Alternativas ecológicas para el cultivo de Cannabis: Fertilizantes de algas marinas

Fertilizantes ecológicos para el cannabis

Fertilizantes ecológicos para el cannabis:El impacto de los fertilizantes de algas en la absorción de nutrientes y resistencia al estrés en plantas de cannabis.

Por Brecca Wall

Tras varios años de investigación se ha analizado y demostrado como el uso de fertilizantes a base de algas marinas favorece al crecimiento y desarrollo de plantaciones del género Cannabis, queriendo así mostrar las diferentes alternativas a los productos y elementos químicos artificiales usados hoy en día para el abono de los cultivos de estas plantas

La planta del cannabis (cannabis sativa L.) tiene una larga historia como una droga recreativa, pero también como parte de la medicina tradicional en muchas culturas. Basado en el número de publicaciones, es una de las plantas mejor estudiadas en el mundo. El reciente descubrimiento de los receptores cannabinoides y el sistema endocannabinoide humano ha abierto un nuevo y excitante campo de la investigación. Pero a pesar del potencial farmacéutico del cannabis, su clasificación como un estupefaciente ha impedido su desarrollo exitoso en la medicina moderna.

Distribución de Ascophyllum nodosum. Autor Eric Gaba
Distribución de Ascophyllum nodosum. Autor Eric Gaba

Afortunadamente, la química del cannabis ha sido estudiada con mucho detalle. En particular el tetrahidrocannabinol cannabinoide psicoactivo (THC) ha recibido una gran atención científica y mucho se sabe sobre sus efectos biológicos y mecanismos de acción. Además de una extensa descripción de la química de los cannabinoides, también son importantes los terpenoides (el menos conocido), flavonoides y otros constituyentes de la planta del género Cannabis.

Fertilizantes ecológicos para el cultivo de cannabis

El uso de algas como fertilizante para las plantas del género Cannabis  es una respuesta alternativa, fiable y sostenible a la necesidad de disminuir o romper la dependencia del uso de productos químicos artificiales en los cultivos. Está demostrado que los fertilizantes a base de algas tienen cada vez más importancia en los cultivos ecológicos.

Y es que se llevó a cabo un experimento de plantación y cultivo de cannabis sativa [1] para poder ver el desarrollo de la plantas y determinar así la efectividad o no del fertilizante de Ascophyllum nodosum.

 Ascophyllum nodosum es un alga parda (Phaeophyceae) de la familia Fucaceae, siendo la única especies del género Ascophyllum. Son algas que se encuentran en  la zona norte del Océano Atlántico (presentes en rocas marinas, accidentes noruegos o anudadas a otras algas). También están presentes en las costas de Groenlandia y las del norte de América como se puede observar en la figura ilustrada a continuación.

Ascophyllum nodosum en Kilclief Beach. Autor Ardfen
Ascophyllum nodosum en Kilclief Beach. Autor Ardfen

La acción de los extractos de algas se debe al efecto combinado de ciertos azúcares, los cuales se encuentran en las paredes celulares de las algas (oligosacáridos) que se emplean en la fabricación de los abonos y que actúan como gancho en los procesos que desencadenan los mecanismos de defensa de las plantas terrestres.

Aplicar abonos naturales de algas a los cultivos de cannabis produce mayores rendimientos y plantas de mejor calidad a la hora de obtener una buena cosecha. También se origina una mayor absorción de los nutrientes del suelo y se ha comprobado que las plantas muestran una mayor resistencia frente a situaciones de estrés ambiental, como al ataque de plagas de araña roja, mosca blanca o pulgones [2].

Los extractos de alga también ayudan a resistir daños por enfermedad, insectos o condiciones de estrés, así como incrementar la producción, la resistencia a la escarcha, la absorción de nutrientes del suelo y la germinación de las semillas. Otros estudios han demostrado que el contenido de clorofila y la capacidad fotosintética son más altos en plantas tratadas con el extracto, dando así una ventaja definitiva a las plantas tratadas sobre las no tratadas. El tipo de algas más frecuentemente utilizadas proviene de cultivares en las aguas de Noruega y de Islandia, donde se desarrollan bajo condiciones ambientales desfavorables e inusuales. Las aguas calientes del golfo y las temperaturas árticas combinadas dan lugar a un lento crecimiento de las algas, que provoca altas concentraciones de hormonas promotoras del crecimiento y micronutrientes.

Ascophyllum nodosum. Autor Hans Hillewaert
Ascophyllum nodosum. Autor Hans Hillewaert

Las algas marinas, como se ha visto anteriormente, son parte integral de la ecología y contorno costero. Durante siglos, las zonas agrícolas cercanas a estas áreas costeras fueron abonadas con algas marinas por ser fuente valiosa de materia orgánica para diversos tipos de suelo y para diferentes cultivos de frutales y hortícolas. 

Aunque el uso de algas marinas en los cultivos se remonta a la antigüedad, el desarrollo de los nutrientes químicos o sintéticos a finales del siglo XIX hizo menos popular el uso de productos naturales y orgánicos. En años recientes se ha invertido esta tendencia, puesto que las fuentes naturales de nutrientes de plantas y los promotores naturales del crecimiento de las mismas han recuperado su respeto en muchas aplicaciones por medio de una investigación intensiva y programas de desarrollo.

El número de especies de algas marinas que se encuentran ahora en el mercado es considerable y pertenecen a los géneros Macrocystis, Eklonia, Sargassum,Durvillia, Porphyra, Fucus y Ascophyllum. La mayoría de las algas marinas usadas como fertilizante y como agentes condicionantes del suelo corresponden a especies de algas pardas. Entre todas las algas marinas y los extractos que se encuentran ahora en el mercado, Ascophyllum nodosum es la especie más investigada con fines agrícolas, ya que se ha verificado que los extractos de ésta son los más activos biológicamente de todos los productos álgicos comerciales, siendo también la más utilizada en Europa y en el Norte de América.

Las algas son reconocidas como una excelente fuente de reguladores de crecimiento naturales, con una actividad demostrada. A todo ello se le suma también otros ingredientes activos de los extractos de algas como son los  minerales y carbohidratos, tan importantes en todo el ciclo vital de las plantas del género Cannabis. Uno de los componentes mágicos de los productos obtenidos de Ascophyllum nodosum es una familia de hormonas vegetales llamadas citoquininas. Estas citoquininas son conocidas por la estimulación del crecimiento y por su interacción con otras hormonas de las plantas que regulan numerosas funciones específicas de sus células. Cabe destacar que se han identificado otras como hormonas de crecimiento, conocidas por cultivadores expertos y que aparecen en famosas marcas comerciales como son las auxinas, betaínas y giberelinas.

Ascophyllum nodosum. Autor Randi Hausken
Ascophyllum nodosum. Autor Randi Hausken

Pero las algas no solo tienen componentes beneficiosos para las plantas como se ha visto antes sino que los carbohidratos y minerales, antes citados, actúan como indicadores en los procesos de fijación de nitrógeno. Estos procesos son vitales tanto en las plantas como en  la sanidad del suelo, promoviendo la estructura migajosa y aumentando la presencia de los microorganismos beneficiosos, lo que origina un suelo excelente para el cultivo.

Las algas por si solas no contribuyen al alimento total del suelo, pero sí son parte del cuadro completo del acondicionamiento del suelo y esto es posible porque  las trazas de minerales presentes en los extractos de algas actúan como acondicionadores, estimulando la aparición de microorganismos. Estos organismos, a su vez, estimulan los procesos enzimáticos, los cuáles son necesarios para la salud del suelo, ayudando a los procesos de aireación.

Como buenos cultivadores, cabe destacar la gran importancia que tendría el uso de algas como fertilizantes ecológicos para el cannabis, ya que puede modificar la tendencia actual de degradación del suelo incentivado por el uso de agentes químicos. Se trata de un fertilizante orgánico renovable, aspecto importante a considerar con respecto a las actividades agrícolas sostenibles con el medio ambiente.

BIBLIOGRAFÍA

[1] CROUCH, I.J., VAN STADEN, J. (1993). Evidence of the presence of plant growth regulators in commercial seweeds products. 2015, de Plant growht Sitio web: http://www.academia.edu/8995234/Seaweed_Extracts_as_Biostimulants_of_Plant_Growth_and_Development

[2] CERVANTES. J., (2007). Crecimiento vegetativo. “Marihuana: Horticultura del cannabis: la biblia del cultivador médico de interior y exterior” (482). China: Van Patten publishing.

https://www.cannabismagazine.net/alternativas-ecologicas-para-el-cultivo-de-cannabis-fertilizantes-de-algas-marinas/

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículo anterior

Licencia para vender CBD en España

Próximo artículo

Metales pesados: una pesada carga para los cultivos de cannabis

Últimas Artículos

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies