Prensa Cannábica Gratuita

Monsanto y las tabacaleras maniobran para hacerse con la industria del cannabis

Durante los últimos años se ha ido rumoreando que Monsanto, el mayor productor de semillas transgénicas del mundo, planea hacerse con la industria del cannabis. La multinacional ya se ha hecho con el poder de otras industrias agrícolas, como la del maíz o la soja, a través de la ingeniería genética

Aunque siempre han negado las intenciones de entrar en el mercado de la marihuana, dentro del sector cannábico estadounidense existe una notable desconfianza y precaución ante los movimientos de Monsanto y sus empresas cercanas para entrar en el negocio OMG (organismos modificados genéticamente) con las semillas de cannabis.

La industria cannábica hizo saltar las alarmas hace unos meses, cuando el gigante farmacéutico Bayer hizo oficial la compra de Monsanto por la mareante cifra de 66.000 millones de dólares. Esta adquisición ha reforzado la monopolización de la oferta de alimentos, pero también ha significado un enorme impulso para los organismos modificados genéticamente, donde el incipiente negocio de la venta legal de marihuana supone un jugoso nicho de mercado.

Según apunta la revista ‘Big Buds’, Monsanto y Scotts Miracle-Gro (otra multinacional estadounidense de venta de semillas) mantienen una “relación de negocios profunda” y están planeando cómo entrar en la industria del cannabis. De hecho Hawthorne Gardening, una de las empresas subsidiarias de Scotts, ya ha comprado tres de las principales empresas de cultivo de cannabis en Estados Unidos: General Hydroponics, Botanicare y Gavita. Además otras compañías del sector de la hidroponía (un tipo de cultivo industrial por medio de disoluciones minerales) también han revelado intentos de compra por parte de Hawthorne Gardening.

“Quieren pasar por encima de las tiendas de hidroponía. Cuando les dijimos que no nos aliaríamos con ellos nos dijeron: ‘Bueno, entonces podríamos comprar toda tu compañía como ya hicimos con Gavita y después hacer lo que nos plazca‘”, señalaba un representante del sector hidropónico. 

Jim Hagedorn, director ejecutivo de Scotts Miracle-Gro, incluso ha declarado que planea “invertir medio millón en el negocio de la marihuana. Esla cosa más grande que nunca he visto nunca en el negocio de la jardinería”. Hagedorn también ha invertido capital en compañías como Leaf, especializada en cultivar cannabis en terrarios de interior regulados electrónicamente y accesibles a través de los ‘smartphones’.

Recelo dentro del sector legal del cannabis

Es lógico que Bayer, siendo la empresa matriz, comparta con Monsanto secretos que ayuden a promover un negocio mutuo, como podría ser el caso de la marihuana. Muchas personas en la industria del cannabis han estado advirtiendo de esto, como Michael Straumietis, fundador y dueño de Advanced Nutrients.

“Monsanto y Bayer comparten información sobre la modificación genética de los cultivos. De hecho Bayer se asocia con GW Pharmaceuticals, empresa que cultiva con su propia patente genética de marihuana. Resulta bastante evidente que Monsanto y Bayer están buscando crear y cultivar también su propia marihuana transgénica”, explicaba Straumietis. 

El discurso de Straumietis revela la inquietud de los actuales vendedores de marihuana ante el potencial crecimiento del mercado. “Corporaciones y gente con miles de millones de dólares saben que la marihuana es una planta con enormes propiedades medicinales. Por ello quieren robarnos nuestras plantas, semillas e industria, y hay que hacer algo para frenarlos”, sentenciaba el fundador de Advanced Nutrients.

La industria del tabaco, también al acecho

Con la posibilidad de que el cannabis pueda legalizarse a nivel federal en los Estados Unidos son muchos los inversores y sectores que están interesados en tener su parte del pastel cuando esto suceda. Y una de las industrias con más papeletas para entrar fuerte en el mercado del cannabis es la del tabaco.

El hecho de que los fumadores hayan ido abandonando el hábito y que por tanto cada vez haya menos demanda ha empujado al sector tabacalero ha reconvertirse en su oferta. Los cigarros vaporizadores y electrónicos eran de momento la gran apuesta del sector para seguir captando clientes. Pero con el mercado del cannabis despegando en muchas regiones, los movimientos dentro del sector tabacalero no se han hecho esperar.

El gigante británico del tabaco Imperial Brands ha comenzado su estrategia de diversificar el negocio hacia el cultivo de marihuana medicinal. El fichaje del expertoSimon Langelier para formar parte de la dirección de la empresa supuso una muestra manifiesta de intenciones.

Langelier, que pasó treinta años en la firma rival de tabaco Philip Morris, es también presidente de la canadiense PharmaCielo, que suministra extractos de aceite medicinal de cannabis. Esa experiencia podría ser valiosa para ayudar a Imperial a aprovechar al máximo las oportunidades de este nuevo horizonte legal que se abre en el país

En un comunicado, el presidente de Imperial, Mark Williamson, dijo que la empresa se beneficiaría de la experiencia de Langelier dentro del negocio del tabaco y “negocios próximos”, aunque no llegó a confirmar de forma oficial la entrada de Imperial en la venta comercial de cannabis.

Imperial, que hace un año y medio eliminó la palabra ‘tabaco’ de su nombre como marca, da un paso significativo para su sector con la contratación de Langelier. Así, las tabaqueras podrían aplicarla experiencia que tienen en la agricultura y en la distribución masiva de cultivo en otro tipo de planta que promete traer miles de millones si los pronósticos se cumplen.

Una estimación de Cowen & Co. predice que los consumidores gastarán unos 50.000 millones de dólares (43.900 millones de euros) en cannabis legal durante esta década. Y si la legislación sigue avanzando, economías agrarias como la del estado de California podría generar hasta 5000 millones de dólares (4390 millones de euros), según un nuevo estudio del Centro de Problemas Agrícolas de la Universidad de California.

Este movimiento viene a reafirmar el interés del mercado internacional, en este caso el británico, por el avance de la legalización en Estados Unidos. A la industria del cannabis parecen no faltarle novias, por ello hay mucha inquietud en el sector por ver qué grandes corporaciones se suben al barco y con qué intenciones.

Fuente Lamota.org

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Últimas Noticias