articulos RSS

articulos RSSVaporizando combinaciones genéticasEnfermedades no infecciosas del cannabisCáñamo como fuente de CBDImportancia de los materiales en vaporizadoresDomótica cannábica para principiantesLa Alternariosis y el CannabisVariedades ricas en CBDUso y preparación de insecticidas biológicosCannabis en cultivo hidropónicoLa importacion de semillas de la peninsula u otros paises de la CE a Canarias

Notice: Undefined variable: enhancedOutput in /usr/home/cannabismagazine/www/digital/plugins/system/GoogleAnalytics/GoogleAnalytics.php on line 99 http://www.cannabismagazine.es/digital/ Wed, 24 Aug 2016 11:50:32 GMT FeedCreator 1.8.0-dev (info@mypapit.net) http://www.cannabismagazine.es/digital/vaporizando-combinaciones-geneticas
Este mes hablaremos de la vaporización de diferentes combinaciones genéticas, ya que gracias a éstas obtendremos sabores diferentes, además de efectos un poco más complejos de lo habitual. Estas mezclas cambiarán su efecto según la temperatura a la que vaporicemos, ofreciéndonos un gran abanico de posibilidades.

por Raro Genetics, @raroweed

Ante esta complejidad, nos centraremos sólo en dos rangos de temperatura. El primero será aproximadamente de unos 180ºC y el otro rondará los 195-200ºC. Lo haremos así para asegurar la vaporización de todos los cannabinoides o, en su defecto, la gran mayoría, ya que cannabinoides como el CBD necesitan ser vaporizados a altas temperaturas. Dichas pruebas las realizaremos con un 50% de cada una de las genéticas a vaporizar.

Combinando Juanita la Lagrimosa con BubbleRara

Esta es una peculiar combinación ya que partimos de dos variedades muy particulares, por un lado tenemos Juanita la Lagrimosa #2, seleccionada por el equipo de CBD-rich.org, y por el otro lado BubbleRara. La BubbleRara no es más que una Bubblegum seleccionada, por lo que, a grandes rasgos, es un híbrido 50/50 con tendencia sativa. De esta forma llevaremos a cabo una curiosa combinación entre una genética Old School y una de las variedades más apreciadas entre los amantes de las variedades CBD-rich.

  • Vaporizando a 180ºC: Lo primero que notamos es un sabor dulce muy pronunciado, predominando el sabor de BubbleRara, acompañado de unos matices agrios, característicos en las variedades CBD-rich. Si nos centramos en el efecto producido, es limpio, otorgándonos una lucidez característica de las variedades sativas. En cambio, no provoca taquicardia ni ansiedad, consiguiendo con esto un efecto ideal para el día a día. Este efecto viene acompañado de una creatividad extra, probablemente fruto del alto contenido en CBD de Juanita la Lagrimosa.
  • Vaporizando a 200ºC: Cuando vaporizamos estas hierbas a 200ºC el efecto es más físico que el producido a menos temperatura. Este efecto lo notamos unos segundos después de exhalar el vapor, percibiendo, sobre todo, una pesadez en los párpados, al igual que ocurre cuando consumimos las índicas más puras. En cuanto al sabor, la alta temperatura sigue produciendo un sabor denso aunque menos dulce. También debemos destacar que a esta temperatura el sabor permanece menos tiempo en el paladar.

Combinando Pepi y CBD #1

Para esta combinación utilizaremos dos genéticas CBD-rich, comprobando cómo interaccionan los cannabinoides y terpenos presentes en dos genéticas ricas en CBD de última generación. En esta ocasión partimos de Pepi, una planta muy particular, la cual desciende de parentales Skunk y afganos, los cuales han sido a su vez cruzados con una genética con alto contenido en CBD.

Para la otra mitad de la mezcla he utilizado una genética rica en CBD proveniente de una Test Line de CBD-crew. Esta cepa es muy parecida a Pepi ya que ambas tienen parentales afganos y Skunk en común, por lo que esta combinación parte de dos genéticas similares en cuanto a parentales. Sin embargo, la similitud no es tan obvia si hablamos del sabor obtenido al vaporizarlas por separado, ya que el de Pepi es un poco más afgana y CBD #1 un poco más dulce.

  • Vaporizando a 180ºC: Al vaporizar esta mezcla a baja temperatura notamos un efecto inmediato muy relajante. Dicho efecto es bastante liviano, aunque en mi caso me proporciona una concentración extra que utilizo para controlar mi hiperactividad. Este efecto es idóneo para escribir tanto por la concentración como por la inspiración que despierta. Centrándonos en el sabor, es cítrico con ciertos matices afganos, el cual me ha recordado a la mítica Critical Mass.
  • Vaporizando a 200ºC: A esta temperatura lo primero que me ha sorprendido ha sido el sabor ya que difiere mucho al producido a menor temperatura. El sabor es fuerte y denso, predominando en él los parentales afganos y careciendo de los toques cítricos obtenidos a baja temperatura. En cuanto al efecto, es extremadamente relajante, siendo demasiado pesado para disfrutarlo durante el día. Consumiría eta combinación, vaporizada a 200ºC, por la noche, sobre todo por el sueño que provoca.

Combinando Gumjack y Diesel

Para esta singular prueba voy a utilizar un polihíbrido de última generación mezcla de dos genéticas Old School, BubbleRara (Bubblegum) y JackRara (Jack Herer), ambas seleccionadas y trabajadas durante una década, para dar lugar Gumjack; por otro lado vamos a usar una mítica New York Diesel, por lo que esta combinación tiene un carácter muy retro. Esta mezcla genera una expectación especial ya que está compuesta por variedades míticas que evocan mis inicios en el mundo del cultivo de cannabis.

  • Vaporizando a 180ºC: Vaporizada a baja temperatura produce un sabor muy fresco y mentolado. Este curioso sabor me ha sorprendido gratamente porque no predomina el sabor de ninguno de sus parentales, consiguiendo un nuevo y característico sabor. El efecto producido por dicha mezcla es muy enérgico, típico de las variedades sativas puras. En este caso el subidón es tanto cerebral como corporal, haciendo esta mezcla ideal para comenzar el día con gran energía. Esta singularidad también tiene su parte negativa, ya que los consumidores qué sufren taquicardias con las sativas más puras, como en mi caso, tendrán que desechar esta mezcla y solo consumirla en momentos puntuales, donde puedan gastar toda la energía extra que nos proporciona.
  • Vaporizando a 200ºC: Cuando subimos la temperatura de vaporización con esta mezcla tan retro, el fresco sabor obtenido con anterioridad se torna en un sabor seco y con claros matices inciensados, muy parecidos a los producidos por las variedades Haze. En cambio, si el sabor es el típico de las Haze, el efecto que nos ofrece es mixto, muy similar al que produce Gumjack. Es instantáneo, notándolo segundos después de exhalar el vapor. Este efecto tan compensado es ideal para días festivos en los que queremos tener un poco de energía extra sin la necesidad de sentir la euforia que produce vaporizarla a baja temperatura.

Combinando JackRara y SuperCritical

En esta combinación he utilizado dos plantas totalmente diferentes. Por un lado he usado JackRara, una planta con tendencia sativa. Esta genética por si sola nos ofrece un toque de energía extra, aunque lo curioso es que si consumes “demasiada”, el efecto será más bien relajante.

La otra mitad de esta combinación la completa SuperCritical. Dicha genética se ha convertido en todo un clásico, tanto en el panorama nacional como en el internacional. Esto es debido a su gran poder relajante, haciéndola muy adecuada para luchar contra el estrés.

  • Vaporizando a 180ºC: Lo primero que hay que destacar de esta combinación es el curioso sabor que produce, siendo difícil relacionarlo con algo en concreto. Este peculiar sabor me recuerda a la madera, más concretamente a madera envejecida. En cuanto al efecto, predomina el causado por JackRara, siendo muy activo, tanto física como cerebralmente. Además, éste se ha visto potenciado por la ascendencia sativa de SuperCritical. Esta combinación, vaporizada a baja temperatura, la recomendaría para los días que estamos escasos de fuerzas, ya que nos ofrece un extra de motivación.
  • Vaporizando a 200ºC: Cuando vaporizamos esta singular mezcla a alta temperatura obtenemos un efecto completamente diferente al producido si la vaporizamos a 180ºC. En esta ocasión es muy relajante y narcótico, siendo muy parecido al producido por las clásicas genéticas afganas. Esto también se ve reflejado en el sabor ya que es similar al obtenido cuando vaporizamos hash extraído de plantas afganas. A pesar de ser un efecto más relajante, transcurridos unos minutos se va moderando, dejándonos llevar una vida normal sin vernos atrapados por el sofá. Esta mezcla la vaporizaría a 200ºC siempre que esté un poco más nervioso de lo normal.

Combinando Parentales

Para terminar estas peculiares pruebas he querido ir un paso más allá y vaporizar los dos parentales de GumJack, JackRara y BubbleRara. De esta forma pude ver la influencia de estos, tanto en el sabor como en el efecto, y las diferencias entre combinarlos al vaporizar o hacerlo previamente mediante la creación de una nueva genética.

  • Parentales vaporizados a 180ºC: Al vaporizar a esta temperatura el sabor que predomina es el de BubbleRara, viéndose solo reflejada la Jack en el efecto. Este efecto, pese a ser mixto, tiene una predominancia sativa, incluso más que si vaporizáramos JackRara sola.
  • Parentales vaporizados a 200ºC: Cuando subimos la temperatura del vaporizador provocamos que el efecto causado por dicha mezcla sea mucho más relajado. Curiosamente, ocurre lo mismo que anteriormente en cuanto al sabor que produce, siendo dulce pero ofreciéndonos unos matices cítricos.
  • Vaporizando GumJack a 180ºC: La Gumjack, a baja temperatura, produce un sabor cítrico y fresco. Tiene unos matices dulces, pero son ínfimos si los comparamos con el sabor dulce que obtenemos al mezclar los parentales. El efecto es muy similar al obtenido anteriormente cuando vaporizamos los parentales a 180ºC.
  • Vaporizando GumJack a 200ºC: Al subir la temperatura de vaporización el sabor sigue siendo cítrico, aunque está más apagado, haciéndolo más seco. Respecto al efecto, es relajado aunque no devastador, siendo muy similar al producido por la combinación de sus parentales.

Conclusiones

Tras estas singulares pruebas podemos constatar, humildemente, que diferentes genéticas mezcladas producen nuevos sabores y efectos. Esto hace que los consumidores puedan conseguir, incluso de forma casera (como ha sido en este caso), tanto su efecto como sabor ideal, sin necesidad de crear una genética. No podría terminar este singular estudio sin animaros a probar diferentes genéticas y temperaturas en busca de vuestra combinación ideal.

En el siguiente número de Cannabis Magazine daremos otra vuelta de tuerca al tema, así que no os lo perdáis.

¡Yo Vaporizo!

]]>
Wed, 20 Jul 2016 09:01:12 GMT http://www.cannabismagazine.es/digital/vaporizando-combinaciones-geneticas http://www.cannabismagazine.es/digital/enfermedades-no-infecciosas-del-cannabis
Durante todo el año pasado hemos ido estudiando diferentes patógenos que afectan al cannabis cultivado y le causan una enfermedad. Como vimos al principio de ese mismo año en la introducción a las enfermedades del cannabis, existe un grupo de enfermedades que no tienen un origen patogénico. Este grupo es conocido como enfermedades no infecciosas o enfermedades abióticas. En este tipo de enfermedades no hay ningún microorganismo patógeno detrás de los síntomas que observamos, son causados entre otros por ciertas condiciones ambientales adversas, desajustes del pH o EC de la solución del suelo, o una inadecuada nutrición.

Por Massimiliano Salami (drgrow)

Enfermedades no infecciosas

A continuación vamos a estudiar algunas de las enfermedades no infecciosas más frecuentes en el cultivo del cannabis.

Quiero advertir que diferenciar una enfermedad biótica de una abiótica no es tarea simple, ya que, los síntomas de estas enfermedades, pueden ser fácilmente confundidos con los causados por las enfermedades infecciosas. Por ejemplo, la marchitez por el exceso de agua, es para un neófito igual que la marchitez vascular causada por el Fusarium.

Enfermedades causadas por condiciones ambientales adversas

Por el exceso de humedad

Una de las enfermedades más comunes con la que se encuentran los cannabiscultores menos experimentados, es la apóxia o asfixia radicular.

El exceso de humedad ya sea en forma de lluvia o riego en suelos o sustratos que no permita la evacuación rápida del agua sobrante, crea unas condiciones de encharcamiento nada favorables para el sistema radicular de la planta. De hecho, si estas condiciones no son mejoradas en un tiempo límite, es probable que se alcancen niveles intolerables para la respiración de la raíz, causando la asfixia radicular y posteriormente la marchitez completa de la planta.

Además estas condiciones de encharcamiento favorecen el desarrollo de otras enfermedades de carácter infeccioso como los hongos radiculares.

Por supuesto mencionar que el granizo y la escarcha dañan severamente al vegetal.

Por la falta de humedad

Curiosamente los síntomas relacionados con la insuficiencia de agua son muy similares a los causados por el exceso: la marchitez.

Cuando no hay suficiente agua para su metabolismo, la planta cierra sus estomas para prevenir la deshidratación, si las condiciones adversas persisten, la planta pierde turgencia (se pone mustia); si las condiciones siguen tan adversas la planta finalmente acabará marchita.

En condiciones de baja humedad la planta no sólo sufre el estrés hídrico, también se hace más sensible al ataque de patógenos infecciosos.

Por el calor extremo

Las temperaturas ambientales juegan un papel primordial en el cultivo del cannabis.

Existe la creencia de que al cannabis le gusta un ambiente cálido con temperaturas mas bien altas,… – y te comentan tan felices “del calorcito que le da en su ventana…”-. Por supuesto una temperatura agradable es fundamental para el cannabis, pero las altas temperaturas han demostrado ser nefastas para el metabolismo de la planta. Las temperaturas ideales para los procesos metabólicos de la planta se sitúan entre los 24-26ºC. Un incremento de 1-2 grados puede incluso beneficiar su desarrollo, pero un cultivo en condiciones de temperaturas medias de 32-34ºC suele terminar con una producción organoléptica de muy baja calidad. A estas temperaturas, las cimas florales casi no desarrollan tricomas glandulares y los que se desarrollan evaporan su contenido a la atmosfera. El calor extremo, combinado con una baja disponibilidad de agua para la planta hace que las plantas no absorban suficiente CO2 para todos los procesos metabólicos, como la producción de los percusores de los cannabinoides.

Por bajas temperaturas

Las temperaturas óptimas son de 24-26ºC, preferiblemente con una inversión térmica de hasta 8 grados entre día y la noche. Las temperaturas diurnas demasiado bajas, inferiores a los 15ºC frenan rápidamente el desarrollo de la planta al ralentizar su metabolismo.

Por una iluminación excesiva

Las plantas trasforman la radiación solar en energía química para la creación de materia orgánica y para otros procesos vegetales.

Las hojas actúan como paneles solares, gracias a su estructura química no se recalientan siempre que haya agua disponible para transpirar y refrigerar.

Existe una leyenda urbana extendida entre cultivadores que dice: “una iluminación excesiva en interior puede causar quemaduras”. Bajo nuestras experiencias realizadas en exterior, bajo la brutal irradiación solar de las medianías altas de la vertiente sur de la isla de Tenerife, durante el verano 2010, podemos afirmar que el cannabis soporta elevadísimas radiaciones solares, lo que no soportaría un ser humano sin protección solar tipo bloqueo total. Por tanto nuestra conclusión es: “en interior nunca hay suficiente luz”.

Un problema relacionado con la excesiva radicación solar se observa en el cultivo en macetas y contenedores; éstos se recalientan y trasmiten esa temperatura a las raíces, dañándolas de forma importante. Si esta infección aparece durante el periodo vegetativo, es posible regenerar el sistema radicular, pero si afecta durante la floración la recuperación es muy complicada. Las plantas afectadas muestran un síntoma característico de carencia de nitrógeno. Las raíces dañadas, deshidratadas y recalentadas no pueden absorber el nitrógeno necesario dando lugar a una importante perdida de producción.

En el mismo ensayo realizado el verano pasado se expusieron al sol varias plantas en contenedores de color diferente y uno de los contenedores fue recubierto por una lámina de Mylar. El hecho de que los contenedores fueran de color diferente no fue significativo en el desarrollo radicular, ya que todos sufrieron recalentamiento. En cambio, el contenedor recubierto de Mylar evitó el recalentamiento y por tanto tuvo un mejor desarrollo del sistema radicular. El Mylar refleja más del 85% de la radiación lumínica evitando en gran medida el recalentamiento del contenedor.

Por el déficit lumínico

Cuando una planta de marihuana crece con una iluminación deficiente, ésta tiende a espigar. El espigamiento no es crecimiento, sino alargamiento del tejido, es decir, las células se alargan haciéndose más finas y más sensibles a condiciones adversas y patógenos.

El Cannabis sativa L. como acabamos de ver es una planta de sol, le encanta ser achuchada por los rayos solares, por tanto las condiciones de pobre iluminación además del alargamiento de los tejidos, que suelen terminar partiéndose, se han observado otras anomalías en el desarrollo de la planta, como una entrada floración prematura y en otros casos, contrariamente un alargamiento del periodo vegetativo.

Además la insuficiencia lumínica implica una disminución de la actividad metabólica de la planta, que lleva a otros problemas relacionados con una baja respuesta de defensa a patógenos y plagas.

Por el viento

El viento es un factor limitante para cualquier especie vegetal cultivada. Lo primero a tener en cuenta es, que en los cultivos de interior el movimiento del aire (viento) es forzado por los ventiladores. El viento ya sea forzado o no, tiene un efecto negativo sobre las plantas, las deshidrata y la mueve friccionándolas entre ellas. El aserramiento de los bordes de los foliolos de las hojas de marihuana actúa como una lima. Los síntomas más comunes de esta enfermedad abiótica son lesiones de color marrón grisáceo sobre la superficie de las hojas y ramas por fricción.

En exterior un viento fuerte puede defoliar una planta de forma severa.

Por un ambiente estancado

Los ambientes estancados suelen presentarse en invernadero y salas de cultivo de interior con una ventilación insuficiente. Además de los problemas de temperatura y humedad que se puedan generar, un ambiente estancado no favorece la nutrición orgánica de la planta, es decir, al no renovarse el ambiente, éste se carga de oxígeno mientras se empobrece la concentración de CO2que frena el desarrollo normal de la planta. No olvidemos que los cannabinoides son todos ellos compuestos formados a base de carbono, por tanto un empobrecimiento de este elemento, tendrá muchas más repercusiones que la parada del crecimiento.

Enfermedades causadas por salinidad y pH

Por una elevada salinidad y sodicidad

El exceso de sales en el agua de riego o en los sustratos es perjudicial para la planta.

El exceso de sales (EC muy elevada) crea problemas de presión osmótica en las células vegetales; esto crea una alteración dentro de las células afectadas, que terminan necrosando. Los síntomas más característicos que podemos observar en la planta son las quemaduras de los bordes de los foliolos de las hojas más viejas. Esta infección abiótica si no es controlada prosigue afectando a las hojas de mediana edad y finalmente a las más nuevas. Cuando las hojas nuevas muestran síntomas, ya no hay salvación para el vegetal.

En cuanto al sodio como bien sabemos, es un elemento necesario pero en muy pocas cantidades, bueno en cantidades inferiores a las ínfimas.

Una concentración muy elevada de sodio destruye la fertilidad del suelo y desplaza el calcio que hace de puente-enlace en el complejo arcilloso-húmico.

En condiciones de elevada sodicidad una planta de cannabis puede sufrir diferentes problemas y mostrar síntomas muy variados que van desde el cese del crecimiento hasta el amarillamiento y necrosis localizadas.

Por una salinidad muy baja

Una salinidad muy baja suele afectar al efecto tampón del pH de la solución de nutrientes y causar varias deficiencias.

También repercute en el peso final de la cosecha, es decir, una EC muy baja dará lugar a una producción más baja.

En cambio, una sodicidad muy baja no afecta negativamente a las plantas.

Por fluctuaciones del pH

Como todos sabemos el pH ideal para la nutrición del cannabis tiene un rango que oscila entre 5,5-6,5. Estos valores son normalmente mal interpretados por la mayoría de los cultivadores de cannabis. Por eso vamos a intentar dar un poco de luz a este tema: el rango óptimo de pH es el arriba mencionado, pero hay que añadir más información. Este rango es el que debe tener la solución del suelo (en los cultivos hidropónicos la solución del suelo y de nutrientes coincide). La solución del suelo es aquella que se encuentra entre las partículas de tierra y las raíces, y debe tener el pH en el rango correcto.

En los cultivos comerciales la solución de riego (agua o agua + nutrientes) se ajusta según el pH de la solución obtenida por drenaje del cultivo. El método es el siguiente: en cada riego se obtienen muestras de la solución de drenaje, y se le realizan las mediciones para comprobar su estado. Si este no está en el rango de pH adecuado se realizarán los ajustes de pH necesarios a la solución de riego para el próximo turno de riego y corregir dicho pH de la solución del suelo.

Esto implica que si fuese necesario podríamos regar con un pH fuera del rango para compensar el pH obtenido en el drenaje anterior.

Este sistema de ajuste de pH (y para EC también es válido) según drenaje es el mejor sistema para regular y mantener en los parámetros deseados en los cultivos en maceta a base de turba y fibra de coco. Los valores no son 100% reales, son aproximaciones, pero lo suficientemente precisos para usar en la práctica diaria.

Durante la floración el cannabis ejerce una presión sobre el pH de la solución del suelo, normalmente tiende a acidificarla. Esta acidez hay que vigilarla, midiendo la solución drenada como hemos expuesto arriba. Una acidez muy elevada (pH: -5) puede causar diferentes problemas de absorción de nutrientes.

Una sintomatología que hemos observado a lo largo de los años, siempre relacionada con la fuerte acidez de la solución del suelo, es la aparición de pequeñas lesiones de color naranja óxido sobre las hojas (entre las nervaduras). Esta afección es bastante común y por eso le hemos dado un nombre, la Necrosis Naranja.

Además de esta enfermedad no infecciosa, el pH demasiado ácido o básico interviene negativamente en la absorción, adsorción y disponibilidad de los elementos nutritivos.

Enfermedades causadas por diversas sustancias químicas

Fitotoxicidad por pesticidas y fungicidas

La aplicación de pesticidas y fungicidas pueden causar problemas fitotóxicos a las plantas: los síntomas pueden ser de diferentes índoles, necrosis, amarillamientos foliares, crecimiento anormal, etc.

Estos productos además de la materia activa suelen incluir aditivos para mejorarlos. Tanto las materias activas como estos excipientes pueden ser tóxicos para las plantas y por supuesto para las personas.

Es primordial hacer una prueba-test del producto, siempre empleando las cantidades aconsejadas por el fabricante, sobre una planta antes de aplicar al resto del cultivo. Un ejemplo de fitotoxicidad por fungicidas, son las quemaduras que genera el exceso gas procedente de la quema de azufre.

Fitotoxicidad por ozono

En la cultura de los cultivos de interior uno de los principales problemas a los cuales nos enfrentamos son los olores que el cannabis desprende durante la fase de floración. Para controlar estos olores existen en el mercado varios tipos de aparatos que purifican el aire. Uno de estos aparatos, muy efectivo pero peligroso para la planta si no es bien ajustado al tamaño de la sala, es el generador de ozono.

El exceso de ozono procedente de estos sistemas de tratamientos de olores ha demostrado ser causa de quemaduras en las plantas.

Enfermedades asociadas a la nutrición

Enfermedades nutricionales

Las enfermedades nutricionales engloban tanto a las deficiencias como a las toxicidades. Los elementos inorgánicos usados por las plantas se denominan esenciales, por que todos son necesarios para el correcto funcionamiento del metabolismo de la planta. Cuando alguno de estos elementos es deficiente o absorbido en exceso, el metabolismo de la planta es perturbado, a veces de manera significativa, dando lugar a los conocidos síntomas carenciales o de toxicidad.

Visto que este punto tan interesante es demasiado extenso e importante para tratarlo en este artículo, dedicaremos más adelante, a lo largo de este año, uno o dos artículos para desvelar todos los secretos de la nutrición del cannabis.

Fitotoxicidad por metales pesados

Es bien conocida la potencialidad del cannabis para absorber metales pesados. Estos metales no son necesarios para ningún ser vivo y su absorción puede llevar a problemas de salud.

La absorción por parte de la planta de dichos elementos causa fitotoxicidades de sintomatología muy variable. Esta enfermedad no infecciosa se puede presentar cuando se cultiva en bidones de pinturas, etc.

Fitotoxicidad por bio-estimulantes

Los bio-estimulantes, son productos ricos en sustancias orgánicas como las vitaminas, los aminoácidos, hormonas vegetales, etc. Aplicar en exceso estas sustancias pueden afectar de forma negativa al metabolismo de las plantas obteniendo crecimientos o paradas no deseadas, al igual que clorosis y, en casos extremos, mutaciones.

Enfermedades diversas

Por una oxigenación muy pobre de la solución de nutrientes

En los cultivos en contenedor es fundamental que el agua o solución de riego sea rica en oxígeno. Un medio de cultivo pobre en oxígeno suele estar saturado de agua, y esto suele causar problemas de asfixia radicular. Los equipos hidropónicos son los más sensibles a este problema, por eso una oxigenación forzada nunca viene mal.

Los síntomas visuales son los mismos que en condiciones de exceso de humedad, las plantas se ponen mustias progresivamente hasta marchitar por completo.

Feminización

El proceso de feminización del cannabis, es un respuesta fisiológica natural (o inducida) de supervivencia, cuando la planta se encuentra en unas condiciones no óptimas.

La aparición de estas flores está estrechamente relacionada con temperaturas elevadas, con una inversión térmica día/noche insuficiente, o incluso por una plaga como las moscas blancas.

En el último informe elaborado para Vulkaniaseeds, hemos podido comprobar que ciertas variedades, cuando son cultivadas en interior, aquellas cimas más cercanas a la fuente de calor (+o- 25cm debajo una bombilla Green Power de 400W HPS) al poco tiempo desarrollaban pequeñas flores, algunas con capacidad de polinizar.

Un ambiente cargado, estanco y con plagas tiene más probabilidades de que las plantas se estresen y generen flores masculinas sobre un pie hembra.

Enfermedades causadas por las plagas

Plagas

Las plagas pertenecen al grupo de enfermedades no infecciosas, los homópteros como las moscas blancas, los pulgones, las cochinillas, dípteros como las moscas del mantillo y los minadores, ácaros y lepidópteros, son algunos de las plagas más comunes que afectan al cannabis.

Agradecimientos: Claudia Santarosa y Fede.

Referencias:

Salami. M. 2008. Cannabis sativa L., Dr. Grow´s Productions.

]]>
Wed, 29 Jun 2016 09:50:07 GMT http://www.cannabismagazine.es/digital/enfermedades-no-infecciosas-del-cannabis http://www.cannabismagazine.es/digital/canamo-como-fuente-de-cbd
El cannabidiol o CBD sigue acaparando mucha atención por sus propiedades terapéuticas, especialmente a través de casos mediáticos como los de niños epilépticos (véase Charlotte Figi en los Estados Unidos y la pequeña Graciela en México). Este tipo de casos de pacientes con síndrome de Dravet o de epilepsia refractaria tienen un gran impacto en la opinión pública, llegando a ser un factor decisivo en los recientes avances legislativos de México, Brasil o algunos estados de los Estados Unidos. Pero el CBD no sólo tiene efectos anticonvulsivos: es antiinflamatorio y neuroprotector, llegando a ser recomendado en algunos casos como un integrador alimenticio para mejorar el estado físico y psicológico en general.

Por Ramón Servia (Ingeniero Técnico Agrícola) | servia.ra@gmail.com

        El empleo del CBD con fines terapéuticos está dando lugar a un mayor conocimiento por parte del público general del conocido como “efecto carrusel” (entourage effect), esto es: que los tratamientos con extractos completos de la planta son más efectivos que aquellos en los que se emplean los diferentes compuestos cannabinoides purificados por separado. El sistema endocannabinoide todavía no se conoce en profundidad y el cannabis es una sustancia de gran complejidad, donde sus componentes interactúan entre sí y con los receptores de nuestro organismo. Por ello, los extractos de cáñamo industrial están ganando gran popularidad, dado que no tienen consecuencias psicoactivas y su empleo no produce efectos que puedan impedir la realización de las funciones habituales en un paciente. Además se pueden obtener de cultivos totalmente legales.

         En otras ocasiones hemos hablado de las variedades de cannabis autorizadas para su uso agrícola. Estas variedades certificadas apenas producen THC en su metabolismo, el límite teórico se establece en un ínfimo 0,2%, pero como se ha demostrado en diversas ocasiones el contenido final puede superar este límite dependiendo de las condiciones del cultivo y del momento de la cosecha. Los niveles de CBD en estas variedades pueden alcanzar porcentajes de entre el 1 y el 6%, por ello el cáñamo industrial es a día de hoy la principal fuente de CBD para la mayoría de los productos basados en este compuesto que están apareciendo en el mercado.

         Como norma general se acepta que aquellos productos o extractos con un contenido menor del 0,2% de THC son legales o tolerados por distintas administraciones a nivel europeo. Ahora bien, esta “legalidad” o tolerancia todavía se encuentra en una zona gris debido a que en los tratados internacionales de fiscalización de estupefacientes se prohíbe la extracción de la resina del cannabis, sin hacer distinción alguna entre el cannabis industrial y el cannabis narcótico.

         De las 52 variedades certificadas de cáñamo industrial registradas para su empleo en la Unión Europea en la directiva de la comisión europea EC 2860/2000 podemos distinguir dos tipos principales:

        Monoicas: Aquellas que presentan flores de ambos sexos en un solo ejemplar.

        Dioicas: Aquellas que presentan flores de sólo un sexo en cada ejemplar.

         Para grandes producciones (ya sea para semillas, fibra o CBD) las variedades monoicas son las preferidas por su uniformidad. De hecho, la gran mayoría de las variedades certificadas son monoicas. Pero con la popularización del cultivo de cáñamo para la producción de CBD tal vez las variedades dioicas sean más adecuadas, puesto que permiten separar los ejemplares masculinos y obtener así un cultivo de ejemplares femeninos y sin polinizar.

         Aunque partiendo de semillas certificadas se puedan obtener plantas con cierto nivel de CBD, la limitación en cuanto al contenido en THC es un lastre, puesto que el límite de 0,2% es un umbral demasiado bajo. En algunos ensayos realizados en Colorado sin ninguna limitación en cuanto al contenido en THC se han dado resultados de hasta un 18% de CBD con menos de un 1% de THC.

         La regulación europea para el cáñamo industrial sólo contempla el aprovechamiento de las semillas y de la fibra, y en ningún caso el aprovechamiento de la producción de cannabinoides. Por este motivo las variedades certificadas tal vez no sean las más adecuadas para la producción de CBD pero, desde luego, poderlas cultivar de forma abierta y legal es una ventaja enorme si las comparamos con las variedades de cannabis “comercial” y las circunstancias excepcionales que las rodean y que impiden su cultivo de forma masiva.

         En lo referente al proceso de extracción (el más delicado en todos los sentidos), partir de un material vegetal de base con un 1 o 2% de CBD hace que el rendimiento del proceso sea bastante bajo, así como que necesitemos procesar mayores cantidades de materia vegetal para obtener la misma cantidad de cannabinoides. Esto acarrea dos inconvenientes principales: por un lado consumiremos más recursos (terreno, energía, solvente, espacio de almacenaje y secado, etc.) y por otro lado podemos llegar a tener unos elevados contenidos en metales pesados, pesticidas u otros contaminantes, dado que el cáñamo es un cultivo bioacumulativo, es decir, que puede absorber estas sustancias en su organismo desde su medio de cultivo.

         Como ejemplo extremo de esta problemática expondremos el caso sucedido hace un par de años en los USA, donde una niña con epilepsia fue tratada con un extracto de cáñamo para tratar de reducir sus crisis epilépticas, pero el efecto no fue el deseado. La paciente presentó un cuadro de síntomas que encajaban perfectamente con la descripción de un envenenamiento por selenio, repitiéndose los mismos síntomas en el padre cuando éste decidió ingerir una dosis equivalente del mismo extracto.

         En los USA asumen que se puede elaborar cualquier tipo de producto derivado del cáñamo mientras se parta de la fibra, los tallos o la semilla del mismo, y aunque la fibra o los tallos contengan un pequeño porcentaje de CBD y por lo tanto sea técnicamente posible obtener CBD a partir de este material, durante el proceso de extracción estaremos también concentrando todas las impurezas, pudiendo llegar a obtener un producto tóxico en el caso de que el cultivo se haya realizado en terrenos contaminados de alguna forma o sin control en cuanto a la utilización de herbicidas y/o pesticidas.

         El empleo de cáñamo industrial para la producción de extractos ricos en CBD es plenamente viable, pero la falta de regulación y control en la producción de los mismos puede conllevar graves riesgos para los consumidores. Unas medidas básicas de control sobre cada lote de producto final o de extracción deberían incluir las siguientes analíticas:

        Microbiológico: control de la presencia de microorganismos potencialmente peligrosos para la salud, como Aspergillus o E. Coli.

        Pesticidas: control de presencia de sustancias tóxicas fruto de la deficiente gestión del uso de fitosanitarios en el cultivo.

        Residuos: control de la presencia de residuos de solventes tóxicos en el caso de utilizar técnicas que usen solventes tóxicos como butano, hexano, etc.

        Cannabinoides: aunque los cannabinoides son compuestos de muy baja toxicidad, es fundamental conocer el contenido en principios activos para poder realizar un consumo controlado y manejar la dosificación en el caso de los usuarios terapéuticos.

         De nuevo, como en el caso del autocultivo (o del cultivo colectivo de cannabis en el caso de las asociaciones cannábicas) nos encontramos con que la falta de regulación por parte de las administraciones públicas que parecen estar ancladas en su postura del avestruz, con la cabeza enterrada en la arena, puede poner en peligro a los consumidores y pacientes, puesto que aunque no haya necesariamente mala fe por parte de los productores y transformadores, la falta de controles adecuados hace que estén presentes en el mercado productos que no cumplan las condiciones básicas para su consumo.

         Es evidente que cada día que pasa surgen nuevas marcas y diferentes tipos de extractos de CBD, pero una parte de ellos no cumplen con las garantías mínimas en cuanto al etiquetado o a los controles sanitarios mínimos exigibles. De hecho, algunas iniciativas han realizado un muestreo de los productos de CBD disponibles en el mercado, realizando analíticas de cannabinoides, concluyendo que la mayor parte de los productos analizados no contienen las cantidades de cannabinoides que declaran en su etiquetado e incluso algunos de ellos no contienen cannabinoides en absoluto. Así lo publicó la agencia de seguridad alimentaria federal de los USA (FDA) en una carta publicada hace unos meses en los que instaba a los productores a rectificar las falsas indicaciones que incluían en las etiquetas de sus productos.

         El CBD es un fenómeno en claro auge, en las ferias sectoriales es cada vez más habitual encontrar este tipo de productos, pero es una industria que se encuentra todavía en fase de desarrollo por lo que es de esperar que en el proceso de maduración de la misma se vayan eliminando estos defectos.

         Por supuesto merece especial atención el caso de los productos destinados a tratar alguna dolencia, dado que la mayoría de pacientes tienen sus defensas naturales en niveles muy bajos y serían especialmente sensibles a cualquier contaminante que pueda contener un producto de este tipo. Si las entidades oficiales (especialmente la agencia española del medicamento o la agencia de seguridad alimentaria) siguen obviando la realidad, deberemos ser nosotros mismos los que tengamos que tratar de ser lo más rigurosos posible a la hora de cultivar, procesar, extraer y dispensar cualquier producto cannábico susceptible de ser destinado al consumo por motivos terapéuticos o recreativos.

]]>
Mon, 20 Jun 2016 11:19:31 GMT http://www.cannabismagazine.es/digital/canamo-como-fuente-de-cbd http://www.cannabismagazine.es/digital/importancia-de-los-materiales-en-vaporizadores
Ante la avalancha de nuevos vaporizadores, este mes nos centraremos en los materiales usados para su fabricación, ya que en multitud de ocasiones me encuentro con consumidores medicinales que vaporizan con máquinas de vapor muy poco saludables.

por Raro Genetics, @raroweed

Vaporizar… ¿a cualquier precio?

Cada vez son más los nuevos modelos de vaporizadores que salen al mercado, hecho que ha provocado una alta competitividad entre los fabricantes de las máquinas de vapor, que intentan abaratar costes para ser competitivos. Este abaratamiento en los costes está provocando que los materiales usados en la fabricación de ciertos vaporizadores de gama media-baja no dispongan de una calidad y garantía que aseguren su salubridad.

Otro hecho destacable provocado por esta competitividad es la copia de modelos entre marcas, pudiendo encontrar vaporizadores muy similares en los que aparentemente su única diferencia es la marca que lo comercializa. En cambio, cuando investigamos más a fondo, nos damos cuenta de que los materiales usados son de escasa calidad, cambiando la cerámica por plástico y el titanio por metales de dudosa procedencia.

A causa de estos hechos, cada vez es más común ver cómo consumidores medicinales (debido, sobre todo, a una limitada economía) utilizan máquinas de vapor de una calidad cuestionable que pueden llegar a empeorar su salud. Algo extremadamente peligroso ya que el vapor producido por estos vaporizadores, además de ser de escasa calidad, rezuma vapores tóxicos producidos por los plásticos y piezas metálicas al ser expuestas a altas temperaturas.

Materiales recomendados para la vaporización

Para evitar estos vapores tóxicos y asegurarnos un sabor óptimo de nuestras esencias, al adquirir un vaporizador observaremos que las piezas que están en contacto con las esencias y el vapor estén fabricadas en alguno de los siguientes materiales:

  • Cristal de borosilicato: El borosilicato es un vidrio que tiene óxido de boro en su composición química en proporción suficiente para dotarlo de propiedades químicas y físicas diferenciadas de los demás tipos de vidrios. Los cuatro fabricantes más conocidos de este material son Duran, Kimax, Pyrex y Simax, aunque el más utilizado en la fabricación de las máquinas de vapor es él producido por Pyrex. El Pyrex es conocido por muchos como un tipo de cristal y no como un fabricante de él. Su popularidad se debe a una gran resistencia ante los golpes y a su durabilidad.

Debido a su mayor resistencia al choque térmico es de uso común como material de laboratorio. Al ser un material neutro no alterará el sabor de nuestras esencias.

Otra curiosidad de este material es que cada vez está más extendido su uso, sobre todo por la aparición de nuevos artistas del cristal que están realizando auténticas obras de arte siendo además funcionales.

Tampoco podemos olvidar que este material es la base para hidratar el vapor, ya que el cristal es usado como contenedor (ya sea en forma de pipas, bongs u otros utensilios) para albergar el agua que hidratará nuestro preciado vapor, potenciando su sabor además de suavizar el vapor.

Gracias a estas características y cualidades, el vidrio de borosilicato fue el material usado por Eagle Bill para fabricar el primer vaporizador moderno: la pipa Eagle Bill.

  • Cerámica: La cerámica se basa en fabricar objetos en arcilla u otro material cerámico por acción del calor, convirtiéndolos en piezas de terracota, loza o porcelana entre otras. En la actualidad también se consideran cerámica las piezas fabricadas en otros materiales mediante la aglutinación por calor. Estos peculiares materiales cerámicos son usados sobre todo para el recubrimiento de metales, para así encapsularlos y que de esta forma el metal no esté en contacto con el vapor o las esencias.

La principal característica de los materiales cerámicos es su alta resistencia al calor. Gracias a esta cualidad podemos vaporizar a altas temperaturas sin correr el riesgo de inhalar vapores producidos por la cerámica, asegurándonos tanto un vapor de calidad como un sabor sin alterar.

Otra cualidad destacable sería su gran capacidad para mantener una temperatura estable, consiguiendo con ello producir un vapor muy parecido, sin picos de temperatura. Esta ventaja se convierte en un inconveniente a la hora de calentar y enfriar, ya que el proceso es más lento si lo comparamos con materiales como el cristal o acero de grado quirúrgico.

Junto al cristal es el material usado tradicionalmente para fabricar las Shishas. Estos peculiares vaporizadores no sólo se utilizaban para degustar hierbas, ya que durante siglos han sido varias las culturas que lo usaban como símbolo de riqueza, la cual llegaban a medir por la calidad y singularidad de la Shisha que usaban para vaporizar sus hierbas.

  • Titanio: es un metal de transición de color plata. Destaca tanto por su resistencia mecánica como por su resistencia ante la corrosión. Esto hace que las piezas fabricadas en titanio sean casi indestructibles, asegurándonos una vida útil mucho más larga, aun comparándolo con materiales como el acero o las siliconas de grado médico. Gracias también a su resistencia contra la corrosión, estas piezas no sufrirán ningún desgaste, haciendo que funcione como si fuese el primer día a pesar de haberla utilizado de forma intensiva.

Otra de sus cualidades estrellas es su gran resistencia al calor, pudiendo trabajar a altas temperaturas, superando incluso los 250 grados Celcius, sin que rezume ningún tipo de vapor insalubre. Hecho muy valorado especialmente por los amantes de las extracciones.

La única desventaja que nos ofrece este material es su gran resistencia térmica, algo que ralentiza el proceso de calentamiento. Esta desventaja, al igual que ocurre con la cerámica, se convierte en una gran virtud una vez tengamos caliente el titanio, ya que ofrece una gran estabilidad en la temperatura y por consiguiente un vapor muy estable desde la primera hasta la última inhalación de nuestras esencias.

Debemos destacar que, ante el boom del uso del titanio, son varias las calidades que podemos encontrar en el mercado, aunque personalmente recomiendo el titanio de grado quirúrgico ya que nos asegura una alta calidad, compensando su elevado precio.

  • Silicona y compañía: es un polímero inorgánico, constituido por una serie de átomos de silicio y oxígeno alternados. Dentro de las siliconas o plásticos los podemos encontrar de múltiples cualidades, yendo desde los desaconsejables plásticos de dudosa fabricación, hasta las siliconas más salubres y aconsejables como son las de grado alimentario o, de nuevo, las de grado médico.

La principal diferencia entre estas siliconas es su resistencia térmica, ya que las de grado médico son capaces de soportar hasta 250 grados Celcius. En cambio, la silicona de grado alimenticio no resiste más de 200 grados Celcius, llegando a desprender vapores si superamos esta temperatura.

Otra de las diferencias la podemos encontrar a la hora de la limpieza, ya que los plásticos y siliconas de grado médico los podemos limpiar con alcohol isopropílico sin correr el riesgo de dañar la silicona. Sin embargo, la silicona de grado alimenticio no soporta la limpieza con este alcohol, ya que puede verse dañada por la corrosión.

Este hecho nos brinda la posibilidad de comprobar qué tipo de silicona o plástico estamos usando, algo especialmente valorado por los consumidores medicinales que deben asegurarse el uso de materiales neutros.

Estos materiales nunca son usados para la fabricación de la cazoleta, principalmente por su corrosión ante las altas temperaturas, quedando su uso restringido sólo a la fabricación de tubos y conexiones por las que circulará el vapor.

  • Acero de grado quirúrgico: es una variación de acero común, compuesto en la mayoría de las ocasiones por una aleación de cromo, molibdeno y níquel. Esta singular aleación hace que el acero se torne mucho más resistente al calor y la corrosión, otorgándole además un acabado más suave y pulido.

Este material es el usado para la fabricación de bisturís y material hospitalario ya que, al ser neutro, no provoca reacciones alérgicas. Esta neutralidad hace que el acero no desprenda vapores perjudiciales para nuestra salud pese a vaporizar a altas temperaturas.

Aunque este material ofrece multitud de ventajas (entre ellas que es un material poco costoso) poco a poco se está sustituyendo por el titanio. Esto es debido a que el acero de grado quirúrgico es menos resistente al desgaste que el titanio por lo que, a pesar de ser más barato, a largo plazo tendremos que remplazar las piezas fabricadas en acero, hecho contrario al ocurrido con el titanio, el cual difícilmente tendremos que reemplazar.

  • Madera: Siempre que hablo sobre la madera como material para la fabricación de vaporizadores son muchas las voces que refutan mi opinión. Esta situación viene provocada por la singularidad de la madera, ya que al ser un material poroso siempre deja un regusto a ella en nuestro preciado vapor. Sin embargo, para muchos vaporetas esta singularidad es muy apreciada, ya que si la madera es de alta calidad le da unos matices muy especiales al vapor. Este hecho es algo muy similar a lo ocurrido con el vino cuando es curado en barricas de madera.

Este material noble, aunque puede alterar el sabor de nuestro vapor, no produce vapores perjudiciales para la salud, siempre suponiendo que se trata de madera de alta calidad y, en ningún caso, usándola de cazoleta directamente, ya que correríamos el riesgo de que la madera combustionase.

Las maderas más usadas para la vaporización son el cerezo, el nogal y el arce.

  • Polimetilmetacrilato: Este es un material nuevo que está revolucionando el mundo de la vaporización, sustituyendo sobre todo al cristal. Tienen un gran parecido estructural, aunque el polimetilmetacrilato es mucho más resistente, pudiendo compararse incluso con el titanio.

Dicho material es usado en medicina para la fabricación de prótesis, aunque su uso está extendido en multitud de campos, fabricándose con él incluso las vallas de hockey hielo.

A pesar de haber multitud de fabricantes de este material, el más conocido es Plexiglás. Siendo tal su popularidad que pocos conocen el nombre científico de este material sustituyéndolo por su nombre comercial.

Conclusiones

Ahora que ya conocemos los materiales más recomendables para la vaporización, os animo a que antes de comprar un vaporizador os aseguréis de que los materiales usados para su fabricación no sean de mala calidad y/o tóxicos. No os dejéis llevar por la apariencia exterior ya que hay multitud de modelos igual de bonitos por fuera, pero que en su interior dejan mucho que desear. Esto se ve reflejado en un vapor de baja calidad que puede perjudicaros.

No podía terminar esta peculiar guía sobre materiales idóneos para la vaporización sin recalcar que no debemos vaporizar a cualquier precio. No ahorréis unos euros a costa de vuestra salud. Si no disponéis de presupuesto para la adquisición de un buen vaporizador es mejor que combustionéis, ya que el uso de materiales de dudosa calidad es aún más perjudicial que la propia combustión.

¡Yo vaporizo!

]]>
Tue, 14 Jun 2016 09:21:16 GMT http://www.cannabismagazine.es/digital/importancia-de-los-materiales-en-vaporizadores http://www.cannabismagazine.es/digital/domotica-cannabica-para-principiantes
Por Jim ContainerHunter

Uno de los planteamientos que más a menudo escucho de boca de los cultivadores principiantes es el de “germino las semillas en febrero o a principio de marzo para tener plantas grandotas y, si hace falta, las meto dentro de casa todas las noches para regularles el fotoperiodo y que se pongan a cogollar antes y cosecho más pronto y me atrevo con las Hazes”. Más aún, alucino -sin necesidad de ayudas humeantes- de todas las veces que lo he oído. Sobre todo porque tan noble planteamiento está de antemano condenado al fracaso.

 Porque al final siempre hay algo que falla, algún día en que todo se va al traste. Siempre hay alguna tarde en que te tomas más cañas que de costumbre y llegas a casa a las tantas (y a cuatro patas), en que triunfas y ligas (¡bieeeenn!) y duermes (calentit@) en una casa y una cama que no son las tuyas, en que se tuerce el trabajo y sales de él a las tantas, o te lo cambian de turno -cabrones-, en que hay alguna incidencia familiar, en que el coche o la moto de dejan tirado… al final la jodes, colega. Si a eso añadimos que la mayor parte de porrer@s solemos ser una panda de juerguistas, peor vamos.

 Por eso recomiendo automatizar dicho proceso. Por la misma razón por la que insto a hacerlo con los riegos para quien cultive en huerto, terraza o incluso guerrilla (y lo aprendí por las malas, de la propia experiencia y la de las canna-amistades), pues siempre te sale algún concierto, acampada, cena, macro-festival, fin de semana por ahí, fiesta, coito inesperado, cumpleaños… Se te quedan las plantas unos días sin regar, acaban palmando o chuchurriéndose y todo tu esfuerzo ha sido en vano; el año siguiente te obcecas y te quedas sin vida social, con lo que acabas odiando a tus marías en vez de amarlas, lo cual no mola nada si no todo lo contrario, qué mal.

 Por tanto, lo suyo es recurrir a la ayuda de la noble ciencia de la Domótica, o sea, automatizar las cosas en las casas. El palabrejo puede sonar a instalaciones carísimas para multimillonarios, pero no es así en absoluto.

TUNEA TU TERRAZA
 Si tienes una terraza mínimamente en condiciones, ponerle un toldo casi no te cuesta pasta pero el esfuerzo de correrlo a mano -con perdón- todas las tardes dos horas antes de que anochezca sí que te puede complicar la vida. El caso de tener las plantas al lado del ventanal es más claro todavía porque todo el mundo tiene persianas en su quelfo ¿no?

 Así pues, lo suyo es motorizar dicho toldo y/o las citadas persianas. Hay empresas especializadas en instalaciones así, y feliz tú si tienes el suficiente presupuesto. No obstante, dada la actual crisis económica generalizada, lo suyo es que te lo bricoles tú a nada que seas mínimamente manitas. Tampoco te va salir tan caro.

 Piensa en las ventajas que te puede traer tener un invernaderete en un cacho de huerto o en la azotea al que puedas gestionar casi como un indoor. Te lo construyes con plásticos “a lo Almería” y ya está, cuatro perras. Si, además, le pones unas cuantas luces con horarios de encendido y apagado controlados, puede ser la bomba. Y si además le añades un calefactor para cultivar también en invierno, ni te quiero contar.

 Que sí, que es fácil. No tienes más que meterte un ratito en internet, tras fumarte el trocolillo correspondiente (no es indispensable, pero te lo vas a pasar mejor) para descubrir que hay empresas españolas como Edemotors, Domolandia o Domoticus que te venden los componentes o incluso kits completos para instalar. Luego, con conectarlos a un sencillo temporizador, lo tienes hecho. (1)

 Si te pones un poquito virguero, un poquito nada más, puedes computerizar el proceso. No debería ser complicado que te bajaras los programas de internet, pero a nada que pilotes un mínimo de programación (o, en su defecto, tengas al coleguilla enterao correspondiente) puedes utilizar para ello cualquier ordenador viejo. Narices, la aplicación requiere tan poca potencia computacional que te puede valer de sobra hasta un Sinclair Spectrum o un Commodore 164 de los antediluvianos (2).

UN MUNDO DE POSIBILIDADES
 Imagínate las ventajas. Si quieres mantener a las plantas en fase vegetativa cuando hay menos de 12 horas de luz solar haces que las luces (mejor si son LED, duran más y gastan menos. Y no veas cómo están bajando de precio), haces que se enciendan una o dos horas antes del amanecer y/o se apaguen una o dos después. Tampoco tienen que tener los watios de las de un indoor, primero porque se cantearán cosa mala a cientos de metros de distancia (los vecinos se coscarán y o sufrirás robos o te encalomará la pasma) y segundo porque tan sólo necesitas tenerlas un poquito puteaditas en materia de fotoperiodo, lo justo para que no cogollen, nada más.

 En el caso de que quieras ponerlas a florecer si hay más de 12 horas de sol, lo mismo pero al revés. Lo dejas todo programadito para que el toldo destape el hábitat una o dos horas después del amanecer y/o lo tape una o dos antes del anochecer, y ya está. Eso sí, piensa que además del toldo enrollable (tipo stor) del techo tendrás que poner otro/s en los laterales para que la oscuridad sea total, la cosa no va sólo de quitarles algo de luz, sino toda. Por no hablar de que estás eliminando cualquier problema de contaminación lumínica al tapar a terraza por la noche (no te van a afectar ni las farolas ni la Luna), con lo que cosecharás antes y mejor.

 También puedes aprovechar la jugada para quitarles algo de luz solar y calorazo si vives en una zona de calorazo tremebundo y solanera inclemente, haciendo que el toldo (sólo el de arriba) se despliegue en mitad del mediodía. Las plantas no lo interpretarán como interrupción del fotoperiodo porque les seguirá entrando suficiente luz por los laterales.

 Poniéndote un poquito más virguer@, un poquito sólo, aumentas la flexibilidad operativa. Si pones dos toldos independientes, uno encima del otro, uno puede ser de una simple gasa, que reducirá la intensidad solar y el torrao a mediodía y te permitirá cultivar genéticas más delicadas. También puedes tener la terraza abierta o estar funcionando en un huerto y tener montado el sistema sólo para que se despliegue un plástico transparente protector cuando llueva (los lluviones joden los tricomas) o haya vendavales y, más importante aún, para proteger a las plantas del granizo. (3)

 Ya puestos, le pones un calefactor conectado a un simple sensor de temperatura y puedes usar la terraza invernaderizada para cultivar en invierno, aunque tendrás que asumir que la cosecha será más humilde por la menor intensidad de los rayos solares. Y puede que ni siquiera necesites el sensor si dicho calefactor tiene una rueda de control de temperatura mínimamente sensible.

 Sigue imaginando y deja de ponerte bizc@ (y pasa ya el verrugo, que güele a uña). Coñectar la instalación a un sensor de temperatura te protegerá la plantación de las heladas a traición. Y si la casa es tuya, por herencia o duro currelo de años, tendrás dos o tres cosechas al año, y además con mayores posibilidades de éxito. También, aunque más caro, puedes instalar un doble acristalamiento de los de verdad (4). Si sigues evolucionando puedes ponerle unas luces de interior para cuando esté cerrado, y sólo tendrán que estar encendidas dos ó cuatro horas al día porque el resto correrá a cargo del Astro Rey/Lorenzo, cuyo disfrute es gratuito (podrás dejarlas en ciclo completo los días de niebla o nubarrones); tendrás cuatro ó cinco cosechas al año como buen indoorero. Forra en tal caso la cara interna del toldo con mylar reflectante, también puedes sustituir entonces el toldo por una lámina de plástico para que el motor sufra menos si empezaste con uno de lona gorda.

 ¿Seguimos? También existen asequibles periféricos que te permiten darle órdenes a los paratejos a distancia, incluso desde la otra punta del planeta, bien con un ordenata portátil o el del currelo o con un simple teléfono móvil. Y te valen para la calefacción de la casa, la chimenea, los grabadores de DVD y MP3, el equipo de música…

 ¡Que no te asustes, leñe! Métete en internet y busca foros de domotiqueros, como www.proyectosdomotica.com, www.forosdeelectronica.com, www.electronicafacil.net/foros o www.soloarquitectura.com/favoritos/domotica.html, y verás que todo esto está chupao. Y que hay bastantes paratitos que te puedes fabricar tú mismo con un soldador de estaño, unas resistencias y condensadores y un par de chips. (5)

 Si todavía estás asustadit@ de lo que has leído, cobardica, piensa (ya empezamos con los problemas…) que nada de esto es tan complicado, jobar. A fin de cuentas, todo puede resumirse en “si quieres controlar los fotoperiodos de tu terraza, tu balcón o un cacho de tu huerto ponle/s un toldo corredero motorizado o motoriza la persiana y automatiza los tiempos de correrse y descorrerse -con perdón-, que es todo barato y fácil; y ya puestos pon también unas lucecitas y un calefactor y automatiza cuando se encienden y/o apagan, que vale dos perras y es más fácil todavía”. No es para tanto ¿no? Montar un indoor bueno es más complicado. Y muchos riegos por goteo llevan temporizador.

 Y acaba de leer esta entreguita de esta humilde serie con todo el tueste que llevarás encima, so drogota, coscándote de que la cannabicultura es un campo tan amplio del saber que tiene puntos en común con otro montón de ciencias aplicadas. No sólo con la bioquímica, la drogofilia, la psiconáutica y la agricultura, o la botánica y la floricultura, por un lado, y la genética y las Leyes de Mendel, por otro. También con el senderismo o hasta el alpinismo si cultivas en guerrilla, con la luminotecnia si lo haces en indoor, con los acuarios y la piscicultura si te dedicas a la acuaponía y la bioponía (o simplemente pones un dispensador de nutrientes sólidos o un calentador de acuarios al tanque de riego), con la delincuencia y la criminología (tristemente) porque la legislación está fatal hecha y hay que esconderse de las fuerzas del Orden Público para algo tan sano y natural como emporrarse, con el derecho porque el abogado tiene que defenderte si te trincan -en cuyo caso eres un/a gañán/ana-, con la medicina y la farmacéutica si te cannabizas para paliar tus dolencias, con la etnografía si te interesa cómo se coloca la peña por el Mundo, con los viajes y el (eco)turismo si te llama la atención el strainhunting, con la gastronomía si te va la cocina mariana, con el asociacionismo, con la cata, con la historia si lees los artículos de Isidro Martín Gutiérrez, con la cosmética si usas colonias, champús, cremas o hidratantes de cáñamo, con los procesos industriales por lo del cáñamo textil… incluso con la antrología (que es el estudio de los antros, no hay que confundirla con la antropología aunque estén intrínsecamente conectadas, o con la ornitología y la faunística porque en dichos antracos hay cada ejemplar de pseudoser…), la música por lo de fumar en los conciertos y la sexología y el porno por eso de quilar tod@ puest@. Así pues, una ciencia más p’al grilo cultural del fumeta.


1 – Recomiendo en tal caso uno digital y actualizarle los programas cada 10 días ó 2 semanas para corregir las variaciones de los horarios solares durante el año. Aunque eso dependerá de qué menús tenga el temporizador, los hay muy completitos.

2 – En ese caso el único problema que tendrías sería adaptar los periféricos para recibir órdenes de los puertos serie o paralelo del paleo-ordenata. Y los ordeñadores antiguos salen casi gratis y tienen muchas más posibilidades de las que piensas ¿Sabías que los ordenadores que se instalaron inicialmente en el telescopio Hubble eran de tipo ¡¡¡286!!! ?

3 – Si me sabré yo de cultivadores cuya cosecha se ha ido a la porra por culpa de las puñeteras granizadas de mayo, cagüenlá…

4- Mejor aún si el espacio entre ambos cristales está relleno de argón, sólo cuesta un poco más y no veas que aislamiento -térmico y acústico- proporciona. Además, el doble acristalamiento es un anti-ladrones de lujo, documéntate leyendo el inmejorable Diario de un ladrón del inglés Danny King (qué gozada de libro).

5- Hasta un chavalete de 15 años con un mínimo de inclinaciones puede hacerlo ¡Dale caña a algo por primera vez en tu vida!

]]>
Mon, 13 Jun 2016 08:23:19 GMT http://www.cannabismagazine.es/digital/domotica-cannabica-para-principiantes http://www.cannabismagazine.es/digital/la-alternariosis-y-el-cannabis
A lo largo del año pasado hemos ido estudiando algunas de las enfermedades del cannabis más frecuentes en los cultivos españoles y hemos llegado casi a su fin. Para terminar con esta primera entrega de enfermedades vamos a estudiar un último patógeno que afecta los órganos aéreos del cannabis y que es responsable de la enfermedad conocida como la Podredumbre Negra o Alternariosis; este microorganismo es el hongo fitopatógeno Alternaria spp.

Por Massimiliano Salami (drgrow)

La Alternaria spp.

En el género Alternaria nos encontramos con especies cuyos hábitos tróficos varían entre ellas, hay especies saprófitas, pero las especies de Alternaria que afectan al cannabis vivo son fundamentalmente necrótrofos oportunistas.

La alternaria es un género dentro del grupo de los hongos imperfectos, y como sabemos, los miembros de este grupo se distinguen de otros individuos del reino fungi por no tener ciclo sexual (o se desconoce). Por eso su multiplicación es puramente vegetativa a través de formaciones miceliares cargadas de conidios, este conjunto observado desde cerca parece un tapiz de fieltro de color negro.

La Alternaria causa enfermedades en muchos tipos de planta, tanto anuales como perennes. En los cultivos comerciales de hortalizas es una especie bastante conocida y su control suele realizarse a base de fungicidas químicos, algo impensable en el cultivo de Cannabis sativa L.

Las infecciones causadas por estos patógenos en el cultivo de cannabis no suelen ser tan graves como las causadas por otros hongos que hemos ido estudiando en esta sección, como por ejemplo la Botrytis cinerea o el Fusarium spp.. Con esto no se quiere disminuir el grado de alerta, simplemente avisar que un ataque grave de Alternaria spp. sólo puede ser causado por una mal estado fisiológico de las plantas, al ser éstos fitopatógenos prácticamente oportunistas.

Los síntomas causados por estos hongos pueden ser muy variados, lo normal es que se presenten en forma de manchas foliares o tizones; primero enferman las hojas más viejas y si las condiciones son propicias para su evolución, la infección puede extenderse hacia zonas de nuevo crecimiento, sobre los tallos, e inclusive sobre las cimas florales (cogollos). La Alternariosis es una enfermedad que no sólo afecta a plantas adultas durante la fase de floración, también ataca a plantas en vegetativo con deficiencias nutricionales. Si las condiciones son buenas es responsable del ahogamiento de las plántulas en los semilleros y en bancos de enraizado.

Biología de la Alternaria spp.

A continuación vamos a establecer la clasificación taxonómica de las especies de Alternaria que atacan con más frecuencia a los cultivos de cannabis españoles para posteriormente dar una visión generalizada de cada una:

Clasificación taxonómica de la Alternaria

Reino Mycetae
Subdivisión DEUTEROMYCOTINA
Clase HYPHOMYCETES
Orden Hyphales
Género Alternaria
Especies

Alternaria alternata

Alternaria solani

Las principales especies que causan la Alternariosis en los cultivos del cannabis son los patógenos Alternaria alternata, responsable de la enfermedad conocida como el Tizón Temprano de las hojas y el patógeno Alternaria solani responsable de las manchas foliares tipo “diana”.

Síntomas de la enfermedad

Ambas especies del género Alternaria, causan sobre el cannabis manchas foliares, generalmente circulares o angulares de color oscuro. Frecuentemente delimitadas por la venas.

En el caso de la especie Alternaria solani cuando estas manchas tienen un tamaño aproximado de 3-6mm, es posible observar la expansión intercelular del patógeno en forma de anillos concéntricos. En ambas especies suele aparecer un halo clorótico alrededor de la lesión.

Morfología del patógeno

Distinguir las distintas especies de Alternaria con exactitud no es tarea simple, la observación microscópica del conjunto micelio-conidio y conidios es fundamental.

La especie Alternaria solani produce conidios multicelulares de color pardo oliváceo, raramente dispuestas en forma de cadenas o “collar de perlas”. Además los conidios de esta especie se caracterizan por poseer un pico más marcado, de longitud igual o mayor que el cuerpo de la espora. Esta característica es útil para la diferenciación de las especies.

La especie Alternaria alternata es un saprófito de los tejidos necróticos pero también puede atacar al follaje y en situaciones extremas a las cimas florales cuyos síntomas son similares a los del Moho Gris (Botrytis cinerea) aunque la coloración del micelio no es marrón o gris sino negra.

Los síntomas más comunes son los tizones foliares, áreas de tejido necrótico de color oscuro: los tizones, zonas necróticas grandes, se caracterizan por estar delimitados por las nerviaciones foliares. Esto indica la poca fuerza que este hongo posee. A veces los síntomas visuales no son debidos a la acción necrótica del hongo, sino a las toxinas que sintetizan estas especies y que mata a las células del huésped.

Estos patógenos son débiles, es decir, atacan a las hojas más viejas, más sensibles, para posteriormente ascender hacia zonas más nuevas del vegetal. La alternaría puede penetrar en la planta directamente, aprovechando las heridas causadas por las plagas o accidentalmente.

Como se ha visto, muchas especies de Alternaria son principalmente saprófitas y frecuentemente son hongos contaminantes. Se desarrollan sobre tejidos vegetales muertos, así que raramente atacan al cannabis en pleno desarrollo vegetativo, pero si las condiciones son muy favorables, como plantas con poco vigor, con deficiencias nutricionales, deficiencias lumínicas, exceso de humedad, o una afección por otros patógenos la Alternaria puede ser muy destructiva.

Ambas especies se caracterizan por generar esporas asexuales sobre las hifas que se encuentran libremente expuestas a la atmósfera.

Las especies de Alternaria invernan en forma de micelio en los restos de plantas infectadas o en forma de esporas en semillas. Estas esporas suelen ser la causa del ahogamiento de las plántulas durante la geminación.

Las esporas de Alternaria están presentes en el aire y su dispersión es llevada a cabo por las corrientes de viento. Las lluvias favorecen la caída de estas esporas, que arrastradas por las gotas se depositan sobre las plantas. Las condiciones de elevada humedad favorecen la germinación de las esporas y la debilidad de la planta, condiciones que aprovecha este patógeno para penetrar en el interior de las hojas. El micelio rápidamente coloniza el tejido vegetal y si las condiciones son buenas se reproduce, formando más micelio y las esporas asexuales.

Las estructuras que soportan las esporas son muy frágiles, el viento y las salpicaduras de agua hacen que se desprendan los conidios y se dispersen por los cultivos, propagándose así la enfermedad.

Métodos de control

Los métodos de control propuestos para esta enfermedad se basan en técnicas preventivas, ya que como bien sabemos, los tratamientos curativos para este cultivar deben ser restringidos sólo para aquellas materias activas que tenga un plazo de seguridad conocido. “… y cuales son esas??¿?;

Las labores preventivas más comunes realizadas en los cultivos de cannabis para el control de la Alternaria son:

El empleo de semillas libres de patógenos. En el caso de cultivar en interior, un buen sistema de ventilación será fundamental para evitar condiciones estancas, ya que estas son ideales para el desarrollo de ésta y otras enfermedades del cannabis. Además la colocación de un filtro en la entrada de aire, reduce sustancialmente la entrada de esporas de Alternaria y otras al cuarto de cultivo.

Una nutrición mineral equilibrada, una iluminación suficiente, intervalos de riego adecuados, hacen que la planta sea más sana y fuerte; en general hay que evitar en lo posible toda situación que pueda causar estrés al vegetal, esto hará que las plantas sean más resistentes a los ataques de Alternaria.

Además de las técnicas preventivas arriba expuestas, la aplicación de microorganismos antagonistas como el Bacillus subtilis ha demostrado ser bastante eficaz en la prevención de estos hongos imperfectos, por tanto es recomendable su uso durante el vegetativo y desde el comienzo de la prefloración.

Por último si nuestro cultivo ha sufrido un ataque de Alternaria la primera acción que se deberá realizar será sanear el cultivo, es decir, eliminar todos los focos infecciosos con mucho cuidado para no dispersar aún más la enfermedad.

Agradecimientos: Claudia Santarosa, Fede (Dr. Grow´s Productions) y José “El Maestro” por el dibujo.

Referencias

[1]    McPartland J.M., Clarke R.C. & Watson D.P. 2000. Hemp diseases and pests. Management and biological control. CABI Publishing.

[2]    Salami M. 2008. Cannabis sativa L., Dr.Grow´s Productions.

[3]    Salami M. 2010. Enfermedades infecciosas. Cannabis Magazine nº70.

[4]    Salami M. 2010. Efecto del ambiente sobre las enfermedades del cannabis. Cannabis magazine nº73.

[5]    Salami M. 2010. Hongos patógenos del cannabis. Cannabis magazine nº77

[6]    S.E.F. 2000. Patología Vegetal, Mundi-Prensa y Phytoma.

]]>
Wed, 08 Jun 2016 09:09:54 GMT http://www.cannabismagazine.es/digital/la-alternariosis-y-el-cannabis http://www.cannabismagazine.es/digital/variedades-ricas-en-cbd
Hace algún tiempo, un muy buen amigo me dio a probar una flor diferente. Se trataba, en aquel caso concreto, de una variedad rica en CBD. También me aconsejó sobre cómo consumirla, advirtiéndome que para notar sus efectos de forma clara debía fumarla en un momento de serenidad en el que no hubiera fumado o vaporizado previamente variedades ricas en THC, y así lo hice. Al día siguiente cuando me levanté me fumé el porro.

Por Fabini di Caprius

Soy una persona un poco ansiosa, así que algunos híbridos y sativas de efecto excitante o estimulante me sientan bastante mal. La variedad que me dio en ese momento llevaba Haze en su piscina genética, con lo cual me daba bastante reparo probarla por si me producía dolor de estómago, algo que me ocurre de forma habitual cuando consumo variedades de este tipo.

Al rato de haber fumado comencé a sentir los efectos. Según mi percepción personal (recordemos que el efecto de los cannabinoides puede variar dependiendo de quién los consume), aquella variedad conservaba la sensación euforizante y alegre de una buena sativa, pero en ningún momento sentí dolor alguno en el estómago, ni la típica excitación nerviosa que provocan algunos híbridos Haze. Ésta fue mi primera experiencia con CBD (cannabidiol) y con las variedades CBD-rich.

Tengo que reconocer que soy un entusiasta del THC y de las variedades índicas que te dejan tirado en el sofá, pero este nuevo tipo de cannabis con distintos ratios de CBD y THC comenzó a intrigarme profundamente. Al día siguiente por la mañana volví a repetir esta experiencia con otra variedad rica en CBD.

¿Qué es el CBD o cannabidiol?

El CBD es el segundo cannabinoide que más presente está en la resina del cannabis. El primero, como debes imaginar, es el THC. El cannabidiol no tiene efectos psicoactivos, sin embargo, parece tener un gran valor terapéutico y se recomienda para aliviar algunos males, como algunos dolores o la ansiedad.

A pesar de toda esta revolución del CBD que se está extendiendo a nivel mundial, recuerdo que hace algunos años (más o menos una década) en algunos catálogos de las casas de semillas de aquel entonces ponían el porcentaje de CBD que daba de media cada variedad. Al poco tiempo dejó de hacerse y se prestó atención a subir los niveles de THC, así que la posterior crianza cannábica se dedicó a incrementar sus niveles en las nuevas cepas, dejando de lado el CBD, puesto que las hacía menos psicoactivas.

Buscando información y cayendo en una web sobre CBD, leo que en 1940 hubo dos estudios independientes sobre el aislamiento de este cannabinoide. Como dato interesante también figura que no fue hasta 1963 que Mechoulam R. y Shivo Y. descubrieron la estructura química del cannabidiol. Un año después, en 1964, Gaoni Y. y Mechoulam R. pudieron descubrir la estructura química del THC. Estos dos hitos marcaron el comienzo de la farmacología cannábica moderna.

Pero Fabini… ¿qué pasa con la genética?

El CBD suele darse en grandes cantidades en las variedades de cáñamo industrial, ya que para que el cáñamo pueda cultivarse legalmente a nivel industrial no debe sobrepasar el 0,2% de THC (siendo una cantidad ínfima y condenando a quienes alcanzan niveles de, por ejemplo, 0,82%, cuando los frutos siguen sin ser en absoluto psicoativos). Por eso las selecciones que se hacen con ese fin descartan los ejemplares que aumentan la cantidad de THC, quedando los demás cannabinoides sin controlar. Actualmente, en el mercado de las semillas de marihuana, podemos encontrar variedades ricas en CBD con diversos ratios de CBD y THC, es decir, con porcentajes variables de ambos cannabinoides. Las hay desde 1:1 hasta 1:3 o más, donde 1 es el THC y 3 es el CBD.

Parece que en algún momento se comenzaron a registrar niveles muy elevados de CBD en algunos ejemplares que ya estaban en el mercado. A raíz de ahí comenzó una cría selectiva buscando potenciar la producción de este cannabinoide. Hace relativamente poco que ha comenzado esta nueva etapa del cannabis comercial, y aún cuesta encontrar información al alcance del gran público sobre cómo se ha llegado a estabilizar la presencia de CBD en las nuevas variedades. Una de las excepciones que confirman la regla es CBD-rich.org, por si queréis echar un vistazo.

Parece ser que todo comenzó con un cruce del que su descendencia arrojaba un porcentaje de CBD elevado. Este resultado se obtuvo por casualidad, ni siquiera se estaba buscando algo parecido. Lo cierto es que para los que estamos a pie de calle la información sobre la crianza de este tipo de variedades no abunda, y parece que hay cierto secretismo al respecto. Solamente tienes que intentar hacer una búsqueda en internet y verás cómo aparecen decenas de sitios acerca de los efectos del CBD, páginas que venden productos derivados del CBD, etc., pero en ningún momento aparece ningún artículo o mención acerca de cómo estabilizar estas variedades.

Hay quien dice que la propiedad de mostrar CBD se transmite por los genes del padre. Esto quiere decir que el parental masculino deberá contener altos niveles de CBD para transmitirlos a la descendencia (una vez fijado el rasgo podría feminizarse). Éste es un dato que hemos comentado varias veces en familia, y que realmente no sabemos si será así o si simplemente es que todavía muy pocos conocen la lógica real de cómo funciona a nivel genético la herencia de esta propiedad que produce grandes cantidades de CBD en los individuos.

A nivel personal no he realizado todavía ningún cruce completo por mí mismo para ver cómo se hereda esta propiedad. Sin embargo, mi buen amigo (el mismo que me dio a probar las variedades ricas en CBD), ya ha realizado tres generaciones de cruces con ellas, y ahora está trabajando en los híbridos, S1 y retrocruces posteriores para detectar el comportamiento hereditario del gen.

Es normal que al no poder encontrar información fiable acerca de la crianza de estas variedades de cannabis, los usuarios que amamos la crianza cannábica, sea casera o industrial, decidamos hacer nuestras propias investigaciones para poder esclarecer la información y, si es posible, criar una nueva variedad rica en CBD que además nos guste para su consumo.

No quiero dejar una atmósfera de misterio al estilo Iker Jiménez con este tema de la crianza cannábica de variedades ricas en CBD pero, tristemente, la poca información que se puede encontrar en la red nos deja bastante sedientos de conocimientos. Aunque esto suele ocurrir en muchos casos, como cuando se comenzaron a comercializar las variedades femeninas, o incluso las automáticas. Han sido los mismos usuarios, con el tiempo y la experiencia, quienes nos han acercado algunas de las técnicas de crianza que se usaban para producir este tipo de semillas. Por tanto, es sólo cuestión de tiempo que fumatines como tú, mi amigo o yo hagamos nuestros propios estudios, saquemos las conclusiones pertinentes, y por supuesto las compartamos con toda la comunidad para que esas dudas que ahora hay acerca de este tema tan interesante queden despejadas y la información al alcance de cualquier criador. Por supuesto, y con toda claridad, esto no quiere decir que queramos fastidiar el trabajo que han realizado algunas casas de semillas (excelente, por cierto) sino que simplemente, como ocurre habitualmente en internet, la información acaba expandiéndose y las posibilidades al alcance de todos, tanto de la competencia (de cara a los bancos de semillas) como de cualquier usuario un poco freak que desee entrar en el mundo de la crianza cannábica de variedades ricas en CBD. Aunque de momento solamente queda experimentar y esperar a que poco a poco los usuarios vayamos liberando los resultados de nuestros propios experimentos.

Finalmente, podemos decir que el CBD es un cannabinoide que tiene muchas ventajas terapéuticas, aunque no sea psicoactivo por sí solo, y que además, si conseguimos una variedad que tenga un ratio mínimo de 1:1, vamos a obtener algunos efectos psicotrópicos al mismo tiempo que obtenemos los beneficios terapéuticos. También hay que mencionar que aquellos usuarios lúdicos que toman el cannabis por diversión podrán encontrar nuevos efectos y aromas realmente agradables.

Gracias por leerme, te espero en el siguiente número. Nos vemos en las redes fumatín.

]]>
Mon, 06 Jun 2016 10:16:57 GMT http://www.cannabismagazine.es/digital/variedades-ricas-en-cbd http://www.cannabismagazine.es/digital/uso-y-preparacion-de-insecticidas-biologicos
A lo largo de nuestra vida como autocultivadores seguramente nos veremos obligados a hacer frente a las plagas en más de una ocasión. Es cierto que si se toman todas las precauciones posibles el riesgo de sufrir alguna desciende enormemente, pero eso no significa que podamos estar 100% seguros de librarnos de ellas, ya que el concepto de plaga es inherente a la agricultura, siendo éstas especialmente frecuentes en monocultivos (de una sola especie o variedad). Por esta razón, lo más probable es que nos veamos en la necesidad de recurrir al uso de plaguicidas más de una vez. En este artículo repasaremos brevemente los aspectos más importantes de la prevención y veremos cómo utilizar o preparar algunos de los insecticidas biológicos más comunes.

Por Mari Sh

¿Qué son las plagas?

Como decía en el párrafo anterior, las plagas son inherentes al cultivo, es decir, no existen en la naturaleza, o al menos no de forma continuada, ya que normalmente ninguna especie aumenta sus densidades de población de forma prolongada en el tiempo. Sin embargo, la influencia del ser humano puede causar desequilibrios en los ecosistemas que favorezcan la reproducción de una determinada especie, por ejemplo, o que la trasladen a un sitio distinto de su lugar de origen, convirtiéndola en invasora.

Se entiende por plaga el aumento de la densidad de población de una especie vegetal o animal que influye de forma dañina sobre la actividad humana en cualquier aspecto. Por tanto, los animales que pueden afectar negativamente no son malos de por sí, sino que lo perjudicial es que el incremento de su número de individuos cause pérdidas materiales.

¿Por qué aparecen las plagas?

La aparición de plagas en monocultivos (como suele ser el de cannabis) es bastante común. Por una parte, estos constituyen una fuente de alimento abundante y, por la otra, la ausencia de vegetación silvestre que albergue predadores naturales no ofrece limitación alguna a su desarrollo.

Para prevenirlas en la medida de lo posible es recomendable utilizar métodos que estén incluidos dentro de lo que se conoce como control o manejo integrado de plagas. En palabras de la FAO, el manejo integrado de plagas (MIP) es “la cuidadosa consideración de todas las técnicas disponibles para combatir las plagas y la posterior integración de medidas apropiadas que disminuyen el desarrollo de poblaciones de plagas y mantienen el empleo de plaguicidas y otras intervenciones a niveles económicamente justificados y que reducen al mínimo los riesgos para la salud humana y el ambiente“. Los métodos empleados en esta estrategia son también aplicables al cultivo de cannabis.

Prevención

Dentro de este sistema hay diversas prácticas que están específicamente enfocadas a la prevención, como por ejemplo la selección de variedades adaptadas a las condiciones de la zona o que muestren resistencia a las plagas más frecuentes en ella. Por ejemplo, si hemos sufrido pérdidas causadas por araña roja, en los siguientes cultivos procuraremos escoger variedades resistentes a ella. Por lo general, y aunque no siempre es así, este ácaro prefiere las variedades dulces a las inciensadas.

En cultivo indoor procuraremos mantener los parámetros ambientales en los niveles óptimos para evitar favorecer la aparición de plagas y enfermedades, vigilando especialmente la sobrefertilización y las temperaturas elevadas, además de mantenerlo bien aislado. En exterior evitaremos la eliminación de la vegetación circundante y abonaremos previamente el suelo de forma racional y ecológica para que las plantas no sufran carencias que las debiliten. Además, dentro de las labores de prevención, se incluyen el control y la observación de plagas como prácticas fundamentales, ya que si se detectan a tiempo será mucho más fácil de combatirlas o controlarlas.

Nivel aceptable de plagas

Uno de los conceptos más importantes del manejo integrado de plagas es el del “nivel aceptable de plaga”, según el cual el objetivo no sería erradicar la plaga, sino mantenerla en unos niveles tolerables y actuar contra ella sólo en caso de que estos sean excedidos. Esto es algo muy a tener en cuenta en exterior, ya que en más de una ocasión he tenido que explicar a algún cultivador novel que la presencia aislada de uno o dos insectos en su cultivo al aire libre no era una plaga ni un motivo de preocupación. En interior, en cambio, esta cuestión es algo variable y dependerá de las condiciones particulares de cada cultivador. En el caso de la araña roja por ejemplo, que es una plaga muy persistente y especialmente virulenta en épocas de calor, hay cultivadores que se resignan a mantenerla a raya en sus cultivos de plantas madre en épocas veraniegas ante la imposibilidad de eliminarla. Por otra parte, también hay cultivadores que deciden soportar plagas menos destructivas como la mosca blanca o el trip manteniéndolas bajo umbrales aceptables. La erradicación de la plaga será más o menos costosa en función de cada cultivo. Hay quien puede deshacerse de todas las plantas, desinfectar y volver a empezar, pero también hay quien conserva madres o padres de gran importancia, y esto le puede llevar a verse obligado a tolerarlas durante un tiempo hasta conseguir rescatar unos esquejes sanos que permitan volver a empezar.

Control de plagas

Aun habiendo tomado las precauciones necesarias, si observamos que el rendimiento de nuestro cultivo podría verse afectado por una plaga, deberemos aplicar medidas. En el manejo integrado de plagas, la primera opción a tomar es el control manual o mecánico, es decir, la separación de los insectos a mano o con aparatos como aspiradores o similares. En el autocultivo de cannabis el control manual sólo se hace razonable en el caso de las orugas, ya que normalmente alcanzan un tamaño considerable y, si las retiramos a diario, conseguiremos mermar considerablemente su acción.

El control químico es la última opción a la que se recurre en el MIP, dándose preferencia a los productos de origen biológico que son respetuosos con el medio ambiente. Por tanto, dentro del llamado control químico se incluyen tanto la aplicación de plaguicidas de origen biológico como de origen sintético, dándose preferencia a aquellos que no dañan la fauna beneficiosa ni el medioambiente. Tal como R. C. Clarke y D.P. Watson nos explican en su libro Hemp diseases and pests, management and biological control, natural no es sinónimo de inocuo, ya que existen algunos preparados de origen vegetal que son más respetuosos con el medioambiente que otros. De hecho, la mayoría de los extractos de plantas que se utilizan en protección vegetal no tienen un efecto insecticida directo, sino que, más bien, éste consiste en ahuyentar a los insectos o coartar su desarrollo o reproducción en lugar de matarlos directamente.

Extractos vegetales para el tratamiento de plagas

Aunque existen cientos de plantas con propiedades insecticidas, en este artículo, por cuestiones puramente prácticas, explicaremos aquellas que se utilizan comúnmente en cannabicultura ecológica.

Aceite de Neem: Se trata de un extracto de las semillas del árbol conocido como nim. Se utiliza como preventivo y como tratamiento contra insectos y ácaros, siendo efectivo en los estados larvarios y de pupa. Ejerce un efecto repelente y anti alimentario e impide el desarrollo y dificulta la reproducción. Se aplica por vía foliar y podemos encontrarlo fácilmente en cualquier grow shop. No es muy agresivo con la fauna auxiliar por lo que se puede utilizar en exterior.

Ajo: Más que un efecto insecticida, el ajo ejerce una acción repelente gracias al compuesto que le confiere su olor característico, por lo que es un excelente preventivo. Podemos preparar una infusión de ajo para rociar nuestras plantas fácilmente. Sólo hay que machacar unos cinco dientes de ajo sin piel y añadirles un litro de agua, dejar macerar durante 24 horas, hervir la mezcla durante unos 20 minutos a fuego lento y rociar posteriormente las plantas con el líquido resultante. Cuando realizo esta preparación, me gusta añadir un poco de cola de caballo al hervir para prevenir también los hongos, y suelo aplicarla al exterior en primavera.

Tabaco: Presenta unas excelentes propiedades insecticidas gracias a su principio activo, la nicotina, que es uno de los compuestos orgánicos más tóxicos de la naturaleza. Sólo la infusión de tabaco se considera adecuada para la agricultura ecológica, ya que al ser la nicotina tóxica para insectos, mamíferos y humanos también perjudica a la fauna beneficiosa. En el libro anteriormente mencionado, se hace alusión a ella en numerosas ocasiones como método de control químico, sin embargo los insecticidas derivados del tabaco que menciona, como el sulfato de nicotina, han sido prohibidos en algunos países y su uso se ha reemplazado a nivel global por el de neonicotinoides (sintéticos) como el Imidacloprid, que también aparece citado. No obstante, en los últimos años se han realizado diversos estudios que apuntan a que ésta podría ser la razón de los desbarajustes que están sufriendo las colmenas de abejas, por lo que actualmente existe un gran debate en torno a su uso, siendo éste desaconsejado en agricultura ecológica. Podemos aprovechar las propiedades insecticidas del tabaco, colocando más o menos un puñado en un litro de agua (puede ser de liar, en hoja e incluso de colillas sin ceniza) y dejándolo macerar un día. Aplicaremos el líquido resultante a las plantas una vez filtrado para combatir pulgones, trip, mosca blanca o araña roja.

Piretrinas: Se obtienen principalmente de la flor del piretro o pelitre, aunque también pueden obtenerse de otras variedades de crisantemo. Actúan por contacto e ingestión, siendo eficaces contra mosca blanca, trip y pulgón y poco tóxicas para humanos y mamíferos. Se descomponen fácilmente por la acción de la luz y el calor, por lo que es recomendable su aplicación al atardecer o un poco antes de que se apague el foco, excepto en estadios avanzados de la floración, que es mejor realizarla en las primeras horas de la fase diurna para evitar favorecer la aparición de hongos.

Extracto de canela: Es especialmente efectivo contra ácaros como la araña roja, aunque también combate mosca blanca y pulgón. Además, ejerce un efecto anti fúngico siendo eficaz para prevenir y combatir el oídio. Al igual que el aceite de neem y las piretrinas, podemos encontrarlo fácilmente en cualquier grow shop.

Orina humana o de perros de raza grande: Vale, no es un insecticida y no mata, pero ahuyenta a los grandes mamíferos como jabalíes en los cultivos al aire libre, que detectan a través de ella la presencia de otros animales potencialmente peligrosos. Aunque estos no suelen afectar directamente a los cultivos de cannabis, pueden causar destrozos en el vallado u otros desperfectos si también hay hortalizas en el huerto, flores bulbosas o basura que puedan comer. Por primitivo que parezca, se trata de marcar el territorio, algo que los perros hacen solos.

Por último, no podía finalizar el artículo sin hacer un repaso de dos de los insecticidas de origen biológico que han sido ampliamente utilizados en cannabicultura: la rotenona y la abamectina. El primero de ellos procede de las raíces de un determinado tipo de planta y, debido a su alta toxicidad, ha sido prohibido en algunos países y su uso no está permitido en agricultura ecológica. El segundo procede de la fermentación de una bacteria y, también a causa de su toxicidad, su venta al particular se encuentra restringida en España a envases que no superen los 500 ml. y tampoco está autorizado para agricultura ecológica.

Espero que te haya gustado el artículo y que pueda serte útil en el control y manejo de plagas.

¡Muy buenos humos!

Bibliografía

  • Brechelt, A. (2004). El Manejo Ecológico de Plagas y Enfermedades. [archivo PDF] Chile: Red de Acción en Plaguicidas y sus Alternativas para América Latina. Disponible en http://bit.ly/1NbovWv
  • Clarke, R.C. & Watson D.P. (2000). Hemp Diseases and Pests Management and Biological Control. Reino Unido: CAB International.
  • Gonzalo, A., Ángel, T., Concepción, M.J. & Daniel, L. (2002). Insecticidas vegetales: una vieja y nueva alternativa para el manejo de plagas. Manejo Integrado de Plagas y Agroecología, Volumen 66, pp. 4-12. Disponible en http://bit.ly/1HYWXfm
  • Domínguez, A. Etnobotánica aplicada: extractos naturales utilizados en agricultura ecológica. [archivo PDF] Valencia, España. Disponible en http://bit.ly/1O2HWzs

]]>
Thu, 02 Jun 2016 10:31:01 GMT http://www.cannabismagazine.es/digital/uso-y-preparacion-de-insecticidas-biologicos http://www.cannabismagazine.es/digital/cannabis-en-cultivo-hidroponico
Cuando las plantas se cultivan en interiores el tiempo es oro, ya que el coste de recrear un entorno natural es elevado. En seguida, uno empieza a preguntarse cómo optimizar el espacio, acortar los ciclos y aumentar la cosecha. Sólo existe una respuesta a estas preguntas: el cultivo hidropónico. Para aquellos de ustedes que no sepan de qué se trata, consiste simplemente en cultivar las plantas sin tierra, en un sustrato inerte o en agua.

por William Texier, GHE

Laboratorios de todo el mundo utilizan exclusivamente tecnologías hidropónicas para sus investigaciones por una única razón: es la forma más rápida y efectiva de cultivar plantas en cualquier sitio; con luz, en un invernadero o en un campo al aire libre.

La represión sin sentido de la que es objeto el cultivo de marihuana, especialmente en los EE.UU., nos ha obligado a ser creativos, y muchas de las tecnologías utilizadas en grandes explotaciones agrícolas se han perfeccionado y adaptado para caber en un armario. Se han desarrollado variedades especialmente adaptadas a este entorno. Al mismo tiempo, se han diseñado nutrientes específicos que se ajustan a este tipo de cultivos. En el empeño por obtener cada vez mejores resultados, también se han desarrollado suplementos y fertilizantes, que aún han incrementado más las cosechas, que ya eran mucho mejores que en cultivos de tierra. En la actualidad, los cultivos hidropónicos de interior son una tecnología totalmente desarrollada que se beneficia de los descubrimientos más recientes en botánica. Esta tecnología en conjunto (sistemas, nutrientes y fertilizantes) es la herramienta más poderosa de la que disponemos para cualquier cultivo.

No todas las plantas reaccionan del mismo modo al cultivarlas en estas condiciones. Sólo un 1% de todas las variedades de plantas que he cultivado a lo largo de los años no mostraron signos de mejora en comparación con los cultivos con tierra. El 99% restante sí lo hizo, pero no en la misma medida en todos los casos. Las mejoras fueron desde un crecimiento ligeramente más rápido y sano hasta un crecimiento exuberante y mucho más rápido. El cannabis es una planta que ama el cultivo hidropónico. Casi es posible verlo crecer, ¡es asombroso! En este breve artículo, comentaré las razones por las que el cultivo hidropónico funciona tan bien y cómo se aplica específicamente al cultivo de cannabis con luz.

El entorno de la zona radicular al que se expone la planta en el cultivo hidropónico es totalmente distinto al de la tierra. Ninguno de los parámetros físicos, químicos o fisiológicos es igual. Sin embargo, en palabras de William F. Gericke, fundador de la hidroponía moderna:La hidroponía es un método artificial (que no antinatural) de cultivo, basado en los mismos principios que la naturaleza ha establecido como modelo para la vida.”

Primero, veamos más de cerca los factores que afectan a la producción de los cultivos.

Diferencias físicas 

Dejando a un lado el agua, que tiene propiedades muy específicas, una diferencia física que se produce todos los sustratos es el espacio poral (el espacio entre las partículas), que es mucho mayor en cualquier sustrato inerte que en el terreno mejor aireado. Esto se traduce en un entorno que retiene mucha más agua que la tierra y desempeña un papel fundamental en la oxigenación de la zona radicular, un factor clave para una estera de raíces sana.

En este espacio tan poroso que ofrece poca resistencia a la penetración de las raíces, el crecimiento de nuevas raíces requiere menos energía de la planta, por lo que esa energía puede destinarse a otros procesos metabólicos. A esto se debe, en parte, el aumento del crecimiento. En la tierra, las raíces adventicias pueden morir tras un breve periodo de sequía. Por supuesto, esto nunca ocurre en los cultivos hidropónicos y representa otra fuente de ahorro de energía para la planta.

La morfología de la estera de raíces es totalmente diferente en el cultivo hidropónico. Las plantas desarrollan lo que a veces se denomina “raíces de agua”. A menudo, son más finas y compactas que las de los cultivos con tierra. Cuando están sanas, presentan un color blanco limpio y brillante, pero su característica más destacable es el espacio que ocupan: ¡diez veces menor que en la tierra! La raíces se bañan en un saludable caldo de agua, nutrientes y oxígeno. No tienen la competencia de otras especies vegetales, por lo que no necesitan crear una estera de raíces muy amplia para buscar fuentes potenciales de comida o agua.

Mientras la solución nutritiva de su sistema esté bien oxigenada (aireada), será un paraíso para las raíces, las condiciones perfectas. Ésta es la razón de que se puedan poner tantas plantas en poco espacio, maximizando el aprovechamiento del mismo. En efecto, la luz artificial tiene dificultades para desplazarse y pierde intensidad a distancias cortas (a razón del cuadrado de la distancia), así que, cuando se cultiva con luz, es mejor tener gran cantidad de plantas pequeñas que unas pocas plantas grandes. Cualquier parte de la planta que no esté expuesta directamente a la luz será inútil, lo máximo que producirá serán pequeños brotes peludos que no merece la pena conservar.

La zona radicular de los cultivos hidropónicos también se caracteriza por una baja presencia microbiológica. De hecho, no es que no haya vida: bacterias, hongos y otros organismos colonizarán la solución nutritiva poco a poco, pero incluso en su punto álgido, la presencia de vida en los cultivos hidropónicos será sólo una facción de la existente en la tierra, hasta el punto de que puede ser útil introducir algunos organismos beneficiosos como el Trichoderma harzianum.

Diferencias químicas

Se producen, evidentemente, bajo el suelo. Los fenómenos químicos y eléctricos que se producen entre las raíces y su entorno son totalmente distintos en los cultivos en tierra y los hidropónicos. Lo mismo ocurre con el modo en que se absorben los nutrientes. Estas interacciones son demasiado complejas para describirlas en este artículo, pero podemos ver las consecuencias obvias que produce este nuevo entorno.

En la tierra hay muchos fenómenos que interfieren en la absorción de nutrientes. A menudo, la presencia de un elemento en grandes cantidades bloquea la absorción de otro. Cualquier desequilibro en el pH tiene el mismo efecto. En muchos terrenos, los microelementos escasean o son bloqueados en moléculas más grandes, de lo cual deriva un déficit de este elemento. En los cultivos hidropónicos, esto se puede evitar de forma sencilla: basta con comprobar el pH y proporcionar a las plantas una nutrición equilibrada. En caso de duda, siempre se puede desechar la solución nutritiva y utilizar una nueva, algo que es recomendable hacer de todos modos cada dos semanas. De este modo, siempre puede proporcionar a sus plantas la nutrición óptima. Un elemento de especial importancia es el nitrógeno. Para que nos entendamos, el nitrógeno es lo que hace que las plantas luzcan verdes y sanas. En los cultivos hidropónicos, es fácil suministrar abundante nitrógeno a la planta, lo que se traduce en un crecimiento fantástico.

Diferencias fisiológicas

La diferencia más notable no es sólo la velocidad de crecimiento, sino también la estupenda salud que pueden conseguir las plantas en los cultivos hidropónicos. Al mismo tiempo, gracias al abundante suministro de elementos minerales, las plantas pueden sintetizar una gran cantidad de metabolitos secundarios de todo tipo (compuestos que no están implicados directamente en la fisiología de las plantas). Estas son, entre otras cosas, las armas que utiliza el sistema de defensa. Debido a estos dos factores (crecimiento rápido y un sistema de defensa fuerte) la lucha contra insectos y enfermedades es mucho más fácil. Las plantas son fuertes y ayudan a luchar contra sus invasores.

Las plantas hidropónicas producen rápidamente una gran cantidad de masa verde, a veces demasiada, por lo que se hace necesario podarlas. Jugando con la conductividad, una medición de la cantidad de sales que da a sus plantas, puede controlar hasta cierto punto su distancia internodal. Es sencillo: un ligero exceso de sales en el momento oportuno de la vida de la planta, cuando está desarrollando su estructura principal, puede producir grandes cambios en la morfología. Puede conseguir el mismo objetivo con conductividad baja con sólo modificar el equilibrio de las sales en las soluciones. Por supuesto, estas dos técnicas no son aptas para principiantes.

Ventajas específicas para el cultivo de cannabis en interiores

La hidroponía tiene su espacio siempre que se desee obtener la máxima cosecha en el menor espacio y tiempo posibles. Velocidad y eficiencia, ¿no es lo que desea para su sala de cultivo? El cannabis va de la mano del cultivo hidropónico. Este tipo de cultivo no sólo permite que las plantas florezcan dos semanas antes que en los cultivos con tierra, sino que también elimina el tiempo que suelen pasar en estado vegetativo.

Como sabrá, al cultivar cannabis, se utilizan dos fases muy diferentes para la nutrición de la planta: una fase vegetativa cuando la planta es joven y gana en tamaño y estructura, y una fase de floración en la que las plantas maduran (de hecho, también hay una fase previa a la floración de la que hablaré más adelante). Cambiar la naturaleza de la solución nutritiva se convierte en un juego de niños: vaciar el sistema y llenar el sistema. Por supuesto, esto también se puede hacer en la tierra, pero el proceso es más lento: si se cultiva en contenedores, hay que añadir bastante agua dulce para eliminar los restos de la nutrición vegetativa.

En la actualidad, la mayoría de cultivadores utilizan fertilizantes para todas las fases de los cultivos, desde la plantación o la poda hasta la floración, con un poco de abono de crecimiento entre estas fases. Por supuesto, estos productos funcionan con la tierra, pero la respuesta es muy superior en los cultivos hidropónicos: el efecto se puede ver casi al instante. Por lo general, los fertilizantes no son baratos. En los cultivos hidropónicos todo el producto penetra en la planta, no se pierde nada en el substrato. Se consiguen resultados con dosis más pequeñas, lo que supone un gran ahorro. Esto se aplica especialmente a las técnicas que se utilizan al final de la floración, aclarando una planta (FloraKleen), aplicándole un fertilizante de maduración (Ripen o Bio Bloom) que incrementa aún más el contenido de cannabinoides de las plantas.

Las claves del cultivo hidropónico

Lo primero que hay que saber es que no debemos empezar el cultivo hidropónico desde las semillas ya que, para cuando la planta está madura y lista para florecer, se ha convertido en un monstruo. Las plantas de cultivos hidropónicos crecen demasiado rápido para esperar a la maduración. Puede intentar podarlas, o reducir la luz a menos de 12 horas para inducir una floración temprana, pero ninguna de estas opciones es totalmente satisfactoria. De hecho, si desea plantar una nueva variedad y sólo tiene las semillas, lo mejor es tratar la planta como una planta madre: plántela (por ejemplo en un AquaFarm) y coja los clones de la planta. A continuación, haga florecer los clones. Puede conservar algunas de las plantas en su sistema con menos de 18 horas de luz como futuras plantas madre. La autofloración es una excepción, siempre bienvenida: no sólo permite iniciar los cultivos en su sistema hidropónico directamente desde la semilla, sino que es difícil obtener buenos resultados cultivando plantas de autofloración sólo con tierra. La hidroponía es la herramienta natural para la autofloración.

Como he dicho antes, la luz artificial no se desplaza bien. Usted quiere plantas pequeñas, y esta es la principal diferencia con los cultivos en tierra, en los que se suelen cultivar plantas más grandes. En los cultivos hidropónicos, no deberían superar los 30-35 cm. Muchos principiantes cometen el error de dejar que las plantas se hagan demasiado altas, con lo que terminan teniendo un tallo innecesariamente largo en el que no puede crecer nada de provecho porque está demasiado lejos de la luz. La situación ideal es un follaje denso formado por plantas pequeñas, cada una con un brote central y un máximo de cuatro laterales. La densidad debería ser de 36 a 48 plantas por metro cuadrado, en función de la variedad. Sé que esto supone un montón de plantas pequeñas. La cosecha por planta no es nada, de 15 a 28 gramos (de nuevo, en función de la variedad), pero la cosecha total por metro cuadrado es difícil de superar, especialmente si tenemos en cuenta el tiempo: en muchas variedades de plantas, una cosecha requiere dos meses en cultivo hidropónico. Si dispone de un espacio aparte en el que conservar los clones listos para replantar, ¡puede obtener hasta seis cosechas al año en el mismo espacio!

¿Cómo se consigue esto? Muy fácil: empiece con clones con raíces, puesto que ya tienen una estera de raíces bien desarrollada. Expóngalos a 18 horas de luz durante uno o máximo dos días (o ninguno para algunas especies), y después reduzca a 12 horas de luz. Las plantas entran en una fase de prefloración. Es en este punto cuando la planta desarrolla una estructura dentada que las flores cubrirán para formar los brotes. Esta fase dura unas dos semanas, después de lo cual debería ver las primeras flores. Durante estas dos semanas, las plantas que eran pequeñas y no llenaban el espacio seguirán creciendo y formarán un denso follaje. Para ayudarlas en el proceso, proporcióneles una nutrición vegetativa. Sí, 12 horas de luz, pero nutrición vegetativa. Sé que es un concepto nuevo para la mayoría de cultivadores, pero es la forma de evitar las plantas demasiado altas (se empieza con plantas que parecen demasiado pequeñas, pero pasada la fase de prefloración, serán perfectas). Después de esto, el crecimiento se detendrá. Este es el momento en el que se inicia la nutrición de floración, así como la poda de las ramas que crecen bajo el follaje, demasiado lejos de la luz. Esto también ayuda a crear un espacio bajo los brotes por el que el aire fresco puede circular libremente. Hecho esto, siéntese y contemple cómo las flores se desarrollan hasta el momento de la cosecha, que es cuando aproximadamente la mitad de los pistilos se vuelven marrones. Por supuesto, debe ir llenando el depósito con una solución de floración, que conviene cambiar una vez durante el ciclo de floración.Al final de la floración, utilice una solución de lavado o, todavía mejor, Ripen, para conseguir un plus adicional. Después, el tratamiento posterior es similar al de las plantas cultivadas en tierra.

Conclusión

La hidroponía desempeña un papel importante en la producción de alimentos en la actualidad —importancia que irá en aumento—, pero en el mundo moderno, además, también se utiliza de muchas otras formas, como por ejemplo para cultivar una cubierta vegetal en la fachada o el tejado de una casa como aislamiento natural. En el pequeño mundo del cannabis, ha revolucionado la forma de cultivar plantas en interiores, aportando tantas ventajas que siempre me pregunto por qué algunas personas todavía se aferran al dudoso placer de ensuciarse las manos con tierra. He cultivado todas mis plantas de este modo durante los 30 últimos años y nada me haría volver a los cultivos de tierra.

Pruébelo y verá lo que puede hacer por sus plantas… y por usted.

]]>
Wed, 01 Jun 2016 10:36:13 GMT http://www.cannabismagazine.es/digital/cannabis-en-cultivo-hidroponico http://www.cannabismagazine.es/digital/la-importacion-de-semillas-de-la-peninsula-u-otros-paises-de-la-ce-a-canarias
Por Centro Genético Demeter y Michael Moldrickx

Hemos tenido noticias por parte de algunos de nuestros colaboradores, los cuales nos informan que por parte de las autoridades (de Tenerife) se esta llevan a cabo inspecciones/intervenciones en los Grow-Shops.

Al parecer se presentan en el establecimiento y preguntan por/exigen la documentación de importación y el “Certificado Fitosanitario“, y para justificar dicho fin se respaldan en la Orden de 12 de marzo de 1987 por la que se establecen para las islas Canarias las normas fitosanitarias relativas a la importación, exportación y tránsito de vegetales y productos vegetales.

Enlace a la web del BOE:
https://www.boe.es/buscar/doc.php?id=BOE-A-1987-7430
Enlace a al pdf de la disposición de referida Orden:
https://www.boe.es/boe/dias/1987/03/25/pdfs/A08540-08556.pdf

Que pidan la documentación de importación, es compresible y aceptable debido a que en Canarias pagamos el IGIC (3, 5, 7, o 10%, eso depende del producto) y somos lo que se denomina zona Ultraperiférica. Dichas zonas están exentas del IVA y tienen derecho a cobrar sus propios impuestos y al clasificarse (para el gravamen fiscal:) como terceros países, no se les cobra IVA a la hora de la facturación.

Pero bien, una que no nos guste pagar impuestos y otra es que nos corresponde como a todo hijo de vecino.

Es correcto que si no haces las gestiones como es debido, aparte de los impuestos también te cobran el “despacho” (que ronda por los 15-25€, lo que puede aumentar en caso de usar una mensajería), sin embargo, hay una vía para eludir esos gastos “secundarios” y para ello solo hay que mandar el paquete por vía Correos y hacer una “Declaración Simplificada” y el paquete seguirá su camino sin ser parado o paralizado en aduanas.

Para ello meramente hay que acceder a los enlaces correspondientes de la Agencia Tributaria Canaria:

https://sede.gobcan.es/tributos/jsf/publico/presentacion/formularios/mod040/formulario.jsp

O vía la Agencia de Tramites de Gobierno de España:

http://tramites.administracion.gob.es/comunidad/tramites/recurso/autorizacion-de-declaracion-simplificada/2338b745-0f41-4ddd-b74f-a2d153d3749b

Si (hoy por hoy) se mandan la mercancía por mensajería, la opción de la “Declaración Simplificada” pierde su valía. Ello solo es aplicable a envíos efectuados por Correo.

Como indicado antes, una que a ciertos individuos no les “apetece” pagar impuestos… pero en nuestro punto de vista, apoyar dicho propósito, es ser incívico con la sociedad en general.
Si pides a Canarias tienes que saber que el hecho de no pagar IVA y conseguir las cosas “más baratas”, eso esta sujeto a un tramite, si por “a” o “b” no te apetece y/o no haces uso de un derecho que te ofrecen y tienes, pues aya tu…

Lo único no recomendable por todo el asunto es enviar: “por reembolso” a Canarias. Así, si el cliente no quiere pagar lo que le corresponde (y no “acepta” el paquete), no repercute financieramente al Intermediario.

Pero independientemente del tema de Aduanas y sus tasa/impuestos, uno de los puntos más importantes es que la ordenanza en su tiempo impuso un “doble Control Fitosanitario” para importar y/o exportar productos vegetales del territorio Canario. Para ello nos pedían/exijan gestionar un Certificado Fitosanitario tanto para su salida en origen, como otro para autorizar su entrada.

No vamos a negar que nos parece perfecto que haya un cierto control sobre la materia vegetal que entra de todas partes al archipiélago, ya que ello nos han originado más que suficientes quebraderos de cabeza (Picudo rojo, polilla de la papa, lagartas, etc…) gracias a la dejadez y el descontrol que existía hasta hace poco.

Pero volviendo al tema principal de este articulo/post, el hecho es que en la mayoría de los casos que por parte de la autoridad actuante se os precinta la mercancía que habéis importado legalmente, os están lanzando una bola alta y curva a ver si os la tragáis por desconocimiento.

El respaldo y razón de ésta afirmación, la podéis constatar negro sobre blanco visitado el enlace que os puse arriba. En recuadro de ANÁLISIS que esta al final de la citada Orden, se puede ver en “Referencias Posteriores” la última linea del segundo apartado:

· Sobre excepciones al control fitosanitario: Orden de 24 de octubre de 1991 (Ref. BOE-A-1991-26436).

Fichero de la disposición el el BOE en pdf: https://www.boe.es/boe/dias/1991/11/01/ … -35299.pdf

Dicha linea a su vez nos remite a la Orden Ministerial en cuestión que dictamina inequívocamente que no precisamos un certificado fitosanitario si importamos semillas originarias y procedentes de los países suscribíentes al acuerdo Schengen (la CE).

Orden de 24 de octubre de 1991 (Ref. BOE-A-1991-26436) sobre Excepciones al control fitosanitario

Las normas fitosanitarias relativas a la importación, exportación y transito de vegetales están contenidas en el Real Decreto 338/1987, de 6 de Marzo, y en las ordenes de 12 de Marzo de 1987, para el territorio peninsular y Baleares, y de 12 de Marzo de 1987, para Canarias.

El Acuerdo Schengen, en su Artículo 121, dispone que las partes contratantes renuncian, en cumplimiento del derecho comunitario, a los controles y a la presentación de los Certificados Fitosanitarios previstos por derecho comunitario para determinados vegetales y productos vegetales. Dichos productos están descritos en el Anexo III de la Declaración Común concerniente al Artículo 121. …

… Articulo 1. Se eximen del control de frontera y de la presentación del Certificado Fitosanitario los productos vegetales importados en España enumerados en el Anexo A, procedentes de Bélgica, Francia, Italia, Luxemburgo, Países Bajos, Portugal y la República Federal de Alemania.

Articulo 2. Se eximen del control de frontera y de la presentación del Certificado Fitosanitario los productos vegetales importados en España enumerados en el Anexo B originarios y procedentes de los mismos países citados en el Articulo 1. …

… Anexo B … (Ver tercera línea, dicha cual pone literalmente:) “SEMILLAS.”

Por lo tanto, a la vista del tenor literal de la mencionada Orden Ministerial, es un hecho patente que la actuación llevada a cabo por parte del la autoridad/funcionario actuante, no solo ha sido respaldado/impulsado por un evidente desconocimiento de las leyes vigentes que regulan la importación de semillas procedentes de la CE y territorio Schengen, si no que dicho hecho o actuar ocasiona unas perdidas económicas de consideración a las empresas afectadas sin tomar en cuenta el daño de imagen que todo el asunto entraña.

No hace falta insistir que España es uno de los países signatarios del Acuerdo Schengen y aunque España no esta enumerado literalmente en el Artículo 1, es irrefutable que es un país integrante de la zona Schengen. Cualquier trato diferencial será una discriminación patente e irrefutable.

No solo eso, todo el hecho deja sumergido en un esperpento si tomamos en consideración que mencionada Orden entro en vigor el día 25 de octubre de 1991. O sea, dicha regulación lleva vigente nada más ni nada menos 24 años (!).

O eran conscientes de todo eso, y lo han hecho con mero afán de “fastidiar al empresario por dedicarse una actividad económica que meramente no les gustan”, o el hecho es que desconocían esa Orden de 1991.

Pero como no vamos a ser malpensados y vamos a dejar prevalecer la presunción de inocencia (no como otros…), nos regiremos u optaremos por la segunda opción. (Emmmm… pero en ese caso .. ¿En el Reglamento de Funcionarios no se contempla la evidente incompetencia, en el ámbito de sus funciones, como una falta muy grave?)

Quisiera hacer constar que también hay que tomar en consideración el hecho que si las semillas son “importadas” desde la península, por parte de la autoridad se pudiera alegar (aunque lo indicado no tuviese ni pies ni cabeza) que España no tiene que cumplir internamente con un acuerdo comunitario ya que aun siendo miembro suscribiente no esta enumerada en la lista del Articulo 1.

En tal supuesto solo hay tres vías, una presentar las alegaciones pertinentes y si hace falta ir hasta el contencioso administrativo. La segunda vía seria ir al juzgado de guardia y presentar una denuncia por presunta prevaricación, y la tercera opción seria (el colmo,) enviar las semillas de España/Península a unos de los países de la zona Schengen y con la misma volverlo a mandar a España/Canarias.

En este punto hay que mencionar que el articulo 4. de la Ordenanza del 24 de Octubre de 1991 ART. 4.
Cuando los productos vegetales a que hace referencia la presente disposición vayan a ser reexportados, seguirá siendo exigible la existencia del Certificado Fitosanitario.

En este caso el Importador deberá solicitar ante los servicios del país exportador.

O sea, al quien le van a mandar las semillas, tiene que solicitar ante la Administración de Sanidad Vegetal en España una inspecciona Fitosanitaria con la excusa que va a reexportar las semillas a un tercer país.

Por lo tanto, si las semillas son de procedencia Española, por parte de Sanidad Vegetal le tienen que expedir un Certificado Fitosanitario ya que al llegar el paquete al destino, será reexportado con las mismas.

Con otras palabras, si os exigen devolver las semillas a su origen os tiene que hacer un Certificado Fitosanitario, y no se pueden negar ya independientemente que si estamos en la península o en Canarias, España es “el país exportador”.

Lo que sucede es lo siguiente, si dándose el caso que las semillas están en Canarias, si pedís una inspección para que sea expedido un certificado fitosanitario (que es un tramite sujeto a tasas), para la exportación (reenvió a su origen), una vez que tienes el certificado en mano, las semillas ya tiene certificado de la misma administración que os la esta pidiendo, por lo cual no hay que reexportarlas para reimportarlas. Ya se, es una paradoja, pero así son las cosas administrativas.

Si las cosas siguen por el mismo camino, y persisten en su insistencia que (si las semillas vienen de la península) tienen que tener un Certificado Fitosanitario y sin embargo, referido tramite no se pide y/o precisa si las semillas vienen y son de la CE, no queda otra que a partir ahora y los siguientes pedidos, solicitar a la administración de Sanidad Vegetal -de la zona de donde vayáis a traer las semillas-, que lleven a cabo una inspección del material vegetal en cuestión y os expidan la documentación precisa.

No obstante, un hecho así seria completamente discriminatorio dado que evidentemente castiga y perjudica al empresario regional si dicho pretende comerciar a nivel nacional.

Si se diera el caso que os piden (exigen) que tenéis que estar inscrito en el “Registro de proveedores de semillas y plantas de vivero” (lo cual seguramente pretenderán dificultar lo más posible), quiero hacer hincapié que en la ley pone: “Registro de proveedores de semillas y plantas de vivero” y no “Registro de proveedores de semillas, y plantas de vivero” y, a su vez, tomando en cuenta el hecho que cannabis no es una planta de vivero, es evidente que exigiros solicitar el asiento en referido registro es un abuso de poder e incluso pudiera constituir una prevaricación administrativa.

Independientemente de todo eso, esperamos que ha quedado claro que para enviar semillas de siembra viables procedente de algún país miembro de las CCEE a Canarias (o viceversa), hoy por hoy, esta exento de la obligación a ser sometido a una inspección fitosanitaria (a no ser que haya dudas razonables que hagan sospechar de una contaminación biológica o que las semillas en cuestión estén destinadas a ser exportadas del territorio europeo).

Albergamos la esperanza que el presente texto/redacción os sea útil.
Saludos a todos.

]]>
Tue, 31 May 2016 08:03:31 GMT http://www.cannabismagazine.es/digital/la-importacion-de-semillas-de-la-peninsula-u-otros-paises-de-la-ce-a-canarias

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas Artículos