El Cultivador 10

42 cultivo guerrilla no podrá seguir mordis- queando sus hojas. Pero todavía llega más lejos el comportamiento de estas su- pervivientes de la sabana afri- cana. A la par que emiten veneno liberan al aire una quí- mica que alerta inmediata- mente a sus congéneres para que comiencen a prepararse contra el posible ataque de la jirafa. Lo dicho: no se explica cómo seres con demostrada in- teligencia no disponen de un órgano como el cerebro. Y si esto es una realidad científica, cuando se trata del cannabis es incluso más palpable, más evi- dente. ¿Por qué? ¿Qué es un suelo vivo? Sencillamente porque es una especie que se ha especializado genéticamente como pocas otras. El cannabis dedica todo el tiempo de cada uno de sus ciclos vitales a hacer lo que se supone que debe hacer. Es como un robot. Cuando toca que la semilla colonice el suelo echando raíces, dedica todo su esfuerzo a esta función. Cuando llega la fase de creci- miento vegetativo se pone a ello con el ahínco propio de un superhéroe. ¿Qué toca cogo- llar? Pues se dedica al tema con verdadero entusiasmo. Las demás especies son un poco más versátiles; pero el canna- bis lo es menos. Por este mo- tivo, lo mejor que podemos hacer cuando cultivamos para obtener marihuana de la mejor calidad, tanto medicinal como lúdica, es ponerle todo lo que precisa “a huevo”, lo más fácil posible. Si no tiene que desviar hormonas a funciones que no son las propias del momento, llegará al fin de su vida con una producción de excelente cali- dad. Y, desde luego, no se puede negar que una nutrición adecuada es uno de los pará- metros más importantes de cualquier planta en todos los momentos de su vida. Si tu hierba se tiene que estar buscando la vida para obtener los nutrientes que necesita para crecer bien, dedicará gran parte de su tiempo a sobrevi- vir, a solucionar carencias, y ello le restará energías para , por ejemplo, cogollar bien. Por este motivo, nuestro entrevis- tado cultiva “sin riesgos, a la vieja usanza, como se ha hecho en el planeta Tierra desde hace miles de años. La Korean natu- ral farming (cultivo natural co- reano), es una forma milenaria de tratar los suelos del sudeste asiático, el Japón, India y otras

RkJQdWJsaXNoZXIy NTU4MzA1