articulos RSS

Publicado en this site

articulos RSSCuatro productos útiles para la prevención del oídioCómo cultivar en un espacio reducido, con un consumo de energía bajo y una producción mejorada por el esquejado (III)Cultivo en Arlita: Sistemas Automáticos de Control de Ec y pH (II)Cómo cultivar Northern Lights: Orígenes de la LíneaDeficiencias y toxicidades en el cultivo de Cannabis sativa L. (II)El Oídio en el cannabisCómo cultivar en un espacio reducido, con un consumo de energía bajo y una producción mejorada por el esquejado (II)Cómo cultivar Northern Lights

http://www.cannabismagazine.es/digital/ http://www.cannabismagazine.es/digital/cuatro-productos-utiles-para-la-prevencion-del-oidio http://www.cannabismagazine.es/digital/cuatro-productos-utiles-para-la-prevencion-del-oidio <p><strong><span>Por Massimiliano Salami (drgrow)</span></strong></p> <p><span class=»easy_img_caption»><img src=»https://elcultivador.com/wp-content/uploads/2019/05/foto4-2.jpg» alt=»Oídio de la marihuana» width=»700″ height=»467″/><span class=»easy_img_caption_inner»>Oídio de la marihuana</span></span></p> <p><span/><strong><span>Introducción</span></strong></p> <p><span>El oídio es la segunda enfermedad más importante de la cannabicultura española, justo detrás de la <i>Botrytis cinerea</i> o moho gris. Como vimos en el número 75<i> </i>de<i> Cannabis Magazine</i>, el oídio es un hon­­go biotrófico obligado; esto quiere decir que parasita al huésped (cannabis), pero no lo mata: lo explota agotando sus recursos. Las plantas al final mueren por otros factores, normalmente por condiciones ambientales. </span></p> <p><span>Hasta la fecha son dos los oídios clasificados en España que atacan al cannabis: la especie <i>Sphaerotheca macularis</i> y la <i>Leveillula taurica</i> (ver <i>Cannabis Magazine</i>, n.º 75). No se descarta que existan otras especies, incluso géneros procedentes de otras partes del mundo llegados a través del comercio de las semillas y esquejes sin control.</span></p> <p><span>La desinfección de las semillas antes de la siembra debe ser práctica habitual entre los cannabicultores modernos, pues es una manera muy eficaz de reducir los posibles focos de infección.</span></p> <p><span>La presencia de este hongo es visible todo el año, salvo en invierno y dependiendo de la región donde esté ubicado el cultivo, aunque sus ataques suelen ser más frecuentes desde finales de la primavera y de verano hasta el otoño. El oídio que afecta a la marihuana comienza su ciclo en otras plantas para luego finalizarlo sobre el cannabis o usar esta especie como huésped intermedio. </span></p> <p><span>El oídio es una enfermedad muy des­agra­dable, incluso más que el propio moho gris. Una planta infectada por moho gris tiene la infección localizada en ciertas zonas de los cogollos; a veces basta con eliminar la parte dañada. Pero si esa misma infección ha sido provocada por el hongo que causa oídio, la eliminación de las partes infectadas no garantiza que el hongo vuelva a desarrollarse, pues tiene una persistencia y perseverancia mucho mayor que la Botrytis.</span></p> <p><span>Para controlar este hongo, el oídio, vamos a proponer cuatro productos que deben usarse en combinación, según recomendemos, todos ellos con un carácter preventivo. Las estrategias aquí expuestas se rigen básicamente por el control integrado; por tanto, además de la aplicación de estos productos habrá que realizar ciertas labores que incluyen: el control de las condiciones ambientales (donde se pueda), filtración del aire de entrada en los cultivos protegidos, saneamiento de las hojas y ramas que pueden generar focos de infección, así como de las partes o plantas infectadas, eliminación de aquellas hierbas o plantas fáciles huéspedes para los oídios (cuidado con las fresas, rosales, tomates, etc.).</span></p> <p><strong><i><span>¿Cómo controlar el oídio?</span></i></strong></p> <p><span>Hay dos puntos a tener en cuenta a la hora de elaborar una estrategia de control sobre los oídios:</span></p> <p><span/><strong><span>P1- </span></strong><i><span>“Plantas más sanas y fuertes = Plantas más resistentes”</span></i><span> (ver <i>Cannabis Magazine, </i>n.º 98). Además de establecer un óptimo plan de nutrición, habrá que aplicar un estimulante que active las defensas de las plantas, especialmente en las cosechas que coincida su fin con el comienzo de la estación idónea para el oídio. </span></p> <p><strong><span>P2-</span></strong><span> Impedir en lo posible la germinación de las esporas del oídio que se encuentren sobre las hojas. Esto puede hacerse por destrucción directa de la espora o por inhibición de su germinación.</span></p> <p><span>Nuestro objetivo principal es cumplir los puntos 1 y 2. Como hay que tener en cuenta que no existe un producto milagroso contra el oídio, debemos, pues, hacernos con varios productos de diferente naturaleza y función. Como veremos, los productos, incluso los aquí descritos, solo cumplen por lo general uno de los dos puntos; por tanto se recomienda la combinación con su “media naranja” para lograr una máxima efectividad.</span></p> <p><span><span class=»easy_img_caption»><img src=»https://elcultivador.com/wp-content/uploads/2019/05/foto2-1.jpg» alt=»Durante la fase de floración, las plantas de cannabis son más susceptibles de ser infectadas por el oídio» width=»700″ height=»523″/><span class=»easy_img_caption_inner»>Durante la fase de floración, las plantas de cannabis son más susceptibles de ser infectadas por el oídio</span></span></span></p> <p><strong><span>Productos para el control del oídio y su manejo </span></strong></p> <p><strong><span><span>Propolix</span></span></strong><strong><span>, de Trabe</span></strong></p> <p><span>El propóleo es un producto elaborado por las abejas. Con él cubren las paredes de la colmena con el fin de sellar todas las fisuras y evitar la entrada o presencia de cualquier parásito o enfermedad.</span></p> <p><span>Propolix</span><span> es un bioestimulante elaborado con propóleo de la mejor calidad. El propóleo estimula varios procesos bioquímicos de las plantas, entre los cuales se encuentran los responsables de las defensas naturales vegetales contra el oídio. Como bien sabemos (ver <i>Cannabis Magazine</i>, n.º 98) el </span><span>aumento de las defensas naturales de la planta induce mayor resistencia frente a agresiones externas por organismos fitopatógenos, como nuestro maldito hongo. Propolix no actúa sobre la germinación de las esporas, por tanto hay que combinarlo con otros productos como el B-Subtilis.</span></p> <p><span>La preparación de Propolix es muy simple: se diluyen entre 2-3 ml en un litro de agua para aplicaciones foliares o 1-2 ml, también por litro de agua, para aplicación vía riego. Con la combinación de ambos métodos se logra la máxima eficacia.</span></p> <p><span>Los tratamientos se repetirán una vez por semana como mínimo. Recordemos que hay que ajustar el pH del agua entre 6-7 usando preferiblemente ácidos orgánicos como el cítrico.</span></p> <p><i><span>Control combinado</span></i></p> <p><span>- Con B-Subtilis: No mezclar los productos, pero las plantas deben tratarse en la misma semana del tratamiento con Propolix dejando un margen de 1-2 días.</span></p> <p><strong><span><span>Tiki Moi Fungi</span></span></strong><strong><span>, de Tiki Moi</span></strong><strong/></p> <p><span>Este producto es una </span><span>solución a base de extracto de algas <i>Sargassum wightii</i>, muy ricas en nutrientes orgánicos que ofrece una interesante protección de los cultivos frente al oídio. </span></p> <p><span>Este producto </span><span>es para aplicación foliar y radicular con el objetivo de estimular a las plantas y hacerlas más resistentes frente al ataque de hongos. Además, este producto está enriquecido con <i>Bacillus subtilis</i> y <i>Pseudomona fluorescens</i>. Cumple nuestros objetivos: fortifica las plantas y es capaz de evitar que las esporas de oídio germinen.
</span></p> <p><span>Es, por otro lado, un producto cien por cien natural que no deja residuos tóxicos. </span></p> <p><span>Las soluciones deben prepararse y gastarse en el acto, ya que pasadas pocas horas comienza su degradación. </span></p> <p><span>El fabricante recomienda no mezclar con otros fertilizantes, fungicidas o insecticidas sean químicos o biológicos. Lo aconsejable es consultar o realizar tratamientos de prueba antes de usar sobre todo el cultivo.</span></p> <p><span>La aplicación recomendada es la de combinar tratamientos foliares vía riego: m</span><span>ezclar el producto a razón de 2,5 ml por litro de agua ajustando el pH previamente entre 6-7 y regar las plantas con generosidad. Por otro lado, hay que preparar otro caldo fitosanitario con 4 ml/litro de agua y pH ajustado con el que pulverizaremos las hojas. No hace falta mojar los cogollos, la entrada del producto se hace a través de los estomas y la cutícula.</span></p> <p><span>Hay que rociar tanto en la parte aérea como en los tallos hasta lograr una distribución homogénea. Es preferible el uso de agua blanda.</span></p> <p><span>El sobrante de la mezcla puede ser aplicado otra vez al suelo o sustrato empapando la zona de las raíces.
La aplicación debe repetirse cada semana o incluso cada cinco días.</span></p> <p><span>Se aconseja combinar con Oidioprot (EM) e incluso con B-Subtilis para conseguir el control ideal.</span></p> <p><i><span>Control combinado</span></i></p> <p><span>- Con B-Subtilis: No mezclar los productos, pero las plantas deben tratarse en la misma semana del tratamiento con Tiki Moi Fungi dejando un margen de tres días.</span></p> <p><span>- Con Oidioprot (EM): No mezclar los productos. Tratar dos días en la misma semana del tratamiento con Tiki Moi Fungi dejando un margen de tres días. </span></p> <p><span><span class=»easy_img_caption»><img src=»https://elcultivador.com/wp-content/uploads/2019/05/foto6-1.jpg» alt=»Plantas tratadas con B-Subtilis a partir de la prefloración» width=»700″ height=»525″/><span class=»easy_img_caption_inner»>Plantas tratadas con B-Subtilis a partir de la prefloración</span></span></span></p> <p><strong><span><span>B-Subtilis</span></span></strong><strong><span>, de Dr. Grow´s Productions</span></strong></p> <p><span>B-Subtilis es un compuesto microbiológico formulado a base de la bacteria <i>Bacillus subtilis</i>. Es quizás uno de los <i>Bacillus subtilis</i> más usados en el control del oídio en cultivos de cannabis.</span></p> <p><span>El B-Subtilis se presenta en formato monodosis de tres gramos para 1-3 metros cuadrados. La dosis recomendada es de un gramo por metro cuadrado. Los tratamientos se realizarán de la siguiente forma: si el cultivo se ubica en una zona con ataques frecuentes, trataremos las plantas desde el comienzo de la prefloración, ya que es a partir de esta fase del ciclo de la planta cuando es más susceptible de ser infectada por los oídios. Si, por otro lado, nos encontramos en una zona donde los ataques no son tan frecuentes, podemos empezar a tratar cuatro semanas antes de cortar. Hay que repetir los tratamientos con una frecuencia semanal, incluso dos veces por semana si las condiciones ambientales lo precisan.</span></p> <p><span>Entre otras características, las bacterias del producto B-Subtilis poseen la capacidad de formar metabolitos antibióticos, promover el crecimiento radicular de la planta, mejorar la extracción de agua y nutrientes, etc.; pero desde un punto de vista de control del oídio, aquellas compiten al colonizar de forma temporal la filosfera (superficie de las hojas) e inducen a la resistencia al activar los genes de defensa de la planta.</span></p> <p><span>Unos párrafos más arriba se apuntó que no existían productos milagrosos para la lucha contra el oídio y efectivamente no existen, pero el B-Subtilis es uno de los pocos productos que cumplen los P1 y P2 descritos. Combinar con Propolix, con Tiki Moi fungi u otro fortificante ha demostrado aumentar la eficacia de la estrategia de prevención.</span></p> <p><span>Su aplicación es por vía foliar y radicular: mezclamos un gramo en 250-500 ml de agua (con pH 6-7), dejamos que repose un máximo de 24 horas, filtramos y aplicamos foliarmente por pulverización o atomización. No hace falta mojar los cogollos: la aplicación debe ser dirigida a las hojas. Si es necesaria más agua, podemos añadir hasta 500 ml más (1 gr/l/m<sup>2</sup>). Se recomienda agitar el producto solo al principio, luego dejamos estancar.<i/></span></p> <p><span class=»eco1″><strong><span><span>Oidioprot (EM)</span></span></strong></span><span class=»eco1″><strong><span>, de Ecoprot</span></strong></span></p> <p><span class=»eco1″><span>Oidioprot (EM) es un compuesto microbiológico elaborado a base de una mezcla de nutrientes y factores para el crecimiento de la microflora procedentes de <i>Microorganismos Eficientes </i>(EM) que impiden el desarrollo del hongo patógeno. </span></span><span>Un preparado que contiene flavonoides, </span></p> <p><span>alcaloides y compuestos fenólicos, que aporta un complejo de nutrientes </span></p> <p><span>orgánicos y favorece el desarrollo de la microflora.</span></p> <p><span class=»eco2″><span>Con la aplicación de este producto tendremos cumplido el P1, pero no el P2; por tanto, habrá que reforzar con otro formulado, como el Tiki Moi Fungi, el B-Subtilis de Dr. Grow´s Productions u otro similar.</span></span></p> <p><span class=»eco2″><span>La aplicación de Oidioprot (EM) se realizará de la siguiente manera: el primer tratamiento se efectúa en prefloración. Se darán los tratamientos foliares con un pulverizador muy fino a dosis de 5 gr/litro de agua con pH 7,5-8. Se recomienda repetir los tratamientos semanalmente hasta las postrimerías de la cosecha.</span></span><span> <span class=»eco2″>No es necesario mojar los cogollos, el agua es el medio para dispersar el formulado de una manera más homogénea por toda la parte aérea del vegetal. </span></span></p> <p><span class=»eco2″><span>El control del oídio no es una tarea simple. Sabemos que la cura no es viable y que solo la prevención nos puede dar una cierta seguridad; sabemos también que el producto milagroso no existe, pero sí podemos establecer grandes defensas combinando dos o más productos con el fin de cumplir los dos puntos que marcan la diferencia entre que haya o no infección por este hongo. Plantas fuertes, activación del sistema de defensa y un ataque directo contra las esporas es una estrategia de control integrado que se propone para truncar el desarrollo del oídio en el cultivo del cannabis.</span></span></p> <p><span class=»eco2″><span>Pueden usarse otros productos, pero he escogido estos porque he tenido la oportunidad de experimentar con ellos. Los lectores podrán probar con otras marcas y otras composiciones si lo desean, ya que el verdadero objetivo este mes era presentar al público técnicas alternativas de manejo integrado de hongos en cannabis.</span></span></p> <p><strong><span>Agradecimientos: Emilio (Tiki Moi Canarias), Fede (Dr. Grow´s Productions), Marc (Ecoprotec) y Carlos Borges.</span></strong></p> <p><strong><span>Referencias</span></strong></p> <p><span>[1]<span>    </span></span><span>Salami M. 2008. Cannabis sativa L., <i>Dr.Grow´s Productions.</i></span></p> <p><span>[2]<span>    </span></span><span>Salami M. 2011. Hongos patógenos del cannabis. El Oídio.</span><span> </span><i><span>Cannabis Magazine </span></i><span>n.º 75.</span></p> <p><span>[3]<span>    </span></span><span>Salami M. 2012. </span><span>Nutrición mineral, plagas y enfermedades. </span><i><span>Cannabis Magazine </span></i><span>n.º 98.</span></p> <p id=»slidetag»> </p> Thu, 16 May 2019 08:52:06 +0000 es-es http://www.cannabismagazine.es/digital/cuatro-productos-utiles-para-la-prevencion-del-oidio http://www.cannabismagazine.es/digital/como-cultivar-en-un-espacio-reducido-con-un-consumo-de-energia-bajo-y-una-produccion-mejorada-por-el-esquejado-ii-2 http://www.cannabismagazine.es/digital/como-cultivar-en-un-espacio-reducido-con-un-consumo-de-energia-bajo-y-una-produccion-mejorada-por-el-esquejado-ii-2 <p>Por Neal C. Borroughs</p> <p><img src=»https://elcultivador.com/wp-content/uploads/2019/05/esquejes-marihuana-portada-2.jpg» width=»700″ height=»394″/></p> <p><span>Después de enunciar todo el material que necesitaremos para llevar a cabo este proceso, describir el emplazamiento y explicar minuciosamente, paso a paso, el proceso de esquejado, terminaremos esta serie de tres artículos sobre cultivo básico en un espacio reducido, con el trasplante a las macetas finales, así como ciertas puntualizaciones sobre la alimentación, la cosecha y el proceder para acondicionar la segunda floración justo después de la misma.</span></p> <p><span>Una vez hemos seleccionado todos aquellos esquejes que han pasado la prueba del enraizamiento de forma óptima, es decir, con una recuperación de su aspecto normal en no más de una semana y mostrando raíces sanas fuera de los <em>jiffys </em>pasado este periodo, los trasplantaremos a sus macetas finales. </span></p> <p><span>Como ya hemos explicado anteriormente, la maceta final dependerá de cuánto queramos hacer crecer estos esquejes antes de inducirles la floración. Es recomendable hacerlos crecer, como mínimo, entre siete y diez días, permitiendo que el esqueje se adapte al entorno de cultivo y el emplazamiento. </span></p> <p><span>Hay personas que los dejan crecer, en macetas más grandes, durante semanas, y otras que los florecen casi de inmediato. Si nos decantamos por esquejes grandes, el desarrollo será muy similar al de hacer florecer una planta que parte de semillas, y sólo ahorraremos el dinero de la semilla, objetivo no muy lógico dado los espacios que aquí barajamos. Florecer las plantas de inmediato tampoco es recomendable puesto que requiere cuidados avanzados y condiciones óptimas para que no ocurran contratiempos.</span></p> <p><span>Nosotros nos decantamos por un proceso economizado de nuestro espacio, le damos poco crecimiento (los “entre 7 y 10 días” mencionados) a estos esquejes y provocamos pronto la floración, colocándolos en macetas pequeñas. Esto nos permite albergar entre dieciséis y veinticinco esquejes en tiestos de entre tres y cuatro litros en un armario de 0’36 m<sup>2</sup>. Podéis apreciar el tamaño final de nuestros esquejes, sus macetas y su disposición en las fotos adjuntas en este artículo.</span></p> <p><span>Después de haber realizado el trasplante de estos esquejes sanos, los llevamos a nuestro entorno de floración. Durante los diez días inmediatamente posteriores comenzaremos a usar la lámpara de sodio de, al menos, 250 vatios, siendo aconsejable ampliarlo a 400 vatios si queremos optimizar la cosecha, como hemos explicado en el primero de estos artículos, pero con un fotoperiodo de crecimiento vegetativo. De esta forma, los clones comenzarán a adaptarse a la luz que luego los inducirá a floración y los acompañará hasta el final de su ciclo vital.</span></p> <p><span>Los tiempos del fotoperiodo dependen de cuales sean nuestros objetivos. En nuestro caso solo pretendíamos que los esquejes se adaptaran a las nuevas macetas y expandieran sus raíces a través del sustrato, por lo que no nos preocupaba en absoluto el crecimiento propio del esqueje, prefiriendo que permaneciesen pequeños, compactos y bien formados. Por estas razones usamos el fotoperiodo habitual, dieciocho horas de luz por cada seis horas de oscuridad.</span></p> <p><span>En el caso de aquellas personas que quieran aprovechar los días y hacer crecer sus esquejes al máximo en el menor tiempo posible, sería recomendable ampliar las horas de luz, teniendo en cuenta que las plantas sufrirán cierto estrés cuantas más horas de luz les proporcionemos.</span></p> <p><span><img src=»https://elcultivador.com/wp-content/uploads/2019/05/como-hacer-esquejes-marihuana-1.jpg» width=»700″ height=»383″/></span></p> <p><span>Como ya os he comentado en otras series de artículos, he conocido a cultivadores experimentados que hacen sus ciclos de crecimiento vegetativo de entre veinte y veinticuatro horas. Aun así, debemos recordar que este proceso es por completo “antinatural” pues es prácticamente imposible que en exterior una planta pudiera vivir en estas condiciones y el proceso de fotosíntesis necesita de horas de oscuridad para realizarse. Estos aumentos en la cantidad de horas de luz nos proporcionarán lo que los cultivadores arriba mencionados buscan, potenciación del crecimiento en una menor cantidad de tiempo.</span></p> <p><span>Durante estos diez primeros días de crecimiento vegetativo bajo lámpara de sodio, debemos abonar ligeramente el sustrato con fertilizantes propios de crecimiento. Cerca de la mitad de la cantidad recomendada por el fabricante sería suficiente. Podemos utilizar cualquier tipo de estimulador del crecimiento de la raíz durante todos los riegos de estos primeros días y durante los últimos, cuando las raíces están comenzando a expandirse por la nueva maceta, es un momento apropiado para una primera aplicación de las colonias del hongo <em>trichoderma </em>o similares productos beneficiosos. </span></p> <p><span>Una vez hayamos decidido que es el momento adecuado para provocar la floración, teniendo en cuenta que esta no se producirá inmediatamente después de cambiar el fotoperiodo, cambiamos las horas de luz y de oscuridad a doce. </span></p> <p><span>Para aquellos que quieran dedicarle un poco más de tiempo a su cultivo pueden remitirse a varios “trucos” que he explicado en otra serie de artículos. Uno de ellos puede aumentar la cantidad de cosecha entre un 10 y un 15 % aumentando ligeramente el consumo energético (sobre un 8 %). Este procedimiento consistiría en proporcionar quince horas de luz y once horas de oscuridad, suficientes para mantener la floración. </span></p> <p><span>Una vez comenzada la floración, el abonado y la aplicación de otros productos potenciadores de este proceso es exactamente igual al de una planta normal, teniendo siempre en cuenta las dimensiones en que nos movemos y el tamaño de las plantas. Simplemente recordaros que la mayoría de cultivadores experimentados te dirán que siempre es mejor abonar por lo bajo que por lo alto aunque la planta de marihuana, generalmente, es capaz de aguantar ingentes cantidades de fertilizante.</span></p> <p><span>El momento para cortar los nuevos esquejes y ponerlos a enraizar es cuando se acerca el final de la floración, adaptándonos más o menos a los tiempos que la casa de semillas nos facilita. Aproximadamente, cuando dejamos de abonar y antes de comenzar la realización de los necesarios lavados de raíces.</span></p> <p><span>Muchas personas se asombran con la capacidad que tienen los pequeños esquejes de producir cogollos grandes y compactos. Como podéis apreciar en las fotos, nosotros cultivamos esquejes de entre veinte y veinticinco centímetros que podrían equipararse a cabezas de plantas de tamaños generosos. La práctica totalidad de la planta es flor. Esto nos permite que todos los esquejes nos den marihuana de muy alta calidad y que apenas existan cogollos poco resinosos o mal formados, como los que producen plantas grandes, por la escasa cantidad de luz que llega a las partes inferiores de las mismas. </span></p> <p><span>Uno de los principales motivos que facilitan el crecimiento y la calidad, que posteriormente comprobaremos, de estos cogollos, es que las plantas que estamos poniendo a florecer, aunque pequeñas, llevan muchas semanas en periodos vegetativos y se encuentran en un momento óptimo para la floración. En muchas ocasiones, cuando nos tenemos que ajustar a espacios reducidos y cultivamos desde semilla, estamos obligados a dar insuficientes periodos vegetativos a nuestras plantas puesto que no podemos permitir que invadan sus macetas y crezcan desmesuradamente. Esto provoca que la planta no pueda hacer crecer sus flores en el momento adecuado, en otras palabras, hacemos que una planta excesivamente joven pase a una fase que aún no le corresponde, la floración.</span></p> <p><span><span>La observación es de nuevo un factor importante a la hora de la recolección. La cosecha debiera ser relativamente homogénea si os habéis decantado por el mismo genotipo, aunque las semillas sean diferentes, pues los híbridos F1 suelen mostrar periodos de recolección muy similares aunque otras características fenotípicas sean ligeramente diferentes. </span><span>[Green, Greg. <em>The Cannabis Breeder’s Bible </em>(Green Candy Press, Canadá, 2005)]</span></span></p> <p><span>Aunque notéis que existe cierta diferencia en los periodos de maduración de vuestros esquejes no debéis preocuparos en exceso, pues suelen ser insignificantes y esto os proporcionará marihuanas con el mismo nombre pero con diferentes efectos, aunque sólo sea ligeramente. </span></p> <p><span>Lo ideal es siempre hacer una cosecha conjunta, más aún cuando se tratan de espacios reducidos y necesitamos acondicionar el espacio para una nueva generación preparada para comenzar el ciclo. </span></p> <p><span>Recordaros que es recomendable dejar estos esquejes en total oscuridad y bien ventilados durante 24 o 48 horas. Podemos utilizar el propio entorno de floración encendiendo el extractor quince minutos cada hora y manteniendo ventilación constantemente en el interior. Algunos hemos podido apreciar, de forma un tanto subjetiva, que las plantas producen cierta cantidad de resina por el estrés al que se ven sometidas. </span></p> <p><span>Luego debemos manicurar y cortar estas plantas y secarlas, preferentemente colgadas boca abajo, con espacio entre unas y otras, una buena ventilación y oscuridad.</span></p> <p><span><img src=»https://elcultivador.com/wp-content/uploads/2019/05/Guia-como-hacer-esquejes-de-marihuana-1.jpg» width=»700″ height=»330″/></span></p> <p><span>Inmediatamente después de retirar las plantas del entorno de cultivo debemos limpiarlo, desinfectarlo debidamente (alcohol es una de las mejores alternativas), colocar nuestra nueva generación, preparada para proporcionarle los días de crecimiento que cada uno considere oportuno, y otra vez a florecer. </span></p> <p><span>Este proceso puede practicarse ininterrumpidamente a lo largo de todo el año. Podemos ir introduciendo nuevas plantas en nuestro entorno de madres y desechando aquellas que no nos han satisfecho lo suficiente. Os recordamos que no debemos mantener vivas las madres más de un año pues comenzarán a proporcionar esquejes con deficiencias, bien sean de crecimiento, de vigor, producción, etc. </span></p> <p><span>Las plantas que están secándose deberán estar preparadas para comenzar el curado entre una y dos semanas después de la cosecha, si mantenemos el lugar de secado en condiciones óptimas: la temperatura sobre los 22 C<sup>O </sup>y la humedad sobre el 50 %. Al presionarlas apreciaremos cómo crujen ligeramente entre nuestros dedos índice y pulgar. Aunque la planta parezca seca, aún guarda grandes cantidades de humedad en su interior, por eso es imprescindible realizar el curado oportuno.</span></p> <p><span>A continuación os proporciono ciertas publicaciones y artículos publicados por mí en <em>Cannabis Magazine</em> y en <em>El Cultivador</em> que complementan las indicaciones y los procesos aquí descritos y os proporcionan toda la información necesaria para culminar con éxito vuestros cultivos con esquejes:</span></p> <p><span><strong><span>ARTÍCULOS:</span></strong></span></p> <p><span><span>-<span>       </span></span><span>“Cómo cultivar en un espacio reducido, con un consumo de energía bajo y una producción más que aceptable” Neal C. Borroughs, <em>Cannabis Magazine,</em> números 93, 94 y 95</span></span></p> <p><span><span>-<span>       </span></span><span>“La cosecha, el curado y el secado” Neal C. Borroughs, <em>El Cultivador</em>, número 3.</span></span></p> <p><span><strong><span>PUBLICACIONES:</span></strong></span></p> <p><span>*DJ Short, <em>Cultivating Exceptional Cannabis: An expert breeder shares his secrets</em> (Quick American a division of Quick Trading Co, New York, 2004) </span></p> <p><span><span>- </span><span>Este pequeño y asequible libro nos ofrece una visión sencilla y directa del cultivo de cannabis en su primera mitad. Aquí encontraremos todas las nociones básicas sobre el proceso de esquejado y otras indicaciones añadidas a seguir para no encontrarnos con problemas inesperados.</span></span></p> <p><span>*Cervantes, Jorge. <em>Marihuana: horticultura del cannabis. La biblia del cultivador médico de interior y exterior </em>(Van Patten Publishing, 2007)</span></p> <p><span>- “La Biblia”, una vez más, en el capítulo tercero, sobre crecimiento vegetativo, nos proporciona dos apartados específicos e imprescindibles sobre el esquejado y la clonación.</span></p> <p><span>- En el capítulo cuarto, quinto, sexto, décimo y undécimo (floración, cosecha, cuartos de cultivo e invernaderos, tierra y contenedores y agua y nutrientes, respectivamente) encontraremos información de mucha utilidad para completar el proceso esquejado.</span></p> <p id=»slidetag»> </p> Mon, 06 May 2019 09:57:12 +0000 es-es http://www.cannabismagazine.es/digital/como-cultivar-en-un-espacio-reducido-con-un-consumo-de-energia-bajo-y-una-produccion-mejorada-por-el-esquejado-ii-2 http://www.cannabismagazine.es/digital/cultivo-en-arlita-5 http://www.cannabismagazine.es/digital/cultivo-en-arlita-5 <p><strong><span>Si bien el uso de sistemas automatizados de control de nutrientes y pH se encuentra generalizado en medias y grandes explotaciones, no sucede así con los cultivos más “caseros”. Sin embargo, son perfectamente aplicables si trabajamos a “escala” y en realidad los costes son rápidamente amortizados por el gran ahorro de tiempo y esfuerzo en que se traduce el uso de estos sistemas.</span></strong></p> <p><strong><span><span>Fotos y Texto: Luis Hidalgo</span></span></strong></p> <p><img src=»https://elcultivador.com/wp-content/uploads/2019/05/IMG_1314.jpg» width=»700″ height=»430″/></p> <p><span>Y no solo en el cultivo de cannabis, muchos procesos y técnicas de uso industrial pueden ser fácilmente modificados y aplicados a otos usos más “modestos” y de hecho, muchos de los que denominamos “avances” en cannabicultura no son más que aplicaciones provenientes de otras áreas, véase algunos sistemas nutricionales y “boosters” o como en nuestro caso, en el que estamos utilizando un sistema de control que originalmente se usa, por ejemplo, en las máquinas de hemodiálisis.</span></p> <p><span>Vamos a acabar con los experimentos realizados con el controlador de Ec y PH que construimos en el número anterior para pasar a continuación a estudiar los que existen a la venta en el mercado de manera habitual, y no sólo para cannabicultura.</span></p> <p><strong><span>Acabando las pruebas</span></strong></p> <p><span>En el último número se publicó el esquema que con­tiene las señales que activan las bombas y los pulsos que se reciben como simulación del movimiento de los motores y pudimos ver que al llegar al ordenador la cantidad de pulsos equi­valente al número de mililitros a bombear se desacti­van las bombas. A continuación ejecutamos la misma fórmula controlada desde el microcontrolador, pero a diferencia del primer experimento, utilizamos el software de simulación virtual para manipular la inter­faz, por lo que fue necesario crear dos puertos series virtuales para poder conectar el circuito con el software antes mencionado, para lo que se utilizó el “<i>Virtual Serial Port Driver</i>”. La fórmula a realizar se corresponde con el co­mando “D1000,2000,3000,4000,5000”, y en la captura de pantalla se muestra cuándo se carga la fórmula en el simulador antes de comenzar su elaboración.</span></p> <p><span>Al ejecutarlo, podremos ver como las barras azul oscuro representan los mililitros que se deben bombear, y a medida que esto vaya ocurriendo las barras azul claro crecerán en­cima de las oscuras, indicando los mililitros bombea­dos. En el número anterior publicamos la captura de los contadores que ilustra el resultado final de los pulsos recibidos, los cuales coinciden con los mililitros bombeados para B1, B2, B3 y B4. En el caso de B0 se muestra el doble, pues está asociada a RB0, donde solamente se detectan los frentes as­cendentes de los pulsos, y fue necesario dupli­carles las orejas a la lámina agregada al venti­lador del motor de esta bomba, para obtener la cantidad de cambios necesarios por revolución en RB0. Esta segunda prueba se realizó para corroborar la exactitud del control desde el microcontrolador es muy buena, comprobando que no se comenten errores en la dosificación. </span></p> <p><span>Por último, realizamos la misma prueba, pero en este caso el control será desde la computadora y al comparar estos resultados con los obte­nidos mediante el control desde el microcontro­lador, se observa que esta variante es menos exacta, debido en su mayor parte al tiempo que demora la comunicación entre la compu­tadora y la interfaz. Se comete un error máxi­mo de aproximadamente de 25 ml por bomba, lo que representa para cada bomba el 2.5%, 1.2%, 0.83%, 0.62% y el 0.5% respectivamen­te. O sea se comete un error máximo de un 2.5% con respecto al valor total para esta fórmula. Este error disminuye a medida que aumentan los mililitros bombeados. Para obtener errores menores de 1% se deben bombear mínimo 2500ml por cada bomba. </span></p> <p><span>Tras las simulaciones se llevó a cabo la prueba práctica para la comprobación de los resultados y total validación de la maqueta, realizando en la práctica los experimentos teóricos anteriores, obteniéndose resultados similares a los obte­nidos en las simulaciones, con lo que se resal­ta la importancia de la simulación y de la se­lección de las herramientas adecuadas para la misma. Se comprobó además que las bombas entre­gan la cantidad de líquido que indica la inter­faz, midiendo con probetas y recipientes gra­duados el volumen de líquido dispensado por cada bomba, detectándose un aumento en el error del líquido bombeado por cada bomba producto al tiempo de la demora de conmuta­ción del relé, esto ocurre para ambas formas de control (desde el microcontrolador y desde el software de alto nivel).El error aumentó en­tre 7 y 10 ml por bombas.</span></p> <p><span>Como conclusión, podemos decir que este tipo de sistemas de control son realmente económicos (todo el material para el montaje puede salir por unos 30€), pero dos cosas son ciertas: Una, que no todo el mundo tiene capacidad o ganas de montar el “invento”, y dos, que el control no resulta tan “fino” como nos gustaría, pues por ejemplo para el control de pH en muchos casos el margen de error de este controlador es demasiado alto. Por todo lo anterior, pasamos a examinar las opciones que nos ofrecen los distintos fabricantes.</span></p> <p><span><img src=»https://elcultivador.com/wp-content/uploads/2019/05/IMG_5321.jpg» width=»700″ height=»525″/></span></p> <p><strong><span>Sistemas de control “llave en mano”</span></strong></p> <p><span>Así pues, nos encontramos con distintas marcas, la gran mayoría extranjeras. Por ejemplo, en distintas páginas web podemos encontrar un controlador de ph compuesto por una dosificadora digital proporcional de reducción de ph de 0,30 l/h y electrodo para su detección de rango 0-14, alimentado por tensión eléctrica 220v y bajo consumo. Este equipo esta diseñado y preparado para regular en aguas de riego un nivel de ph requerido, sea cual sea el parámetro deseado. De esta forma y de manera totalmente automática e independiente, se encargará de dosificar el producto en proporción a la necesidad mediante una simple regulación previa, en la que indicaremos el nivel que queramos mantener en depósito de agua.</span></p> <p><span>En este link </span><span><a href=»http://www.directindustry.es/fabricante-industrial/controlador-ph-80144.html»>http://www.directindustry.es/fabricante-industrial/controlador-ph-80144.html</a> podemos encontrar multitud de fabricantes y modelos de controladores digitales, algunos de ellos con la capacidad de medir la oxigenación del agua. También la compañía Hanna dispone de un sistema automatizado que sirve para realizar el monitoreo del pH y Ec del agua de riego en forma automática. Este módulo está constituido por una unidad de inyección, medición y control. La unidad de Inyección esta formada por TRES inyectores de fertilizantes, una bomba eléctrica, un arrancador, cable para la conexión eléctrica de la bomba, flujómetros, válvulas manuales para el control del funcionamiento de los inyectores; La unidad de medición consta de un sensor de PH y EC con su respectivo display; y, finalmente la unidad de control esta integrada por un controlador (microcomputador), electroválvulas y demás accesorios de conexión. Para medir el caudal de riego de las dos zonas conjuntamente, se incluye una válvula volumétrica, con sus respectivos accesorios de conexión. Gracias a dispositivos como este ya es posible automatizar totalmente las soluciones nutritivas, o sea, el pH, la EC, el nivel del depósito, los fertilizantes y estimuladores, etc</span></p> <p><img src=»https://elcultivador.com/wp-content/uploads/2019/05/IMG_5831.jpg» width=»700″ height=»467″/></p> <p><span>En el próximo número terminaremos este curso con un resumen rápido de los 5 sistemas más eficientes para cultivar en arlita y sus correspondientes sistemas nutricionales óptimos. Hasta entonces, un saludo.</span></p> <p id=»slidetag»> </p> Fri, 05 Apr 2019 06:05:00 +0000 es-es http://www.cannabismagazine.es/digital/cultivo-en-arlita-5 http://www.cannabismagazine.es/digital/como-cultivar-northern-lights-2 http://www.cannabismagazine.es/digital/como-cultivar-northern-lights-2 <p><strong>De Oriente a Occidente, las semillas afganas viajaron y llegaron a los USA en algún momento de la década de los 70 y fueron germinadas y plantadas. Durante un par de décadas, sus hijas, las hijas de sus hijas y así sucesivamente fueron cultivadas, seleccionadas y vueltas a cruzar hasta que alguien las llevó de vuelta al viejo continente donde, tras el boom de cultivo acaecido en el Norte de Europa, se dieron a conocer como Northern Lights.</strong></p> <p><span>Texto y Fotos: Luis Hidalgo</span></p> <p><img src=»https://elcultivador.com/wp-content/uploads/2019/05/MG_3801.jpg» width=»700″ height=»467″/></p> <p>La migración de las semillas de cannabis siempre ha estado ligada al movimiento de las personas, y en el caso de los padres de la primera Northern Lights, debió suceder algo semejante: Alguien se las llevó de la zona de Afganistán o el Hindú Kush hasta algún lugar de USA.</p> <p>Siguiendo y siguiendo el rastro, y tras desechar multitud de mitos y leyendas hemos llegado a discernir los únicos datos que parecen relativamente ciertos: El principio del ovillo nos lleva hasta el Norte de Michigan.</p> <h5><strong>Cuando nace la Aurora Boreal</strong></h5> <p>Vamos a situarnos: Todo el estado de Míchigan, y en concreto la zona Norte es bastante agreste y “primitivo”, con unos inviernos durísimos y los pocos residentes que viven en el área todo el año son gente ruda y de físico grande y rotundo que viven en una “calma chicha” permanente, en la que salir a cortar madera o a quitar la nieve de los caminos es todo un acontecimiento, y todo el mundo sabe todo del resto de los vecinos… Lo que podríamos llamar un ambiente duro y “pueblerino”.</p> <p>Allí se encontraba “Robbie” de niño. Sus padres trabajaban para la Agencia de Recursos Medioambientales y pasaban los largos veranos en los bosques y lagos de la zona. En ocasiones, el padre de Robbie tenía que trabajar los sábados con otro amigo y se lo llevaban con ellos. Más o menos siempre realizaban las mismas tareas básicas, y Robbie nunca preguntaba acerca de aquel “especial” trabajo de los sábados. Los fines de semana viajaban 3 horas o más hacia el Sur o hacia el Este a visitar a familiares y amigos, y según se iba haciendo mayor, Robbie se dio cuenta de que toda aquella gente formaban un equipo y tenían una especie de “misión”.</p> <p>Durante aquel tiempo vio muchas plantas, aunque no tenían nombre y sí un número. En concreto, en uno de sus últimos viajes antes de que su padre dejara el “equipo” a causa de las presiones de la madre de Robbie, que se empeñaba en que su padre abandonara aquel estilo de vida y que tomara un rumbo mas “respetable”, a pesar de que siempre fue un hombre íntegro del que Robbie aprendió a ser una persona ética y responsable; el caso es que en principio nunca vio ningún nombre referido a una variedad, y sí plantas numeradas que podían ir desde el número 2 al 38 o cualquier otro.</p> <p>Así pues, el proyecto pasó a manos de dos hermanos en el Norte y Robbie pensaba que no tenían ni idea de lo que hacían, excepto hacer buena hierba, pues lo cierto es que tenían unos cultivos impresionantes pero muy “caseros”, de los harían que cualquier cultivador actual se partiera de risa. No había ni probadores, ni habitaciones para pruebas ni una gran organización, y “tiraban para alante” con los pocos medios de que disponían.</p> <p>Tras algún tiempo se enviaron algunos lotes de plantas y semillas a la gente del Sur y del Este y después uno de los hermanos fue de cultivo en cultivo escogiendo los mejores ejemplares basándose en el tamaño, el color y la cantidad de resina que producían. Los hermanos tenían la teoría de que escogiendo sólo los ejemplares más productivos de mayor calidad en general la variedad debería ir mejorando, y además se iba probando en diferente situaciones y entornos de cultivo con el fin de que fuera lo más “adaptable” posible. No hace falta decir que tenían razón, como se demostró tras diez años de selección y cruce.</p> <h5><strong>Un mito que se convirtió en leyenda</strong></h5> <p>Es curioso cómo de una manera tan simple, como en realidad fue, se puede crear una variedad nueva, distinta y estable. Entonces, ¿Qué hace de la Northern Lights una variedad tan especial? Pues el Respeto, la Dignidad y la Integridad, que fueron quizá los ingredientes principales de la variedad y la más importante premisa a lo largo del proyecto de crianza, y aunque parezca increíble aún existe gente así, aunque por desgracia cada vez se da más el intrusismo y el aprovechamiento del trabajo de otros. Hay que darse cuenta de que en el desarrollo de la Northern Lights intervino un montón de gente a lo largo y ancho del enorme estado de Michigan e incluso fuera de él, nadie se apropió de la variedad ni se adelantó a sacarla al mercado por su cuenta. Nadie perjudicó a nadie y no hubo traiciones de ningún tipo. Regalaron MILES de semillas procedentes de cosechas impresionantes que les hubieran permitido vender enormes stocks de grano, pero prefirieron regalar su trabajo y esfuerzo a otros cannabicultores de la época.</p> <p>Es sorprendente conocer el hecho de que unos pocos chavales pueblerinos con unas buenas semillas en sus manos se pudieron convertir en los más excelentes criadores de cannabis conocidos, y no precisamente por sus conocimientos ni la suerte de contar con unas buenas semillas de partida o por tener unas salas de cultivo mega super fashion. Los libros que existían sobre cultivo en aquella época y lugar eran pocos y muy caros y difíciles de encontrar. Ellos nunca supieron que lo que les llevó al éxito no fue otra cosa que su ética, respeto e integridad de los unos con los otros, que es lo que distingue a una variedad de una excelente variedad, a un cultivador de un cultivador excepcional y a un criador de un gran criador.</p> <p>Nos gustaría que el Lector pudiera imaginar a un grupo de “melenudos” madereros con sus motosierras medio cascadas y con algún que otro diente de menos, vaqueros rotos, viejos y agujereados, las camisetas del curro y muy poca formación académica, porreros, folloneros de bar, bebedores de cerveza barata y cazadores de ciervos, pero para alimentarse ellos y sus familias, no por deporte!!!. De allí surgió un grupo de gente con un tremenda confianza y un total respeto de los unos por los otros y por Maria, lo que llevó a la consecución de un objetivo e otra manera inalcanzable.</p> <p><img src=»https://elcultivador.com/wp-content/uploads/2019/05/IMG_0028.jpg» width=»700″ height=»525″/></p> <h5><strong>El viaje de la Aurora</strong></h5> <p>En un momento dado, uno de los cultivadores que estaba directamente involucrado en el proyecto se llevó algunas semillas fuera del estado dándoselas a otro cannabicultor de fuera, que rápidamente la cruzó con otra potente afgana creando la Pinconning Paralyzer. En principio, el nombre de Northern Lights no se debía al fenómeno de la aurora boreal sino más bien al colorido que adquirían las plantas cuando se cultivaban en exterior en áreas frías del Norte de los USA, con toques azules, rojos, púrpuras y blancos cristalinos debidos a la gran cantidad de tricomas que presentaba en las versiones originales.</p> <p>La Northern Lights original podía plantarse en exterior a final de Abril y estaba completamente madura a primeros de Septiembre, ideal para ciclos “cortos” de cultivo en lugares dónde el Otoño entra pronto con fríos y nevadas tempranas, aparte de que en aquella zona de los USA los cazadores de ciervos comienzan ya a finales de Septiembre a controlar e investigar las áreas de caza descubriendo usualmente los posibles cultivos de cosecha tardía.</p> <p>No se sabe bien cómo la variedad llegó a la Costa Oeste, pero al parecer, o alguien de allí consiguió comprar un paquete de semillas de la variedad original, o bien llegó en forma de clon y fue retrocruzada con distintas afganas para intentar recrear la variedad. En cualquier caso, se podría decir que a partir de ese momento se produjo la “puesta en escena” oficial de la variedad, llegando a ser ampliamente conocida por multitud de grupos de consumidores a lo largo y ancho de Norteamérica ya a mediados de los 70 debido entre otras cosas a que también era perfecta para el cultivo de interior al ser una planta de estructura baja y columnar de floración rápida y tras su “mejora” en el Noroeste se convirtió en una de las más famosas variedades de cannabis narcótico conocidas.</p> <p>Para terminar este capítulo, recordar que la gran mayoría de variedades holandesas son en realidad el resultado de la comercialización del trabajo de criadores norteamericanos, muy anteriores a los híbridos realizados después por los bancos holandeses y considerados como “estándar”, como cualquiera puede comprobar investigando un poco por internet sobre lo que se ha producido desde más o menos 1984… Híbridos de Northern Lights, Skunk, Haze, Early Pearl, etc… y otros menos conocidos del tipo Emerald Pearl o Kryptonite. </p> <p>En la siguiente entrega llegaremos al final del viaje de la Northern Lights, que no es Holanda sino España, y comenzaremos con los datos, características y trucos necesarios para su cultivo óptimo. Hasta entonces, un saludo.</p> <p><img src=»https://elcultivador.com/wp-content/uploads/2019/05/DSCN5485.jpg» width=»700″ height=»486″/></p> <p><strong>Hibridos / Cruces Northern Lights (Mínimo 2 Generación)</strong></p> <p>AK-48 » AK-47 x Soloryder</p> <p>Alien Kush » Las Vegas Purple Kush x Alien Dog</p> <p>Aurora Polaris » {Afghani x Northern Lights} x Lowryder F1</p> <p>Auto Afghan » Lowryder Probably x Afghan</p> <p>Auto Bluekush » Lowryder x Hindu Kush</p> <p>Auto Bud » Lowryder x Big Bud x Indostan</p> <p>Auto Fuel » Lowryder x Tajikistan</p> <p>Auto Mass » Critical Mass x Lowryder</p> <p>Auto Oil » Lowryder x ChemDawg / Kush</p> <p>Auto Soviet » Lowryder x AK47 / Uzbekistan</p> <p>Auto Stoned » Lowryder x Rosetta Stone / Kush</p> <p>Auto Uzbeka » Lowryder x Uzbekistan</p> <p>Automatic AK-47 » AK 47 x Lowryder</p> <p>Automatic AK47 » AK47 x Lowryder F1</p> <p>Automatic Blueberry » Blueberry x Lowryder</p> <p>Automatic Great White Shark » Lowryder x Great White Shark</p> <p>Automatic Hindu Kush » Hindu Kush x Master Kush x Lowryder F1</p> <p>Automatic Lemon Skunk » Skunk #1 x Lowryder F1</p> <p>Automatic White Russian » White Russian x Lowryder</p> <p>Autum Fall » {Hawaii x Northern Lights} x Lowryder</p> <p>BMW Autoflowering » BMW x Lowryder</p> <p>Blackout Autoflowering » Blackout x Lowryder</p> <p>Blue Hash » Blueberry x California HashPlant</p> <p>Cate Harrington » Lowryder x Afghanistan, Helmand</p> <p>Crystal Ryder » Lowryder x Santa Maria</p> <p>Cyclops » Lowryder x AK-47</p> <p>DSD v2 » Sour Diesel F2 x Sour Diesel F2</p> <p>Dansk Diesel » Sour Diesel IBL</p> <p>Flash Babylon » LowRyder x Northern Lights</p> <p>Flower Power » Hindu Kush x Lowryder</p> <p>Goliath » Power Plant x Lowryder</p> <p>Green-O-Matic » Ruderalis x Morocco x White Dwarf x Low Rider</p> <p>HiNoon » {Northern Lights #2 x Chronic} x {Swizerland x Lebanese}</p> <p>Ice » ICE x Shiva Probably</p> <p>Jackpot Royale » Las Vegas Purple Kush x Spacequeen</p> <p>Likle Ryda » Lowryder x Jamaican High Grade</p> <p>Likle Ryda Autoflowering » Likle Ryda x Lowryder</p> <p>Little Red Ryder Hood » Skunk Red Hair x Lowryder</p> <p>Low Dwarf » Lowryder x Unknown Strain Probably</p> <p>Low Girl » Lowryder x Unknown Indica</p> <p>LowBerry » Blueberry x Lowryder</p> <p>LowMaster » Masterkush x Lowryder</p> <p>Lowboldt » Soloryder x Yumboldt</p> <p>Lowryder Nr2 » Santa Maria x Lowryder</p> <p>Mamut Auto Critical » Critical Mamut x Low Ryder</p> <p>Master Ice » Mind Bender x NLX</p> <p>Masterlow » Lowryder x Masterkush</p> <p>Moby Hash » Unknown Haze x California Hashplant</p> <p>Mossys Jem » Lowryder x Mazar F4</p> <p>NLA » NLX x Amnesia Haze F1</p> <p>NLB » Lebanese x {Northern Lights #2 x Lebanese}</p> <p>NLX x Master Ice » NLX x Master Ice</p> <p>Northern Force » Northern Lights x Shiva x Citral x Unknown Ruderalis</p> <p>Polar Express » NL #5 x Kush California x Lowryder</p> <p>Power Stout » Lowryder x Unknown Strain</p> <p>Purple Jems » Mazar x Lowryder F7</p> <p>Rasputin IBL » Lowryder x White Russian F5 IBL</p> <p>Roadrunner Automatic » Lowryder #1 x Dinafem #1</p> <p>Royale Haze » Unknown Haze x {Unknown Skunk x Unknown Northern Lights}</p> <p>Santa Sativa » Unknown Haze x {Unknown Northern Lights x Unknown Skunk}</p> <p>Shiva Widow » {Northern Light x Shiva} x White Widow</p> <p>Short Term Amnesia » Amnesia Haze x Lowryder</p> <p>Silver Bubble » {Northern Lights x Unknown Skunk} x Unknown Haze</p> <p>Sin City Kush » Las Vegas Purple Kush x Snowdawg BX</p> <p>Smurfberry » Blueberry Bud x Soloryder</p> <p>Snowryder » Lowryder x Snow White</p> <p>Sour 60 » Lowryder x Masterkush x Blueberry x Sour Bubble</p> <p>Sour Diesel » Original Diesel x DNL</p> <p>Sour Diesel » Sour Diesel</p> <p>Sour Diesel » Sour Diesel</p> <p>Sour Diesel IBL » Sour Diesel IBL</p> <p>Speed Ryder Nr2 » Lowryder x Santa Maria</p> <p>Star Ryder » Soloryder x Unknown Strain</p> <p>Sugar Mango Ryder » Lowryder x Santa Maria</p> <p>Super Silver » Unknown Haze x {Unknown Skunk x Unknown Northern Lights}</p> <p>Supersonic Cristal Storm » Lowryder x Black Domina</p> <p>Sweet Coffee Ryder » Lowryder x Santa Maria</p> <p>Thaikushn » {Thailand x Hindu Kush} x Lowryder</p> <p>The Hunk » {Skunk x NL} x The Hog</p> <p>Trojan » {NYC Diesel x Lowryder 2} x Lowryder</p> <p>White Dwarf » White Dwarf x Lowryder</p> <p>White Russian Automatic » White Russian x Solo Ryder</p> <p>Widow Ryder » Low Ryder x White Widow</p> <p>X-Dog » NLx x Chemdog dd F1</p> <p id=»slidetag»> </p> Thu, 04 Apr 2019 09:32:10 +0000 es-es http://www.cannabismagazine.es/digital/como-cultivar-northern-lights-2 http://www.cannabismagazine.es/digital/deficiencias-y-toxicidades-en-el-cultivo-de-cannabis-sativa-l-i-2 http://www.cannabismagazine.es/digital/deficiencias-y-toxicidades-en-el-cultivo-de-cannabis-sativa-l-i-2 <p><span>Por Massimiliano Salami (drgrow)</span></p> <p><span class=»easy_img_caption»><img src=»https://elcultivador.com/wp-content/uploads/2019/05/foto2-2.jpg» alt=»Cultivo de Super Silver Haze en exterior» width=»700″ height=»525″/><span class=»easy_img_caption_inner»>Cultivo de Super Silver Haze en exterior</span></span></p> <p><strong><span>Introducción</span></strong></p> <p><span>En el número anterior de la revista comenzamos una serie corta de artículos donde abordábamos, desde un punto de vista más patológico que fisiológico, las deficiencias y toxicidades de las plantas. Debido a su importancia en la nutrición mineral, en dicho número se habló en primer lugar del nitrógeno, así como de las causas y síntomas de su deficiencia y toxicidad. Este mes nos vamos a centrar en otros elementos de interés: el fósforo y el potasio. Con estos dos concluimos este minirrecorrido por los macroelementos.</span></p> <p><span>Como es bien sabido, estos elementos desempeñan funciones muy importantes para la formación de cogollos, pero su papel se vuelve vital en el sistema de defensa de las plantas frente a ataques de patógenos. Como vimos en el número 98 de <i>Cannabis Magazine</i>, el potasio es fundamental en la prevención, e incluso cura, de enfermedades bióticas como las causadas por hongos y bacterias. </span></p> <p><span> Las plantas absorben los nutrientes a través de las raíces. Desde ahí viajan y ascienden por los vasos xilemáticos hasta las zonas de “transformación”. Cuando la planta no puede absorber uno o más de estos nutrientes, sea cual sea la causa, se crea una situación de carencia de elementos esenciales. Como respuesta, la planta mueve los elementos que necesita desde otras zonas de su cuerpo. El elemento en sí puede encontrarse almacenado como reserva, por lo que la planta puede disponer del que precise, o estar engarzado en moléculas, ya sean estructurales o funcionales. En este caso, las moléculas son destruidas por la acción de unas enzimas específicas que genera la misma planta; se libera así el elemento deseado y el vegetal lo transporta hasta los puntos de mayor demanda, las partes más jóvenes, las zonas apicales o de nuevo crecimiento. Durante la floración, la parte de nuevo crecimiento son las inflorescencias. </span></p> <p><span>No todos los elementos se pueden translocar de un lado a otro de la planta, a estos elementos se los denomina elementos móviles. La movilidad depende del elemento en cuestión. El fósforo y el potasio, al igual que el nitrógeno como ya vimos, son muy móviles. La planta, en caso de deficiencia, extrae de las partes más viejas los elementos que requiere y, por este motivo, los primeros síntomas carenciales se muestran en las hojas y zonas más antiguas mientras que las jóvenes permanecen verdes. En floración, si hay una deficiencia de nitrógeno, fósforo o potasio, los cogollos permanecen verdes inicialmente, son los últimos en amarillear; si se llegara a esta situación, habrá que sacrificar la planta pues no tiene recuperación alguna.</span></p> <p><span>El primer elemento que vamos a tratar será el fósforo, clave en la formación de los ácidos nucleicos, entre otras funciones vitales.</span></p> <p><span class=»easy_img_caption»><img src=»https://elcultivador.com/wp-content/uploads/2019/05/foto3.jpg» alt=»En cultivo en suelo las deficiencias de fósforo surgen por la rapidez con que este elemento aportado en el riego se torna insoluble. Para mantenerlo en formas más asimilables hay que conservar en lo posible unos valores de pH óptimos.» width=»700″ height=»525″/><span class=»easy_img_caption_inner»>En cultivo en suelo las deficiencias de fósforo surgen por la rapidez con que este elemento aportado en el riego se torna insoluble. Para mantenerlo en formas más asimilables hay que conservar en lo posible unos valores de pH óptimos.</span></span></p> <p><strong><span>Fósforo</span></strong></p> <p><span>En el reino vegetal, el fósforo -incluido en los compuestos fosfatados de “alta energía” como el ATP u otros- desempeña distintos e importantes papeles, como formar parte del esqueleto de la doble hélice del ADN y de las secuencias de ARN, participar en la creación de compuestos bioquímicos como fosfolípidos y metabolitos, como los azúcares fosforilados; asimismo, el fósforo interviene en gran número de compuestos esenciales, fundamentales para diversos procesos metabólicos celulares, en funciones reguladoras de enzimas, etc.</span></p> <p><strong><span>Deficiencia</span></strong></p> <p><span>El fósforo se caracteriza por su gran movilidad dentro de la planta; por tanto, en un suelo empobrecido, el elemento deficitario se transfiere con rapidez desde los tejidos más viejos hasta las regiones de nuevo crecimiento para suplir las necesidades, como vimos que ocurría también con el nitrógeno.</span></p> <p><span>El conjunto de síntomas que se relacionan a continuación nos servirá para detectar la falta de fósforo: </span></p> <ul><li><span>Parada del desarrollo general de la planta.</span></li>&#13; <li><span>Es corriente una disminución de la ramificación.</span></li>&#13; <li><span>Coloración anormal verde-azulado de las hojas.</span></li>&#13; <li><span>Coloraciones rojizo-violeta junto a los nervios. </span></li>&#13; <li><span>Aparecen tonos púrpura en el envés de las hojas y de los peciolos. (¡Ojo!, la coloración de los peciolos puede deberse a otras causas).</span></li>&#13; <li><span>Las hojas viejas, encorvadas hacia abajo, adquieren tonos amarillos con manchas marrón oscuro y mueren prematuramente.</span></li>&#13; <li><span>Las cimas presentan un aspecto poco compacto y la cantidad y calidad de las flores disminuyen.</span></li>&#13; <li><span>Retraso de la madurez de las plantas.</span></li>&#13; </ul><p><strong><span>Causas</span></strong></p> <ul><li><span>En cultivo en suelo, las deficiencias de fósforo están provocadas porque este elemento se vuelve insoluble con mucha rapidez. Para mantener el fósforo en formas más asimilables hay que mantener en lo posible unos valores de pH óptimos.</span></li>&#13; <li><span>Las condiciones atmosféricas influyen en la absorción del fósforo, como la humedad y en especial la temperatura: el frío, por ejemplo, reduce su asimilación notablemente. </span></li>&#13; <li><span>Unos pH elevados también reducen de forma considerable la absorción de este elemento.</span></li>&#13; <li><span>El tamaño del sistema radicular, su adecuada oxigenación, la presencia de hongos asociados como las micorrizas influyen en la facilidad de absorción del fósforo. </span></li>&#13; </ul><p><span class=»easy_img_caption»><img src=»https://elcultivador.com/wp-content/uploads/2019/05/foto5.jpg» alt=»Carencia de potasio en un cultivo de interior.» width=»700″ height=»525″/><span class=»easy_img_caption_inner»>Carencia de potasio en un cultivo de interior.</span></span></p> <p><span/><strong><span>Toxicidad</span></strong></p> <p><span>En condiciones normales no es frecuente encontrar en el cultivo síntomas de toxicidad por exceso de fósforo como ocurre con el nitrógeno. Las concentraciones muy elevadas de este elemento pueden dar lugar a deficiencias de otros elementos esenciales como zinc, boro, cobre, manganeso, hierro o calcio.</span></p> <p><strong><span>Potasio</span></strong></p> <p><span>El potasio es, después del nitrógeno, el segundo elemento inorgánico más abundante en la constitución de la planta. El potasio no participa estructuralmente en ninguna biomolécula, pero es activador de muchísimas funciones enzimáticas ligadas a la fotosíntesis y respiración celular, en la síntesis de proteínas, en la apertura y cierre estomático y como agente osmótico. Además, como hemos visto, actúa en la resistencia y tolerancia que una planta de cannabis tiene frente a patógenos bióticos como las enfermedades (ver <i>Cannabis Magazine</i> n.º 98).</span></p> <p><strong><span>Deficiencia</span></strong></p> <p><span>Los síntomas de deficiencia de potasio son visibles al principio en las hojas más viejas. Esto se debe a la gran movilidad de este elemento por el interior de la planta. Las señales más frecuentes que indican carencia son:</span></p> <ul><li><span>Disminución del crecimiento.</span></li>&#13; <li><span>Las plantas presentan un aspecto flácido, poco turgente.</span></li>&#13; <li><span>Las hojas viejas se vuelven cloróticas desde los bordes en dirección a los nervios.</span></li>&#13; <li><span>Los extremos de los foliolos se necrosan desde las puntas al peciolo.</span></li>&#13; <li><span>Aparecen manchas necróticas esparcidas por la superficie de estas hojas.</span></li>&#13; <li><span>Baja producción de cimas, poco densas y compactas.</span></li>&#13; </ul><p><strong><span>Causas</span></strong></p> <ul><li><span>El potasio en el suelo se encontrará en forma no disponible a corto plazo. Los exudados de las raíces, al entrar en contacto con ese potasio no disponible, reaccionan y lo convierten en sustancia asimilable por la planta.</span></li>&#13; <li><span>Los riegos copiosos y los lavados pueden lixiviar el potasio aprovechable dando deficiencias.</span></li>&#13; <li><span>El potasio puede hallarse en cantidad suficiente en la solución del suelo o del medio, pero bloqueado por el exceso de calcio y magnesio de las mismas aguas de riego. Esta anomalía es frecuente en regiones donde las aguas son muy duras, con elevados niveles de carbonatos, bicarbonatos y magnesio.</span></li>&#13; <li><span>Los pH bajos (inferiores a cinco) reducen la disponibilidad del potasio para su absorción.</span></li>&#13; </ul><p><span class=»easy_img_caption»><img src=»https://elcultivador.com/wp-content/uploads/2019/05/foto6-2.jpg» alt=»El tamaño del sistema radicular, su oxigenación, la presencia de microorganismos beneficiosos como las micorrizas facilitan la absorción del fósforo. » width=»700″ height=»467″/><span class=»easy_img_caption_inner»>El tamaño del sistema radicular, su oxigenación, la presencia de microorganismos beneficiosos como las micorrizas facilitan la absorción del fósforo. </span></span></p> <p><strong><span>Toxicidad</span></strong></p> <p><span>En cuanto a la toxicidad por exceso los síntomas más habituales son:</span></p> <ul><li><span>En primer lugar, el crecimiento de la planta queda retardado.</span></li>&#13; <li><span>Si las concentraciones son muy elevadas, las hojas pueden necrosarse y desprenderse del tallo.</span></li>&#13; <li><span>Un exceso de potasio impide a la planta absorber otros elementos esenciales como magnesio, zinc, manganeso o hierro.</span></li>&#13; </ul><p><span>Aunque cada vez son menos frecuentes las deficiencias y toxicidades de los macroelementos nitrógeno, fósforo y potasio, estos errores son más comunes entre cultivadores poco experimentados y en determinados cultivos en suelo directo, en especial aquellos que no se preparan de forma conveniente. A lo largo de estos años, los cultivadores de cannabis nos hemos tecnificado fuertemente en cuanto a nutrición del cannabis, por ejemplo, el control de pH y EC de las soluciones de riego y de drenaje, las inoculaciones de microorganismos beneficiosos del suelo o las aplicaciones de sustancias húmicas son labores reglamentarias para un cannabicultor. Si a esto añadimos el trabajo realizado por ciertas empresas del sector relacionadas con la elaboración de medios de cultivo, macetas y fertilizantes más específicos para cada tipo de planta, etc., se han conseguido reducir de manera radical los problemas de las deficiencias y toxicidades: hace 15 años eran “el problema a resolver”; a día de hoy, son las plagas y las enfermedades las patologías más graves, relegando a estas enfermedades abióticas a un segundo plano.</span></p> <p><strong><span>Referencias: </span></strong></p> <p><span>SALAMI, M. 2008: <i>Cannabis sativa L.</i>, Dr. Grow´s Productions. </span></p> <p><span>SALAMI, M. 2011: </span><span><a href=»http://www.drgrowonline.com/blog/exceso-fertilizantes-marihuana/1841″><span>http://www.drgrowonline.com/blog/exceso-fertilizantes-marihuana/1841</span></a></span><span> </span></p> <p><span>SALAMI, M. 2011: <a href=»http://www.drgrowonline.com/blog/deficiencias-nutricionales-de-la-marihuana/1828″>http://www.drgrowonline.com/blog/deficiencias-nutricionales-de-la-marihuana/1828</a></span></p> <p><span>SALAMI, M. 2012: “</span><span>Nutrición mineral, plagas y enfermedades”. </span><i><span>Cannabis Magazine</span></i><span> n.º 98.</span></p> <p><span>SALAMI, M. 2012. </span><span>“</span><span>Deficiencias y toxicidades en el cultivo de <i>Cannabis sativa</i> L.: Parte II: Nitrógeno”. <i>Cannabis Magazine</i> n.º 99.<br/></span></p><p id=»slidetag»> </p> Wed, 27 Mar 2019 12:24:41 +0000 es-es http://www.cannabismagazine.es/digital/deficiencias-y-toxicidades-en-el-cultivo-de-cannabis-sativa-l-i-2 http://www.cannabismagazine.es/digital/el-oidio-en-el-cannabis http://www.cannabismagazine.es/digital/el-oidio-en-el-cannabis <p>Por Víctor Bataller Gómez (TRABE)</p> <p><span class=»easy_img_caption»><img src=»https://elcultivador.com/wp-content/uploads/2019/05/plantainfestadadeoidio2.jpg» alt=»planta infestada de oidio» width=»700″ height=»459″/><span class=»easy_img_caption_inner»>planta infestada de oidio</span></span></p> <p>Cuando hablamos de oídio, al contrario de lo que podíamos pensar, no nos estamos refiriendo al nombre común de un hongo en concreto, sino a la enfermedad causada por una serie de hongos ascomicetos del orden de los Erysiphales. El oídio puede recibir diversos nombres dependiendo de la zona: ceniza, cenicilla, blanquilla, blanqueta, cendrada, malura, polvo, polvillo, sendreta, … Se cree que es originaria de América del Norte y que se introdujo en Europa debido a los intercambios comerciales. La introducción del oídio fue muy fuerte ya que era una plaga que se desconocía y provocó fuertes pérdidas económicas.</p> <p>             Es muy característico porque se manifiesta como un micelio blanquecino visible a simple vista. El hongo se conserva de un cultivo a otro en los restos de vegetación afectada de cultivos precedentes y sobre otras plantas huéspedes cultivadas o malas hierbas y se difunde mediante conidios que se dispersan con el viento. Las condiciones óptimas de desarrollo de la enfermedad son una temperatura de 20 a 25º C y del 50 al 70% de humedad relativa. Corren más riesgo de sufrir oídio las plantas que se encuentran en zonas sombrías. Es más habitual durante las primaveras húmedas con niveles de humedad entre el 70 y el 80% y puede desaparecer de manera natural durante el verano, siempre que la temperatura sea superior a 35º. También son más sensibles las plantas y cultivos cercanos a un río. A veces, sólo con cambiar las plantas de lugar ya supone para el oídio su erradicación.</p> <p>             El oídio puede afectar a cualquier parte de la planta. Aparece una especie de “polvillo blanco” causando retorcimiento de las hojas, deformación de los brotes y falta de floración. Es muy difícil que la planta llegue a morir por su culpa pero causa una merma económica considerable en innumerables cultivos.</p> <p>             Son hongos ectoparásito, es decir, su micelio se localiza en el exterior de los tejidos vegetales, a los que se adhiere con unos órganos prensores y chupadores (haustorios) que extraen el alimento de las células. Cuando el micelio alcanza su madurez, comienza la reproducción asexual con la formación de gran cantidad de conidias, que transportadas por el viento propagan la enfermedad al instalarse sobre cualquier órgano verde, siempre y cuando las condiciones climáticas le sean favorables, constituyendo los primeros focos de infección. Al final de la vegetación el desarrollo del hongo se detiene, pudiendo conservarse durante el invierno bien en la forma de micelio en el interior de las yemas protegido por las escamas (forma asexuada) o bien en forma de peritecas en las ramas o en las hojas (forma sexuada).</p> <p>             La temperatura, la humedad y, en menor medida, la insolación, son los factores climáticos que condicionan el desarrollo del hongo. La temperatura es el factor climático que más influencia tiene en el desarrollo de la enfermedad. Alrededor de los 15ºC comienza a ser favorable para su progreso vegetativo y su propagación, alcanzando el óptimo entre los 25ºC y los 28ºC, deteniendo su desarrollo a los 35ºC y siendo letales las temperaturas superiores a 40ºC. La humedad ambiental también influye en el desarrollo de la enfermedad, aunque en menor grado que la temperatura. La germinación de las conidias se ve favorecida por las humedades relativamente altas. Las lluvias abundantes frenan el desarrollo del hongo.</p> <p>             El oídio puede aparecer en todos los órganos verdes de la planta. En las hojas los síntomas pueden aparecer tanto en el haz como en el envés; en ambos casos suele observarse un polvillo blanco que puede limitarse a algunas zonas o bien ocupar toda la superficie de la hoja; debajo del polvillo se aprecian puntitos necrosados. A veces los comienzos del ataque se manifiestan como manchas de aceite en el haz con puntitos de color pardo. En los casos de ataque intensos las hojas aparecen retorcidas y recubiertas del polvillo blanco tanto por el haz como por el envés. En brotes y ramas los síntomas se manifiestan por manchas difusas de color verde oscuro, que van creciendo, definiéndose y pasando a tonos más oscuros a medida que avanza la vegetación, y a negruzcos al endurecerse el brote. En los cogollos aparece recubriéndose en poco tiempo del polvillo blanco que si se limpia deja ver puntitos pardos. Los daños importantes se localizan en estos últimos, ya que los ataques fuertes ocasionan la detención del crecimiento de la piel, por lo que es frecuente que ésta se agriete y lleguen a rajarse algunos tejidos; así se producen unos daños directos en la cantidad y calidad de la cosecha y otros indirectos al favorecerse la penetración del hongo Botrytis cinérea, Pers. que causa la podredumbre</p> <p><img src=»https://elcultivador.com/wp-content/uploads/2019/05/tmtblgt2.jpg» width=»700″ height=»446″/><br/>            Para un correcto control se debe actuar con los primeros síntomas sobre la planta. Los momentos más oportunos de tratamientos en variedades sensibles, y en años normales son los siguientes:</p> <p>             1º) Cuando las primeras yemas diferenciadas se hacen visibles</p> <p>            2º) Al comienzo de la floración</p> <p>            3º) Con el comienzo del llenado de los cogollos</p> <p>            4º) Poco antes de la recolección</p> <p>             No obstante, en años muy propicios para la proliferación de la enfermedad puede ser necesario realizar tratamientos adicionales.</p> <p>             Se recomiendan determinadas prácticas culturales para un mejor control del oidio:</p> <p>             Poda en verde y deshojado, que facilite la ventilación y la penetración de los tratamientos fitosanitarios que vayamos a emplear</p> <p>            Utilización de pequeñas estaciones meteorológicas, que nos permitan identificar en que momento se dan o no las condiciones ambientales favorables para la el desarrollo del hongo causante de la enfermedad</p> <p>            Realizar una aplicación en invierno y al comienzo de la primavera, para evitar que se reproduzca y actuar preventivamente, algo fundamental en los ataques de hongos a nuestros cultivos</p> <p>            Hay que retirar las partes dañadas y deshacerse de ellas, para que no contagie el lugar donde se localizan las plantas afectadas. Dichas partes no se recuperan aunque usemos fungicidas, por lo que hay que evitar que el oidio depositado en ellas se expanda por el resto de nuestras plantas</p> <p>            No plantar demasiado denso ni tupido, para evitar que se produzcan sombras y ambientes húmedos y para que en caso de que la plaga aparezca en una planta no contagie rápidamente al resto</p> <p>            Eliminar las malas hierbas de alrededor. Suelen ser un buen refugio en épocas donde no hay cultivos.</p> <p>                        Precisamente porque el ambiente húmedo le favorece al odio, en terrazas acristaladas o invernaderos es importante que haya una buena ventilación para evitar su proliferación.</p> <p>             Una vez tenemos nuestras plantas afectadas por esta plaga, la manera de acabar con ella es el uso de fungicidas sobre todo de contacto. Gracias a que el oídio es un hongo externo, que se desarrolla en la superficie de las hojas, se puede atacar con fungicidas de manera curativa, una vez que la planta ya está infectada, aunque no es lo recomendable. Lo mejor es siempre actuar de manera preventiva. El oídio ataca principalmente a la parte más joven y como la planta está en constante crecimiento, los tratamientos deben repetirse cada quince días en primavera y por supuesto, cada vez que reaparece la enfermedad.</p> <p>             El azufre en espolvoreo tiene a su favor la eficacia, siempre que los ataques no sean demasiado fuertes, el bajo coste, sus efectos frenantes de eriofidos y otros ácaros en general y el favorecer el cuajado si se emplea en floración. Pero posee dos grandes inconveniente: puede producir quemaduras si se utiliza con temperaturas superiores a los 30ºC y puede afectar a las cualidades organolépticas.</p> <p>            Casi todos los tratamientos antioidios con productos fitosanitarios de síntesis o químicos actúan como inhibidores de la biosíntesis del ergosterol. Esta sustancia es un componente de las <a href=»http://es.wikipedia.org/wiki/Membrana_celular» title=»Membrana celular»>membranas celulares</a> de los <a href=»http://es.wikipedia.org/wiki/Hongo» title=»Hongo»>hongos</a>, donde se regula la entrada y salida de sustancias en la célula. Poseen una rápida penetración en la planta que hace que no sean lavados por las lluvias si estas se producen una hora después del tratamiento. Su persistencia de acción nos permite distanciar más las aplicaciones. Como inconvenientes, y no pequeños, es que tienen la facilidad de generar resistencias y que son productos tóxicos que requieren preservar plazos de seguridad que pueden alcanzar las tres semanas.</p> <p>             Otro de los productos empleados aunque en mucha menor medida es el Cobre en forma de hidróxido de cobre, oxicloruro de cobre, sulfato de cobre tribásico u óxido cuproso. Todas estas sales de cobre causan problemas de contaminación en el suelo y en los acuíferos por haberse usado en exceso hasta ahora. En la actualidad tiene un uso limitado por lo que puede ser ineficaz su uso al no alcanzarse las dosis mínimas necesarias.</p> <p>             Otros tratamientos controladores de oídio son con sulfuro de cal o polisulfuro de calcio (sólo recomendable en cultivos con parada vegetativa), permanganato potásico (muy restringido su uso por las autoridades e incluso en algunos cultivos puede ser fitotóxico) y harina de cuarzo o polvo de roca (ciertos productos comerciales lo contienen en forma finamente molida y es una alternativa a las sales de cobre).</p> <p> Pero sin duda el producto estrella para el control del oídio es el propóleos, presente en solución hidroalcohólica en el formulado PROPOLIX. El propóleos es fabricado por las abejas que lo utilizan para recubrir el interior de la colmena con fines desinfectantes, cierre de las grietas, eliminar algunas vías de entrada y reforzar la estructura de la colmena. También es utilizado para recubrir los cadáveres de los enemigos que se hayan introducido en la colmena para evitar su descomposición. Está compuesto por resinas, ceras, aceites volátiles, sustancias tánicas, polen, sustancias orgánicas y minerales. Dentro de estas sustancias orgánicas y minerales se han identificado más de 160 compuestos, muchos de ellos a unos porcentajes ínfimos pero suficientes para llevar a cabo una determinada función y de todos ellos los que posee una mayor acción fungicida son los flavonoides.</p> <p>             El extracto alcohólico de propóleos (EAP) ha presentado actividad fungicida frente a Alternaria. solani, tanto en condiciones de campo como en condiciones in vitro. Los resultados de este ensayo, apuntan a que el uso de los EAP como fungicida en el control de enfermedades fitopatógenas podría llegar a desarrollarse como alternativa al uso de los formulados de cobre.</p> <p><img src=»https://elcultivador.com/wp-content/uploads/2019/05/2011-06-20-20.07.jpg» width=»700″ height=»525″/></p> <p>             En el laboratorio de fitopatología de la Facultad de Ciencias Agrarias, Corrientes, Argentina (UNNE), se ensayaron con cepas de Colletotrichum gloeosporioides, que es el agente causal de las enfermedades llamadas comúnmente “antracnosis”. De los resultados preliminares de este trabajo, se concluyó que el propóleos posee propiedades antifúngicas y que los mayores valores de control de la enfermedad coinciden con los parámetros de mayor poder de oxidación y de mayor presencia de compuestos flavonoides. Estudios similares se realizaron con diversos formulados de propóleos y contra C. gloeosporioides en otros cultivos, observándose un porcentaje de inhibición del 30%, el cual se considera importante en el caso de hacer aplicaciones preventivas de propóleos con la finalidad de retardar la infección y el desarrollo de la enfermedad.</p> <p>             Según resultados obtenidos en otros estudios realizados, el propóleos puede tener un potencial uso en el manejo de algunas enfermedades bacterianas, específicamente para la causada por Clavibacter michiganensis. subsp. michiganensis.</p> <p>             Los tratamientos fungicidas deben realizarse siempre de manera preventiva y en combinación con todas las medidas culturales que hemos citado anteriormente. Es muy difícil recuperar una zona afectada por oidio en nuestros cultivos, por lo que trabajar de manera preventiva es la principal condición para que nuestro trabajo contra el oidio se realice con éxito. Es con diferencia la enfermedad más limitante con la que nos podemos encontrar, por tanto, hemos de leer este artículo con mucho detenimiento. Es muy importante que el oidio no se convierta en algo crónico año tras año ya que sirve de vía de entrada para otros hongos, también muy perjudiciales.</p> <p id=»slidetag»> </p> Tue, 26 Mar 2019 12:28:49 +0000 es-es http://www.cannabismagazine.es/digital/el-oidio-en-el-cannabis http://www.cannabismagazine.es/digital/como-cultivar-en-un-espacio-reducido-con-un-consumo-de-energia-bajo-y-una-produccion-mejorada-por-el-esquejado-i-2 http://www.cannabismagazine.es/digital/como-cultivar-en-un-espacio-reducido-con-un-consumo-de-energia-bajo-y-una-produccion-mejorada-por-el-esquejado-i-2 <p>Por Neal C. Borroughs</p> <p><img src=»https://elcultivador.com/wp-content/uploads/2019/05/DSC_0025_TRAZ.jpg» width=»700″ height=»440″/></p> <p>Una vez hemos definido el lugar, las condiciones y los utensilios necesarios, vamos a detallar, paso a paso, el proceso de esquejado. Esta práctica puede hacerse de una forma más elaborada pero, inevitablemente, también más compleja, por lo que vamos a ceñirnos a un proceso básico y lo más sencillo posible.</p> <p>Lo primero, como avecinábamos el mes pasado, es decidirnos por un genotipo adecuado. En la red encontraremos muchísima información inservible, debemos tener cuidado con los consejos que suelen dar ciertos foreros. Sabemos demás y de sobra que en el mundo de la hierba existen innumerables leyendas urbanas y leyendas que todo el mundo conoce pero nadie sabe, realmente, a quien les han ocurrido. Sin embargo, en publicaciones especializadas lo que se suele recomendar es que nos decantemos por genotipo skunk o una índica lo más pura posible. Debemos matizar que existen razas índicas que no son adecuadas para el esquejado.</p> <p>Si somos principiantes en esta práctica la elección de una skunk o de sus similares nos facilitará mucho las cosas, sin embargo, hoy en día tenemos un abanico tan amplio de variedades que podrían adaptarse bien al esquejado que no tenemos porqué limitar tanto nuestras posibilidades.</p> <p>Lo que sí es recomendable es que nos decantemos por un solo genotipo, aunque usemos diferentes madres (que provienen de diferentes semillas aunque sean todas de la misma variedad) pues nos facilitará muchísimo las cosas.</p> <p>Algunas variedades que a nosotros nos han funcionado de forma salientable son Critical y Kritikal Bilbo, BubbleGum, Cheese, Blue Cheese y Super Cheese. Sin embargo, os habla alguien que ha pertenecido, desde siempre, a un grupo de cultivadores amantes de las índicas. Por lo que he escuchado de personas en las que confío firmemente, algunos híbridos con mayores porcentajes declarados de variedad sativa muestran mayor vigor vegetativo y una ramificación óptima, que nos permite obtener mayor cantidad de esquejes de muy buena calidad.</p> <p>No voy a señalaros variedades concretas porque se trataría de especular y en este mundo ya existe especulación suficiente. Recordad que decantarse por un híbrido mayoritariamente sativo os alargará los periodos de floración y vuestros clones serán más grandes cuando hayan terminado su ciclo vital. Tened en cuenta esto a la hora de preparar vuestro espacio y las macetas que vais a utilizar.</p> <p>Pues bien, una vez elegida la variedad germinaremos las semillas. Nosotros solíamos germinar cinco o seis semillas feminizadas y según su desarrollo vegetativo nos quedábamos con las tres que más nos gustaban. Así procedemos mediante una pequeña selección que también nos permite eliminar alguna expresión fenotípica indeseada, cosa que suele suceder.</p> <p>Nosotros utilizamos un foco de 250 vatios de bajo consumo para mantener estas plantas, foco que solemos mantener durante todo el ciclo anual de cultivo y en el que introducimos constantemente nuevas posibilidades de madres. Las tres madres que proporcionarán los esquejes para nuestro primer cultivo las solemos dejar crecer y formarse durante unos dos meses. Si queréis ajustar un poco el tiempo podéis proceder al mes y medio, pero los resultados, probablemente, no serán los mismos. Dependerá de los cuidados y las condiciones de cultivo, pero en dos meses debemos tener plantas bien formadas y preparadas para la clonación.</p> <p>Os recomendamos que una semana antes de cortar el esqueje comencéis a lavar todas las madres. Haced lavados de raíces periódicos con dos litros de agua por cada litro de tierra y, obviamente, dejad de abonar. Esta eliminación de nitrógeno nos va a ayudar notablemente a que los clones salgan adelante.</p> <p><img src=»https://elcultivador.com/wp-content/uploads/2019/05/DSC_0037.jpg» width=»700″ height=»465″/></p> <p>Para realizar los cortes de los esquejes nos hacemos con un utensilio como el descrito en el anterior artículo, con una hoja bien afilada, y cortamos las ramas con un ángulo de 45º aproximadamente. Lo que nos recomiendan las publicaciones especializadas es que escojamos ramas firmes y sanas, con diámetros entre 3 y 6 mm y largos de entre 6 y 10 cm. La verdad es que nosotros hemos hecho de todo, desde sacar adelante clones diminutos hasta decantarnos por esquejes bastante grandes. De nuevo, depende de lo que queráis hacer y las ganas que canalicéis en hacerlo.</p> <p>Pues bien, eliminamos las hojas necesarias para que el clon pueda introducirse con facilidad en el jiffy dejando, siempre, al menos, dos grupos de hojas por encima del suelo. Al sacar el esqueje es recomendable hacer un corte a medio camino entre dos nudos y, siempre, colocarlo inmediatamente en agua. Así lo continuaremos haciendo a medida que vamos sacando más esquejes.</p> <p>Volvemos a advertiros de que existen varios métodos y materiales recomendados para enraizar nuestros clones, sin embargo, es mejor que utilicemos jiffys durante nuestras primeras experiencias con la clonación. Posteriormente, cuando hayamos dominado medianamente la técnica y sepamos cómo responden y qué necesitan estas ramas amputadas para enraizarse, ya podremos aventurarnos con la lana de roca o crear nuestros propios contenedores con el sustrato y otros materiales orgánicos necesarios.</p> <p>A estas ramas cortadas, que tenemos metidas en un recipiente con agua, debemos aplicarle la hormona de enraizamiento antes de colocarlas en el sustrato (recomendamos que os decantéis por hormonas líquidas). Para hacerlo, podemos echar en una probeta la hormona (si es necesario preparar una solución puede hacerse en la propio probeta) y sumergir las ramas durante unos 15 segundos. Hay quien afirma que el sabor de los esquejes varía por esta aplicación hormonal y prefiere practicar un nuevo corte al sacar la rama de la probeta, justo en la punta, aunque, la verdad, no creo que cambie gran cosa en la absorción de un posible sabor ocasionado por la hormona.</p> <p>Antes de proceder a la inserción de los esquejes en el sustrato debemos recortar las hojas a la mitad, más o menos, para reducir su transpiración. Esto también ayudará a que unas ramas no se peguen unas con otras y produzcan moho debido a la humedad a las que debemos someter posteriormente los esquejes. Recordad que todos los procedimientos que impliquen cortar las ramas deben realizarse con instrumentos limpios y esterilizados.</p> <p>Después de la aplicación de la hormona introducimos la rama, que ya pronto podremos llamar clon, en el jiffy previamente hidratado y presionamos, con suavidad pero con firmeza, la parte superior del jiffy para que la rama entre en total contacto con el sustrato.</p> <p>Como os explicábamos en el anterior artículo, ahora viene la parte más complicada. Si disponemos de un emplazamiento abierto y amplio, y de un humidificador y una superficie que pueda proporcionar un calor moderado a los lugares donde coloquemos nuestros clones, perfecto, si no es así, podemos decantarnos por el propagador eléctrico que describíamos, o nuestra imaginación a la hora de fabricar un espacio que proporcione las condiciones adecuadas. El caso es que debemos mantener húmedos los esquejes en todo momento, pues es la forma que tienen de alimentarse mientras no producen raíces.</p> <p>Estos clones enraizarán perfectamente bajo la luz que tenemos para nuestras madres. Si estamos trabajando con un periodo vegetativo de 18 horas, podemos aumentarlo ligeramente, esto ayudará a un rápido enraizamiento. Los tubos de fluorescente están muy recomendados para el enraizamiento. He visto como los clones enraízan perfectamente dentro de peceras con un tubo fluorescente de baja potencia a unos 13 o 14 cm.</p> <p>Si tenemos un instrumento para medir la humedad, debemos saber que la humedad óptima durante los dos primeros días es del 95 % y podemos bajarla entre un 10 y un 15 % durante la siguiente semana. Si decidimos no decantarnos por un propagador debemos tener en cuenta que es muy difícil mantener esta humedad sin un humidificador y sin una cubierta que aísle el espacio en el que se encuentran los esquejes del exterior. El plástico o el cristal son materiales perfectos para crear estos microclimas.</p> <p>Tampoco debemos olvidar que este aislamiento no puede ser permanente porque los esquejes necesitan respirar. En los propagadores vemos que existen unas pequeñas aberturas que debemos abrir y cerrar varias veces al día. Lo mismo ocurre si nos decantamos por diseños propios, debemos renovar el aire constantemente para que los clores puedan respirar.</p> <p>En lo que se refiere al calor debemos tener cuidado de no pasarnos de la temperatura adecuada. Lo que nosotros hemos observado es que normalmente, una vez el cultivador es consciente de que debe mantener un ambiente cálido en el caso del esquejado, suele proporcionar demasiado calor a los clones. Lo ideal es proporcionarles entre 23 y los 27o C. Debemos ser conscientes de que temperaturas superiores a los 30º C nos pueden complicar realmente las cosas, llegando incluso a echar abajo todo el trabajo realizado hasta este momento.</p> <p><img src=»https://elcultivador.com/wp-content/uploads/2019/05/DSC_0043.jpg» width=»700″ height=»465″/></p> <p>El agua con la que rociamos no debe estar excesivamente fría pero tampoco debe estar caliente. Lo mejor es tenerla a una temperatura de entre 15 y 20 oC. Esto permite que la planta retenga mejor la humedad.</p> <p>Los clones pueden tener un aspecto marchito durante los primeros días pero deben tener un aspecto completamente normal a la semana de haber empezado este proceso. Si vemos que algún esqueje se retrasa en su proceso de adquisición de firmeza, lo mejor que podemos hacer es deshacernos de él. Los esquejes que experimentan demasiado estrés o enraízan lentamente puede que sigan sufriendo un crecimiento y floración insuficiente y, por lo tanto, produzcan indeseablemente, conllevando la inevitable frustración después de todos los cuidados.</p> <p>Después del transcurso de esta primera semana y hasta la tercera semana todos deberían mostrar raíces sanas por fuera de los jiffys y, también, un aspecto completamente normal. Tan sencillo como esto, el crecimiento leve y la firmeza son los mejores indicadores del buen estado de nuestros clones.</p> <p>Existen multitud de síntomas que podéis consultar en relación a este estado, sin embargo, lo más importante es que valoréis su aspecto y el desarrollo de sus raíces. Antes de elegir qué esquejes pasarán a nuestro armario de floración y cuales no han pasado la prueba, os recomiendo que bajéis ligeramente la lámpara o fluorescente y fertilicéis muy ligeramente para crecimiento vegetativo. Si se produce un crecimiento apreciable, están preparados para el trasplante.</p> <p>No seáis impacientes y si encontráis cualquier signo que no os convence en alguno de los clones, deshaceros de él, os ahorrará muchos dolores de cabeza que al final, cuando cosechas, te haces consciente de que no valió la pena.</p> <p>Con todo ya preparado, en el siguiente número nos expandiremos en la alimentación, el trasplante al armario de floración, la cosecha y el proceder para acondicionar la segunda floración justo cuando cosechamos la primera, sin perder ni un solo día. También os obsequiaremos con algunas fotos de nuestros pequeños esquejes a punto de ser cosechados.</p> <p id=»slidetag»> </p> Mon, 25 Mar 2019 11:48:06 +0000 es-es http://www.cannabismagazine.es/digital/como-cultivar-en-un-espacio-reducido-con-un-consumo-de-energia-bajo-y-una-produccion-mejorada-por-el-esquejado-i-2 http://www.cannabismagazine.es/digital/como-cultivar-northern-lights http://www.cannabismagazine.es/digital/como-cultivar-northern-lights <h4><strong><span>Orígenes de la Línea</span></strong></h4> <p><strong>Continuamos con la apasionante historia de éste clásico, desvelando algunas de las anécdotas y hechos curiosos que rodearon su creación y puesta en escena en el mercado cannábico , hace ya más de 20 años. Desde entonces hasta hoy ha pasado mucho tiempo, y sin embargo la línea se ha mantenido estable y con la mayoría de sus características intactas, lo que ha permitido a multitud de criadores utilizarla como parte de sus proyectos a la hora de incluir “fuerza índica” en sus híbridos.</strong></p> <p><span>Texto y Fotos: Luis Hidalgo</span><strong><br/></strong></p> <p><strong><img src=»https://elcultivador.com/wp-content/uploads/2019/05/em2.jpg» width=»700″ height=»480″/></strong></p> <p>Así pues efectivamente el paso del tiempo no ha podido con esta potente Afgana, quizá gracias, precisamente, al trabajo previo por parte de sus creadores originales (y desconocidos) que se preocuparon de que la línea fuera realmente estable en todas sus características, tanto organolépticas (sabores, aromas…) como psicoactivas, así como de crecimiento, nutrición y desarrollo.</p> <p>Comencemos con la historia de cómo llegó a ser conocida por todo cannabicultor que se precie de haber cultivado índicas.</p> <p><strong>Las guerras Afganas</strong></p> <p>Vamos a ver un poco de historia: Afganistán ha sido desde siempre un campo de batalla: Primero entre el imperio británico y la Rusia de los zares durante el siglo XIX, hasta que el Emir Amanullah fundó la primera monarquía Afgana en 1919 separándose de lo que se denominaba “la India Británica”, dejando en el mundo una visión un tanto diferente de lo que había sido hasta ese momento el “Imperio Británico” considerado hasta ese momento como omnipotente e invencible. En aquellos tiempos ya comenzaba a ser “boyante” la producción de amapola (Papaver Somniferum) y empezaban a campar algunos cultivos de marihuana, proveniente sobre todo del área del Hindú Kush.</p> <p>Afganistán se encuentra justo en el extremo occidental de dicha zona, una gran extensión de terreno que abarca varios países y que por ende, incluye también diferentes tipos de cultivo, aunque los mas tradicionales se realizaban en pequeñas casas rurales a diferentes alturas, desde aproximadamente los mil metros hasta los tres mil quinientos. Como decíamos más arriba, Afganistán, es y fue uno de los principales países productores de amapola, de la que se extrae el opio desde tiempo inmemorial, y más recientemente de cannabis, destinado fundamentalmente a la extracción de resina con la que se elabora uno de los mejores hachíses del mundo.</p> <p>Así pues, la denominación «Hindu Kush» se refiere a la zona geográfica que comprende el sistema montañoso principal de Asia Central y se extiende a lo largo de más de 600 kilómetros desde Pamir Knot hacia el suroeste, entrando en parte en Afganistán y Pakistán hasta el Himalaya. La altura de la cadena montañosa va subiendo según nos desplazamos al Oeste, pudiendo llegar a los mas de 7.000 metros del pico Saraghar o el monte Noshaq.</p> <p>Debido a su especial posición geográfica, estratégica por controlar el paso occidental del Kush, siempre ha sido un punto muy valorado a nivel militar, y tras aquella primera guerra contra los ingleses y tras su independencia fue la Unión Soviética la que intentó anexionarse el territorio. Durante los años 70, durante la guerra fría, el monarca de turno estableció importantes lazos con la Rusia de aquellos tiempos, y que desde su régimen comunista financiaron al país durante años, en principio para reducir de alguna manera los daños producidos por las distintas guerras con los países vecinos acaecidas en su territorio. A partir de ahí se suceden una serie de «golpes de estado» hasta que en 1978, Babrak Kamal intenta crear un estado marxista, iniciativa rechazada por la mayoría de las fuerzas armadas que preferían mas bien un régimen islámico. Una vez mas interviene la Unión Soviética invadiendo el país en Diciembre de 1979.</p> <p><span class=»easy_img_caption»><img src=»https://elcultivador.com/wp-content/uploads/2019/05/afghpotfields.jpg» alt=»Plantación de cannabis en Afganistán» width=»700″ height=»501″/><span class=»easy_img_caption_inner»>Plantación de cannabis en Afganistán</span></span></p> <p><strong>La Jihad, USA y la CIA</strong></p> <p>Los «Muyahidines» resistían a los invasores, y en nombre del Islam lanzaron un llamamiento a la «Jihad» o guerra santa, y ahí comienza la intervención de los USA suministrando fondos y armamento a la resistencia a través de Pakistán con ayuda de la CIA y otras agencias innombrables que llevó la situación a un resultado de «tablas» o empate, pues los rusos se veían incapaces de mantener y ampliar la ocupación al encontrarse con la «inesperada» ayuda norteamericana a los muyahidines retirándose en 1989 tras firmar un tratado con USA y Pakistán.</p> <p>Poco tiempo después los Talibanes, un movimiento radical islámico extremista y ortodoxo tomó el control de la capital Kabul e impuso un estricto régimen religioso que incluía todo tipo de barbaridades en forma de castigos corporales extremos para todo lo relacionado con la delincuencia y sobre todo con un trato vejatorio y denigrante para el sexo femenino, considerando a las mujeres como una mezcla de ”propiedad sexual” y “representación del pecado”, con lo que podemos imaginar como vivían y viven aún hoy en día en un régimen de semiesclavitud (recordemos los “Burkha”).</p> <p>Desde entonces hasta la actualidad han existido múltiples tentativas de sacar a los Talibanes de su territorio por parte de distintas naciones y coaliciones militares, así como de otras organizaciones menos oficiales. La mayoría de estas iniciativas han sido “patrocinadas” por su ex-socio USA, que sin embargo ha tenido que sufrir ataques terroristas a gran escala como el cometido contra las Torres Gemelas, hecho que llevó a la persecución y caza del líder talibán Osama Bin Laden, asesinado recientemente en una operación militar “especial” realizada expresamente para acabar con su vida.</p> <p>Actualmente la producción de Afganistán en cuanto a drogas se refiere se sustenta casi exclusivamente del opio para fabricar heroína de gran pureza, aunque aún se mantiene alguna que otra explotación de cannabis en medio de los campos de amapolas. Lo que si está muy claro es que algunos veteranos de guerra se llevaron semillas de las plantas que por allí se cultivaban de vuelta a los USA, siendo éste el comienzo real del desarrollo de la Northern Lights, que realmente debería haberse llamado Midlle East Bomb, o quizá “Osama Vingance” ;-)</p> <p><span class=»easy_img_caption»><img src=»https://elcultivador.com/wp-content/uploads/2019/05/Afghanistan_16.jpg» alt=»Cultivo de opio» width=»700″ height=»512″/><span class=»easy_img_caption_inner»>Cultivo de opio</span></span></p> <p><strong>Desde Afghani con Amor</strong></p> <p>En principio, “nadie” tiene detalles sobre los orígenes de esta línea, la Northern Lights, si bien es verdad que por la época en la que llegó a Holanda, se ven involucrados los mismos “personajes” que en la mayoría de las líneas que tratamos en esta serie, cosa de alguna manera lógica, ya que todos estos hechos se engloban en la misma esfera temporal y en los mismos lugares, por lo que parece normal que fueran los mismos individuos, más “avispados” por decirlo de alguna manera, los que acabaran con la comercialización de estas maravillas entre sus manos.</p> <p>Así pues, no podía ser otro que el inefable Neville el que llevó un clon desde USA hasta Holanda al final de los años 80 y el que, en principio, comenzó a vender semillas de sus híbridos en su banco “The Seed Bank”. El dueño de la revista americana High Times comentaba en un artículo publicado en 1987 (comentado en el número anterior) llamado “En el Castillo del Cannabis” que se trataba del “Summum” en lo que se refiere a índicas para indoor o cultivo de interior. Estaríamos hablando de un proyecto de crianza IBL (InBreed Line)</p> <p>con origen en la zona del noroccidental del Pacífico con un mínimo de 3 a 4 cruces anuales, lo que significaría unos 30 ó 40 cruces a lo largo de diez años.</p> <p>La foto que se ve en el catálogo de Neville es un clon denominado C1 #5 F1 y en realidad nunca hubo semillas disponibles de el, sólo esquejes. Según Steven Hager, nunca se había visto una planta tan resinosa como aquella, de impresionante porte pero sin mucho sabor. El criador tenía claro su objetivo: Un altísimo contenido de resina, o sea, gran densidad de tricomas, y realmente lo consiguió. Es el tipo de hierba que conocemos como índica clásica que te deja ciego, pero sin apalancarte, justo lo contrario de la Afghani #1, y además su sabor no es muy intenso, se puede estar fumando todo el día.</p> <p>Dentro de lo que se conoce como Northern Lights original, existen tres “variantes” oficiales: La NL #1, que es la IBL original, pura Afghani, la NL #2, rodeada de más misterio, seguramente según algunos un híbrido con sativa, y por último la NL #5, el famoso clon de Nevil, en principio Una Thai x Indica (Afghana), retrocruzada con la madre. Su nombre original era “La Hindú” y “nació” en una isla cerca de Seattle, aunque hay quien dice que antes fue cultivada en California antes de que llegara hasta Seattle, aunque no hay evidencias claras sobre ello, ni sobre las supuestas once plantas que se etiquetaron como Northern Lights #1 hasta la #11, aunque la Northern Lights #5 fue la mejor del lote, mientras que la número 1 quedó como “cercana” segunda.</p> <p><span class=»easy_img_caption»><img src=»https://elcultivador.com/wp-content/uploads/2019/05/Panjshir_Valley_Afghanistan.jpg» alt=»Valle Panjshir en Afganistán» width=»700″ height=»525″/><span class=»easy_img_caption_inner»>Valle Panjshir en Afganistán</span></span></p> <p>Las NL originales son consideradas “True Breeding”, es decir, una línea encastada descendiente de Afganistán con unas características puramente índicas, es decir, bajas, columnares y de un color verde oscuro intenso, y muy estables en su aspecto, y, en general, en todo su desarrollo y colocón. Muy resinosas y curiosamente para ser índicas, cuenta con altos contenidos de THC, por encima del 18% según recientes análisis realizados por Canna en las ultimas ferias cannábicas. En la próxima entrega veremos su evolución a lo largo de los últimos veinte años. Un nórdico saludo.</p> <p><strong>Descendientes Directos</strong></p> <p>Aurora Borealis » Northern Lights</p> <p>Northern Light » Northern Lights</p> <p>Northern Light » Northern Lights</p> <p>Northern Light » Northern Light</p> <p>Northern Lights » Unknown Northern Lights</p> <p>Northern Lights » Northern Lights</p> <p>Northern Lights Nr2 » Northern Lights</p> <p>Northern Lights Nr2 F3 » NL 2 F3</p> <p>Oasis » Northern Lights #2 Selection</p> <p><strong> </strong></p> <p><strong>Hibridos / Cruces Northern Lights (Mínimo 1 Generación)</strong></p> <p>4 Best 4 You » White Widow x Skunk x Northern Lights x Haze</p> <p>Afghani Lights » Afghanistan x Northern Lights #5</p> <p>Anesthesia » Northern Lights x Black Domina</p> <p>Atomic Haze » Northern Lights x Kambodga x Super Silver Haze</p> <p>Atomic NL » Northern Lights #5</p> <p>Atomic Shiva » Northern Lights x Super Skunk x Hash Plant</p> <p>Aurora Borealis » Northern Lights</p> <p>Aurora Polaris » {Afghani x Northern Lights} x Lowryder F1</p> <p>Auto GTI » White Dwarf x Northern Lights</p> <p>Auto Northern Lights » Northern Lights x Ruderalis Probably</p> <p>Auto Power » Ruderalis x Northern Lights</p> <p>Automatic » Northern Lights x Mexican Ruderalis x Bonkers</p> <p>Autum Fall » {Hawaii x Northern Lights} x Lowryder</p> <p>BC Skunk Nr1 x NL » BC Skunk x Northern Lights F1</p> <p>Baldy » Big Bud x Northern Lights #5</p> <p>Bella Ciao » Northern Lights x Northern Lights</p> <p>Big Bang » Skunk #1 x Northern Lights x El Niño</p> <p>Big Blue » Blueberry x Northern Lights #5</p> <p>Big Bud » Skunk #1 x Big Bud x Northern Lights</p> <p>Big Lights » Northern Lights x Big Bud</p> <p>Big Skunk » Northern Lights #1 Probably x Skunk</p> <p>Black Domina » {Afghanistan x Ortega Canadian} x {Northern Lights x Hash Plant}</p> <p>Blackout » Jamaica Mountain Bush x Northern Lights</p> <p>Blueberry Blast » Northern Lights x Blueberry</p> <p>Blueberry Jam » Northern Lights x Blueberry</p> <p>Bogglegum » BOGBubble x Northern Lights #5</p> <p>Bubblefunk » Bubbleberry x Northern Lights #5</p> <p>C5 Haze » Northern Lights #5 x Haze C</p> <p>California Hash Plant » California Hashplant x Unknown Northern Lights</p> <p>California Wildfire » {Northern Lights #5 x Chemdawg #4} x Lost Coast OG</p> <p>Caribe » Jamaica x {Jamaica x Northern Lights #5 Haze}</p> <p>Cash Cropper » Very Berry x {Blueberry x Northern Lights}</p> <p>Chirimoya » Shiva x Northern Lights x Jack Herer</p> <p>Couchlock » Afghani x Northern Lights #5</p> <p>DNL » {RFK Skunk x Hawaiian} x Northern Lights</p> <p>Deimos » Unknown Northern Lights x Unknown Ruderalis</p> <p>Dumpster » Northern Lights x G13 Probably</p> <p>Dutch Treat x Northern Lights » Dutch Treat x Northern Lights</p> <p>Dwarf Ryder » Unknown Northern Lights x Unknown Ruderalis</p> <p>Early Pearl x Northern Light » Early Pearl x Northern Lights</p> <p>Electric Haze » Unknown Haze x Northern Lights #5 F1</p> <p>Exile » Warlock x {Northern Lights x White Widow}</p> <p>Fast Freddy » Early Pearl x Northern Lights #5 F1</p> <p>Five-O » Hawaiian Indica x Northern Lights #5 F1</p> <p>Flash Babylon » LowRyder x Northern Lights</p> <p>Four Way » Indica x Ruderalis x Northern Lights x Skunk #1</p> <p>Fourway » Indica x Ruderalis x Northern Lights x Skunk</p> <p>G Force » {Skunk x Northern Lights} x G13</p> <p>G-13 x Northern Lights Nr2 F1 Hybrid » G-13 x Northern Lights #2 F1</p> <p>GNL-Special » Afghanistan x Sativa x Northern Lights</p> <p>Galaxy » Afghani x Northern Lights</p> <p>Hash Plant Northern Lights 1 Swazi » Northern Lights #1 x Swazi F1</p> <p>Hash Plant Northern Lights Nr1 F1 Hybrid » Hash Plant x Northern Lights #1 F1</p> <p>Hawaiian Indica » Hawaii x Northern Lights</p> <p>Haze Heaven » Northern Lights #5 Haze x Afghani Hawaiian</p> <p>Haze x Northern Lights Nr1 F1 Hybrid » Original Haze x Northern Lights #1 F1</p> <p>HazeAC » {Northern Lights #5 x Haze A} x {Skunk Haze x Haze C}</p> <p>Hempstar » Northern Lights #5 x Original Haze</p> <p>HiNoon » {Northern Lights #2 x Chronic} x {Swizerland x Lebanese}</p> <p>Jack » {Unknown Haze x Northern Lights #5} x Skunk #1</p> <p>Jack Herer » Haze x {Northern Lights #5 x Shiva Skunk}</p> <p>Jack La Mota » Northern Lights #5 Haze x Skunk</p> <p>Jackfrost » {Jack Herer x White Widow x Northern Lights #5} x Rainbow Kashmiri</p> <p>Jacks Cleaner » {Pluton x Lambsbread x Purple Haze x Northern Lights} x Jack Herer</p> <p>Jawar » Jack Herer x Warlock x Northern Lights</p> <p>King-Kong » Red Congolese x Northern Lights #5 X Haze</p> <p>Las Vegas Purple Kush » Northern Lights x Hindu Kush Purple</p> <p>Low-Ryder » Northern Lights x Unknown Ruderalis F3</p> <p>Lowryder » Williams Wonder x Northern Lights #2 x Mexico</p> <p>Magic Ice » ICE x Northern Lights</p> <p>Mamut Tusk » Northern Lights x Afghan</p> <p>Mangolian Indica » Afghan/Skunk x Afghani x Northern Lights</p> <p>Moby Dick Nr2 » JYD Haze x Northern Lights</p> <p>NL Apollo G13 » Apollo 13 Sativa Probably x Northern Lights #5</p> <p>NL Automatic » Northern Lights x Unknown Ruderalis</p> <p>NL Automatic » Unknown Northern Lights x Green-O-Matic</p> <p>NL x Haze » Northern Lights x Unknown Haze</p> <p>NL5 Haze Mist » Northern Lights #5 x Haze Mist</p> <p>NL5 x Talk of Kabul » Northern Lights #5 Noof cut x Talk of Kabul</p> <p>NLB » Lebanese x {Northern Lights #2 x Lebanese}</p> <p>NLX » Northern Lights x White Widow</p> <p>Nepal Baba » Nepal Probably Sativa x Northern Lights</p> <p>Northen Light x Bigbud » Northern Lights x Big Bud</p> <p>Northen Light x Skunk » Northern Lights x Skunk #1</p> <p>Northern Force » Northern Lights x Shiva x Citral x Unknown Ruderalis</p> <p>Northern Light » Northern Lights</p> <p>Northern Light » Northern Lights</p> <p>Northern Light Blue » Unknown Northern Lights x Blueberry</p> <p>Northern Light Haze » Northern Lights x Mexican Haze</p> <p>Northern Lights » Northern Lights F1</p> <p>Northern Lights » Northern Lights x Afghanistan</p> <p>Northern Lights » Northern Lights Selection</p> <p>Northern Lights » Unknown Northern Lights</p> <p>Northern Lights » Northern Lights x Unknown Ruderalis</p> <p>Northern Lights » Northern Lights</p> <p>Northern Lights 5 Haze » Northern Lights #5 Haze</p> <p>Northern Lights 5 Skunk Nr1 F1 Hybrid » Northern Lights #5 x Skunk #1 F1</p> <p>Northern Lights Autoflowering » Unknown Northern Lights x Unknown Ruderalis</p> <p>Northern Lights Nr2 » Northern Lights</p> <p>Northern Lights Nr5 » Northern Lights #5 IBL</p> <p>Northern Lights Nr5 » Northern Lights #5</p> <p>Northern Lights Nr5 X Haze » Northern Lights #5 x Haze</p> <p>Northern Lights Nr9 » Northern Lights x White Widow x Durban</p> <p>Northern Lights X » Northern Lights Selection</p> <p>Northern Lights x Skunk » Northern Lights x Skunk</p> <p>Northern Lights x Skunk Nr1 » Skunk #1 x Northern Lights</p> <p>Northern Romulan » Northern Lights x Romulan</p> <p>Northern Skunk » Northern Lights #5 x Pure Skunk F1</p> <p>Northern Skunk » Super Skunk x Northern Lights</p> <p>Northern Soul » Northern Lights x Skunk #1 F1</p> <p>Northern Special » Northern Lights #5 x OG Kush</p> <p>Northernberry » Northern Lights #5 x Blueberry F1</p> <p>Nothern Lights » Northern Lights #1</p> <p>OZone » {Northern Lights x AK47} x AK47</p> <p>Oasis » Northern Lights #2 Selection</p> <p>Ortega Indica » Northern Lights #1 x Unknown Indica</p> <p>Poison Dwarf » Northern Lights #2 x Mexico</p> <p>Purple Lightning » Purple Indica x Northern Lights #5</p> <p>Royale Haze » Unknown Haze x {Unknown Skunk x Unknown Northern Lights}</p> <p>Santa Sativa » Unknown Haze x {Unknown Northern Lights x Unknown Skunk}</p> <p>Shamans High » Northern Lights x Master Widow</p> <p>Shiva Haze » {Skunk #1 x Original Haze} x Northern Lights</p> <p>Shiva Skunk » Northern Lights 5 X Skunk #1 F-1 Hybrid</p> <p>Silver Bubble » {Northern Lights x Unknown Skunk} x Unknown Haze</p> <p>Silver Pearl » Early Pearl x Skunk #1 x Northern Lights</p> <p>Silverado » SilverDream x Northern Lights #2</p> <p>Sirius Skunk » Northern Lights #5 x BigBud x Gian Haze</p> <p>Slyder » Afghanistan x Northern Lights</p> <p>Southrn DLights » Northern Lights #5 x ChemD</p> <p>Special K » OG Kush x Northern Lights</p> <p>Super Kush » Hindu Kush x Northern Lights #5 F1</p> <p>Super Silver » Unknown Haze x {Unknown Skunk x Unknown Northern Lights}</p> <p>Superglue » Northern Lights x Unknown Strain</p> <p>Supreme Skunk » Skunk #1 x Northern Lights #5 F1</p> <p>The Church » Swizerland x Skunk x Super Skunk x Northern Lights</p> <p>Tiburon » Super Skunk x Northern Lights</p> <p>Ultimate Indoor » Northern Lights x Matanuska Thunder</p> <p>Wailer » Super Haze 2002 x {Skunk #1 x Northern Lights}</p> <p>Westside » LA Confidential x Northern Lights</p> <p>White Dragon » Afghanistan x Unknown Northern Lights</p> <p>White Ice » Afghanistan x Northern Lights x Skunk</p> <p>White Lightning » White Widow x Northern Lights #5 F1</p> <p>747 » Iran x Northern Lights</p> <p id=»slidetag»> </p> Fri, 11 Jan 2019 09:23:01 +0000 es-es http://www.cannabismagazine.es/digital/como-cultivar-northern-lights

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.