Ya es legal la marihuana en California, pero las autoridades siguen tras los negocios sin permiso

Publicado en this site
Al menos 160 personas han sido arrestadas y se han ejecutado 54 órdenes de cateo en relación con operaciones ilegales de negocios de marihuana recreativa en Los Ángeles. Un informe de la DEA advierte que aún en las ciudades que legalizaron el consumo de la hierba continúa el mercado negro.

Una denuncia anónima llevó esta semana a la Policía de Los Ángeles (LAPD) a una bodega donde numerosas plantas de marihuana eran cultivadas ilegalmente. Se trata del golpe más reciente que las autoridades en California le dan a quienes continúan al margen de una legislación que desde el 1 de enero le permite a los adultos consumir la hierba por gusto.

Este plantío clandestino se descubrió dentro de un establecimiento en la cuadra 14500 de la calle Archwood, cerca de la intersección de Vanowen y el bulevar Van Nuys, en el Valle de San Fernando. Así lo informó la capitana del LAPD en la estación Van Nuys, Lillian Carranza, en su cuenta de Twitter.

Desde el 1 de enero, la Policía ha realizado al menos 160 arrestos, ha ejecutado 54 órdenes de cateo y ha decomisado unos 300,000 dólares y 29 armas de fuego en relación con operaciones ilegales de negocios de marihuana recreativa dentro de Los Ángeles, indicó Stacy Spell, de la División de Pandillas y Antinarcóticos del LAPD, en una conferencia realizada la semana pasada.

Solo tres días después de que se legalizó el consumo de la hierba en California, la Policía incautó alrededor de 250 plantas de marihuana y cerca de 80 libras de cannabis cosechado después de que una denuncia anónima llevó a los investigadores al garaje de una casa en la cuadra 3100 de la avenida Granada en la ciudad de El Monte, en el este del condado de Los Ángeles.

Según la acusación, el garaje fue habilitado para cultivar decenas de plantas. El lugar estaba bajo el cuidado de un hombre de 58 años, identificado como Yongkun Liang, quien fue arrestado.

En Los Ángeles, apenas 354 minoristas han obtenido un permiso para vender marihuana para consumo recreativo, mientras que 413 más pueden ofrecerla para uso medicinal. Por separado, el Departamento de Alimentos y Agricultura de California ha expedido unas 3,900 licencias a cultivadores.

Este número limitado ha mantenido a los negocios apenas cumpliendo con la enorme demanda, al tiempo que ha significado una oportunidad de oro para los operadores ilegales.

La Fiscalía de la ciudad de Los Ángeles anunció el pasado 30 de mayo que interpuso 36 casos criminales que acusan a 140 personas y 32 tiendas de la hierba que funcionaban sin licencia. Sus dueños se enfrentan a una infracción de 1,000 dólares por cada violación y hasta seis meses de cárcel.

“Las empresas que desobedezcan la nueva ley para el cannabis serán llamadas a cuentas”, advirtió entonces el procurador municipal Mike Feuer, quien indicó que su oficina preparaba notificaciones a otras tiendas ilegales. El funcionario no precisó cuántas han sido detectadas por las autoridades.

Fuente

 

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*