El cannabis en Grecia

Publicado en this site

Una tienda de Atenas destaca del resto con las que comparte calle por especializarse en un tema tabú de la sociedad helena. Vende productos con efectos terapéuticos procedentes de todo el mundo. Algunos dan buenos resultados cuando se utilizan para combatir la ansiedad, otros se aplican para frenar la caída del pelo o en modo de complementos para fortalecer el sistema inmunológico. Adentrándome en la pequeña tienda, veo que la sección de cosmética tampoco falta. Es una de las pocas tiendas que comercializan cannabis en Grecia.

Empiezo a hablar con el dueño de la tienda inquieta por su inversión en este negocio. Me cuenta que muy pronto mi país tendrá una de las mayores plantaciones de cannabis en el mundo para su uso medicinal, por lo que cada vez es un asunto más normalizado. Es un proyecto apoyado por el Ministerio de Agricultura, por TGOD Inc (The Green Organic Dutchman), empresa pionera de la industria del cannabis en Canadá, y también por sus fieles clientes.

Me resulta muy sorprendente pero es cierto. No estoy segura si estoy impactada por la cantidad de clientes en un sitio tan pequeño o porque de verdad hay mucha más demanda de lo que sabía hasta el momento. Son gente de todas las edades. Los más mayores acuden a la estantería claramente medicinal, mientras los más jóvenes curiosean entre los aceites esenciales y las infusiones relajantes.

Sin embargo, todos parecen bien informados y la mayoría pregunta directamente por los productos que les interesan. La tienda opera desde 2013 desde su página web pero no fue hasta hace unos meses que inauguró su tienda física. Según me explica el dueño, la elección del sitio tampoco fue casual. Está en Eksarcheia, el barrio más progresista y open minded de Atenas. Siguiendo con nuestra pequeña charla, le alegra saber que vengo de España. Dice que es uno de sus principales proveedores junto a Holanda, Reino Unido y Bélgica. “Gente muy amable, con las ideas claras y muy profesionales con la ciencia alrededor de la marihuana”, recalca mientras me abre un bote de crema para las manos para que la pruebe.

Me informa del primer festival dedicado exclusivamente a este negocio que se celebró por primera vez en la capital de manera oficial el año pasado. Antes había algunas presentaciones, pero todas eran “en petite comité porque ya sabes…”, me dice sonriendo y refiriéndose al rechazo de la marihuana por la sociedad helena.

Lo entiendo perfectamente. Mientras realizo mi pago, le cuento mi experiencia en España. He contado un par de tiendas con productos de cannabis en la capital española, aunque le confieso que es la primera vez que me he animado a probarlos. Le aseguro que la gente sabe diferenciar entre su uso negativo y su uso beneficioso para la salud. A pesar de que hay un silencio empresarial en cuanto a la legalidad de la marihuana en España, existe un sector que tiene permiso para su cultivo y los españoles lo saben.  Al menos no se avergüenzan sacando el tema por lo que puedan pensar sus familiares, amigos, vecinos, etc.

Es decir, todo lo contrario que en Grecia. Está mal visto tratar de este tema y defender su legalidad bajo el argumento de que es un estupefaciente. Da lo mismo si inicias la conversación entre amigos. Todo lo relacionado con esta sustancia es tan opaco que automáticamente levantas sospechas. Todo lo que nos han ‘enseñado’ las películas americanas sobre la vida universitaria que ronda alrededor de residencias hasta arriba de humo de marihuana, para muchos griegos es como el mismísimo sueño americano… una mentira.

Terminando ya con la compra y con el intercambio de nuestras experiencias, el dueño de la tienda asiente con la cabeza y me comenta una última cosa. Dice que me tome por ejemplo a cualquier evento que se le haya considerado revolucionario o demasiado libertino en su momento. Que por más que no se hable de algunas cosas, no significa que estas no existen. Concluimos dando las gracias el uno al otro y convencidos de que hay un futuro más racional y menos opaco.

Fuente

 

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.