Canadá vive la fiebre del negocio del cannabis tras la legalización

Publicado en this site
Grandes empresas toman la delantera en un sector que crece como la espuma . La industria del país aspira a generar más de 4.300 millones de dólares en ventas en el 2020

Jordan Sinclair tomó una decisión arriesgada en el 2014, cuando dejó su trabajo de funcionario en el Gobierno canadiense para unirse a Canopy Growth, una compañía de cannabis medicinal recién creada en Smiths Falls, un diminuto pueblo de Ontario donde se fabricaron los chocolates Hershey. «Por entonces no era más que una pequeña empresa, pero al hablar con los dueños me transmitieron lo que sonaba como un proyecto increíble. Salí de allí con una enorme energía y optimismo. Todo era nuevo y quería formar parte de ello», dice al otro lado del teléfono. En unos años, aquella fábrica de chocolate pasó a cultivar maría, el pueblo se transformó en la capital cannábica de Canadá y Sinclair asumió la vicepresidencia de Canopy, primera compañía del sector en cotizar en la Bolsa de Nueva York.

Aquella pequeña empresa fundada por Bruce Linton, un emprendedor con fama de hombre renacentista y un pasado en las telecomunicaciones, el software o el saneamiento de aguas, tiene ahora una capitalización bursátil de 13.000 millones de dólares (unos 11.300 millones de dólares). Más que American Airlines o Gap. Es la mayor compañía mundial del sector, por delante de Tilray. Junto a Tilray, Aurora, Cronos, Aphria y Hexo, también canadienses y cotizadas en bolsa, son los pesos pesados del nuevo mercado de la marihuana legal en el segundo país más grande del mundo, una industria que aspira a generar más de 4.300 millones en ventas en el 2020. Tanto el Gobierno federal como las provincias y los municipios se quedarán su parte en forma de impuestos.

Esa cifra está llamada a multiplicarse exponencialmente en cuanto tome forma el mercado de comestibles e infusiones. «Estamos desarrollando bebidas que serán parecidas al alcohol, en el sentido de que alterarán el estado de ánimo. También trabajamos en bebidas para deportistas, similares a las isotónicas, que no llevarán THC», dice Sinclair en alusión al principal componente psicotrópico del cannabis. Canopy ha recibido una inyección de 4.000 millones de dólares del fabricante de la cerveza Corona para desarrollar ese negocio. También ha movido ficha para posicionarse en el mercado verde la tabacalera Altria. El fabricante de Marlboro ha pagado 1.800 millones por el 45% de Cronos.

Los números reflejan las expectativas estratosféricas que ha generado la nueva industria, que va mucho más allá del centenar largo de productores autorizados hasta ahora. A su alrededor crece un lucrativo universo de abogados, lobistas, empresas de comunicación, tecnológicas y proveedores logísticos. «Aquí lo llamamos la fiebre verde. Hay mucho interés en desarrollar y formar parte del nuevo mercado porque la demanda es muy alta, tanto en Canadá como en otras partes del mundo», dice desde Montreal la abogada Tricia Kuhl. La nueva industria busca abrir mercado en Europa, donde la marihuana medicinal gana espacio. Compañías como Canopy han establecido alianzas en Alemania, la República Checa y España, donde ha llegado a un acuerdo con Alcaliber, una de las pocas empresas españolas con licencia para cultivar, producir y exportar cannabis medicinal y destinado a la investigación.

Blake, el despacho donde trabaja Kulh, tuvo inicialmente algunas dudas antes de embarcarse en el que ha sido durante el último siglo un negocio ilícito. «Todavía hay estigma, pero decidimos meternos de lleno porque creemos en esta industria y su potencial y nuestros clientes iban a entrar en cualquier caso», afirma François Auger, también socio de la firma. Los prejuicios están pasando rápidamente a mejor vida. El dinero lo lava todo.

BATALLAS DISTINTAS / Corbatas y zapatos pulidos están reemplazando a marchas forzadas a los activistas y entusiastas de la maría que lucharon por enterrar el veto. «En EEUU el cambio llegó vía referéndums y fue impulsado en gran medida por los activistas. Aquí también han participado, pero la batalla se ha librado más en los tribunales y el parlamento», dice Ivan Ross, vicepresidente de Hill & Knowlton Strategies, una consultora de relaciones públicas que hace lobi para el sector. «Siempre que se crea una industria nueva, las empresas acaban tomando el control».

Ese es uno de los riesgos del modelo canadiense, más estricto en su marco regulatorio que su vecino del sur porque aspira por encima de todo a proteger la salud pública. Así lo ha explicado su Gobierno. Junto a los posibles excesos de la industria, otro de los temores pasa por la posibilidad de que el naciente mercado acabe dominado por un puñado de grandes empresas. «Esa es la situación por el momento, pero se quiere impedir que sea así», dice la periodista Amanda Siebert, autora de The little book of cannabis. «El Gobierno ha introducido nuevas licencias para microproductores con el objetivo de que encuentren un nicho en el mercado, algo parecido a lo que pasa con las cervezas artesanales».

Fuente

 

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.