Cannabis, una planta, muchas posibilidades

Publicado en this site
Es el llamado «cerdo vegetal», porque se aprovecha todo, tiene dos grandes familias: el cáñamo industrial, con amplísimas posibilidades de uso, y la marihuana, de uso médico o recreativo

El aprovechamiento actual y futuro del cannabis es muy diverso y variado, si bien su uso principal y el más conocido es el recreativo o de mejora del bienestar, no podemos olvidar sus aplicaciones terapéuticas, ni su uso industrial.

Desde su prohibición en 1937, los usos legales del Cannabis (cáñamo en este caso) se limitaron al aprovechamiento industrial de sus fibras y semillas. Se habla de más de 50.000 productos derivados, que se trata del «cerdo vegetal» (pues se aprovecha todo), y realmente es impresionante la cantidad de productos que se pueden obtener de esta planta. 

Si bien su uso tradicional era el textil y papelero, actualmente se están desarrollando muchos productos en el ámbito de la construcción y biomateriales en el campo de la automoción; reducción del peso de los componentes, ahorro de combustible, origen vegetal y biodegradable, menor coste de producción,… Modelos como el Alfa Romeo Giulia y el Peugeot 308 incorporan fibra de cáñamo en los tableros y paneles de sus puertas.  

Otro de sus usos, tradicional y moderno es como alimento. Su valor nutricional está en su semilla, el cañamón, que va introduciéndose en herbolarios y tiendas de dietética, principalmente en cuatro productos; aceite, harina (proteína), horchata y semilla pelada. Se perfila como una de las fuentes de proteína vegetal que podría desbancar a la soja, pues sus ventajas frente a esta son bastante numerosas, aunque se pueden resumir en dos; mayor digestibilidad y mejor relación entre sus ácidos grasos esenciales. El aceite de semilla de cannabis es la mejor fuente natural de proteínas, minerales, ácidos grasos y aminoácidos directamente digestibles por el ser humano. Por todas estas características el cáñamo se califica como un superalimento. 

El cannabis se perfila como el «oro verde» de los próximos años, tanto por sus aplicaciones medicinales como recreativas. Tanto el THC como el CBD y otros cannabinoides están demostrando una papel muy importante en el tratamiento de diversas dolencias y enfermedades, sobre todo en el ámbito de los paliativos. No hay ninguna duda de que mejoran la calidad de vida de numerosos pacientes, con lo cual ayudan enormemente a sobrellevar la enfermedad y a los procesos de curación.

Pero, ¿cuál es realmente la diferencia entre cáñamo y cannabis?, ¿entre índica o sativa, son la misma planta, son diferentes especies?…

Siembre ha habido cierto debate en torno a la botánica del cannabis y su clasificación taxonómica y lo largo del s. XX se han ido publicando diferentes estudios con diversas combinaciones; varias especies, una sola con distintas subespecies… sativa, indica, rudelaris, afghanica… han sido términos que han bailado entre diferentes jerarquías botánicas. Por otra parte, los cultivadores y usuarios, tenían su propia clasificación; y dividen el cannabis en dos grandes grupos; indicas (hoja ancha y efecto relajante) y sativas (hoja estrecha y efecto estimulante). 

A principios del s. XIX, las ultimas investigaciones en este campo han demostrado que hay dos especies distintas; Cannabis sativa y Cannabis indica (lo que no ha quedado claro todavía es si la Cannabis rudelaris es una especie independiente o una subespecie de C. sativa.).

La C. sativa engloba todas aquellas variedades de cáñamo industrial con bajos niveles de THC y escasa psicoactividad; cuyo uso principal es el aprovechamiento de las fibras, semillas y cannabinoides no psicoactivos como el famoso CBD. Kompolti, Futura 75, Finola, Carmagnola, Shantica… son algunas de las variedades cultivadas actualmente y certificadas en Europa.

La C. indica, acoge todas aquellas variedades con potencial de producir THC, independientemente de su morfología, con cuatro subespecies; Indica, Afghanica, Chinensis, y Karifistanica. Las variedades comerciales que actualmente encontramos en el mercado lúdico son híbridos y cruces de estas subespecies (salvo las denominadas autoflorecientes que llevan también Cannabis rudelaris). Algunas de las variedades más conocidas y cultivadas hoy en día son; Skunk, Kush, Critical, Amnesia, Cheese, Haze,..

Resumiendo, una sencilla clasificación del Cannabis llama cáñamo industrial a cualquier planta del género Cannabis, tradicionalmente buena para uso industrial, con bajos niveles de THC. Y llamamos cannabis medicinal (o marihuana) a la que tiene un efecto psicoactivo, con altos valores de THC. 

Del cáñamo industrial se aprovecha toda la planta (fibra, semilla, cogollos y hojas), del cannabis medicinal se aprovechan únicamente sus cogollos, ya sea para su consumo directo (tras su secado), como para la extracción de cannabinoides.

Fuente

 

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.