- biológico se le denomina actualmente control biológico.

Lucha biológica de la mosca del mantillo

Como bien sabemos, la lucha biológica contra la mosca del mantillo, consiste en el manejo de seres vivos, conocidos como enemigos naturales de las mismas para que atajen el desarrollo de la plaga.

En el cannabis de interior e invernadero, que es donde más problemas se tienen con esta plaga, los enemigos naturales comerciales más empleados son los entomopatógenos y algún que otro ácaro depredador habitante del suelo. Tanto los entomopatógenos como los nemátodos Steinernema feltiea o los contenidos en toda la línea Jumus (Jumus Black Gold, Jumus Doble Cero y Jumus Starter Kit) son actualmente los únicos enemigos naturales comerciales efectivos contra la mosca del mantillo.

La lucha biológica comercial ofrece dos estrategias para el control de la moscas del mantillo:

Estrategia preventiva

Esta estrategia es fundamental para prevenir la formación de poblaciones de mosca del mantillo. El Jumus es una línea de productos que ofrecen múltiples beneficios, pero para este artículo, lo enfocaremos como la fuente natural de microorganismos que causan enfermedad y matan a las larvas de la mosca del mantillo. Para sacar todo el partido a los microorganismos contenidos en el Jumus hay que aplicar Jumus Doble Cero en los semilleros y Jumus Black Gold en las macetas definitivas durante los transplantes. Con esto conseguimos infectar nuestra tierra de microorganismos beneficiosos que causan enfermedades a la mosca del mantillo, manteniendo las poblaciones a raja tabla.

Estrategia curativa

Los nemátodos Steinernema feltiae, estudiados en la Spannabis Magazine 54 [3], se emplean en estrategias curativas, es decir cuando las moscas del mantillo ya han formado una colonia importante.

El Jumus Black Gold también es increíblemente eficaz para el control en estrategias curativas, quizás un poco más lento pero sus infecciones son más persistentes y se precisan menos repeticiones que de nematodos. Además, una de las grandes ventajas del Jumus Black Gold a diferencia del Steinernema feltiae es que se puede almacenar durante largos periodos de tiempo, sin casi afectar a la carga microbiológica, no pasa lo mismo con el nemátodo, que precisa de refrigeración y su viabilidad es más corta.

Como toda enfermedad, una vez comenzada la infección sobre la colonia de la mosca del mantillo, ésta se extiende hasta acabar con la población. Las repeticiones son necesarias según se observe incremento en la población de mosca del mantillo. Recuerden que el control se basa en mantener un equilibrio entre plagas y enemigos naturales y no la exterminación del TODO.

Control para-biológico

El control para-biológico consiste en el manejo de las poblaciones de plagas y sus condiciones para que estas no puedan desarrollarse a sus anchas.

Las técnicas de control para-biológico ideales para complementar con la lucha biológica de la mosca del mantillo son: el monitoreo con trampas cromáticas adhesivas de color amarillo, la eliminación de las partes bajas de las plantas y en control de las condiciones climáticas.

Monitoreo de las poblaciones

El monitoreo es fundamental para conocer el estado de una población de mosca del mantillo. Para ello, se emplean trampas cromáticas adhesivas, normalmente de color amarillo por ser las más efectivas para esta plaga y otras, aunque durante años se utilizaron las azules, con efectos muy positivos. Los adultos alados atraídos por el color quedan atrapados. Esto nos ofrece un doble beneficio, atajar el ciclo de la mosca a través de la captura de adultos alados y facilita el recuento de la población.

Saneamiento de la parte baja

Un planta con una parte baja muy frondosa ofrece unas condiciones óptimas para el desarrollo de poblaciones de la mosca del mantillo, por eso en determinadas condiciones puede ser buena práctica sanear las partes bajas de las plantas para favorecer el movimiento del aire en esa zonas. Esto facilita el secado de los primeros centímetros de sustrato(tierra) que dificulta la evolución de las poblaciones de moscas del suelo.

Control de condiciones climáticas

El control de las condiciones climáticas es quizás la técnica de control para-biológico más importante para la cannabicultura de interior. Como bien sabemos, todas las plagas tienen sus propias condiciones ideales de crecimiento, donde sus tasas de nacimiento aumentan al incrementarse un poco la temperatura. En general, una temperatura superior a los 27ºC e inferior a los 35ºC es óptima para las plagas; el control de las condiciones ambientales con aires acondicionados o climatizadores ofrecen al cultivador de interior una herramienta para dificultar el desarrollo de las plagas, por ejemplo bajando la temperatura a 24ºC conseguimos alargar el ciclo de las plagas al hacerse su metabolismo más lento, no acabamos con ellas, pero la ralentizamos el tiempo suficiente para poder disminuir la población a base de lucha biológica.

Debo avisarles que las técnicas de control para-biológico por si solas, sólo consiguen retardar la evolución de la plaga, NO reducirla, por eso hay que combinar con la lucha biológica, que sí ofrece una reducción cuantitativa de la población plaga.

Control químico

Todos conocéis mi filosofía, estoy totalmente en contra al uso de pesticidas para el control de cualquier plaga en el cultivo del cannabis. Con los años hemos aprendido a no tener que recurrir a dichas materias activas tóxicas para luchar contras los fitófagos del cannabis, con paciencia y muchas estrategias de lucha biológica.

Si existiera una normativa que defina como debería ser el cannabis medicinal, el primer punto sería:” ser ecológico” y eso es sinónimo de “prohibido aplicar pesticidas”. Actualmente el cannabis español es de muy baja calidad debido a esto: trazas de pesticidas.

Algunos productores de cannabis para el mercado negro no tienen escrúpulos en aplicar productos altamente nocivos como el Confidor, Bermectina, Clorifos,…. ni los agricultores comerciales usan esas porquerías a día de hoy.

Creo importante, recordarles que el control químico para el cannabis debe resumirse al empleo del Neem y poco más. También se ha que tener en cuenta que si empleamos tanto entomopatógenos del suelo como enemigos naturales, el empleo de químicos debería como mínimo ser reducido a aquellos que sean respetuosos con los enemigos empleados, no vayamos hacer más daño que bien.

Control natural

El control natural está restringido a los invernaderos, normalmente con suelo ecológico o tratado como si lo fuera.

El suelo ofrece una multitud de insectos, ácaros, microorganismos que suelen estar en equilibrio y por eso raramente en la naturaleza hay plagas. Un cultivador ecológico sabe esto y lo respeta, favoreciendo el desarrollo de todos los “bichitos” que en conjunto pueden ofrecer beneficios contra la mosca del mantillo y otras plagas. Las técnicas de conservación son fundamentales para el mantenimiento del suelo.

La mosca del mantillo no se controla con pesticidas como muchos creen, la única solución efectiva para esta plaga es el manejo integrado

Agradecimientos: Claudia Santarosa, Fede (Dr. Grow´s Productions), Edu (Inversa), Edu y Dani (Koppert Canarias).

Referencias

[1]    McPartland J.M., Clarke R.C. & Watson D.P. 2000. Hemp diseases and pests. Management and biological control. CABI Publishing.

[2]    Salami M. 2008. Cannabis sativa L., Dr.Grow´s Productions.

[3]    Salami M. 2008. Nemátodos entomopatógenos L., Spannabis Magazine nº54.

[4]    Salami M. 2011. Hongos entomopatógenos y marihuana., Spannabis Magazine nº84.

 

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Últimas Artículos

La poda: SuperCropping

Los Cursos de Cannabis Magazine ¿Es posible conseguir la misma producción de