El Cultivador

11 activismo 2015 y 2021, se estima que al menos el 15 % de los habitantes de la Unión Europea de entre 15 a 34 años, lo que supone cerca de unos 16 millones de jóvenes europeos, consumieron cannabis en el último año. Aunque cabe destacar que existe una variación considerable en estos niveles de consumo entre los diferentes países, que oscilan entre el 3 % en Hungría y 22 % aproximadamente en países como Francia. Dentro de este informe 2021 de la EMCDDA, se realiza una apreciación en cuanto a la evolución en Europa, tanto en las políticas de drogas en materia de cannabis como en el desarrollo de la planta en sí. El contenido y potencial de THC presente se ha vuelto, según informan, mucho más potente en los últimos años. La media oscila entre el 20 % y el 28 % en la resina de cannabis y se sitúa en casi el doble cuando se hace referencia exclusiva a la planta. El mismo informe revela que las respuestas regulatorias ante la situación se están volviendo cada vez más variables y complicadas entre los países de la zona euro, ya que, en algunos lugares permiten, por ejemplo, que ciertos productos de cannabis estén disponibles bajo circunstancias concretas para fines médicos o terapéuticos; otros comercializan libremente nuevos productos con extractos de cannabis y, algunos otros, ya están proponiendo nuevas formas de tolerancia para el consumo recreativo. Es el caso reciente de países como Malta, que ya se ha convertido en el primer país de la Unión Europea en regular el cannabis para diferentes fines. Desde el pasado mes de diciembre de 2021, gracias a la especial labor comunitaria, en especial de la ONG Releaf Malta, el gobierno ya permite el cannabis para uso personal dejando a sus ciudadanos cultivar hasta seis plantas en casa, poseer hasta siete gramos y permite a las personas usuarias crear clubes sociales de cannabis para la dispensación de cultivos locales. También es reciente el caso de Luxemburgo, cuyo Gobierno pretende aprobar este año una ley para legalizar el uso personal de cannabis recreativo permitiendo el cultivo, la posesión y la venta de semillas. Seguido este ejemplo de otros países como Alemania, que también se ha puesto en el punto de mira en cuanto a materia de regulación de cannabis, ya que el nuevo Gobierno de coalición, compuesto por los socialdemócratas, los verdes y los liberales, cuenta con un plan ambicioso que busca ir más allá de la regulaciónmedicinal, teniendo como objetivo claro regular la venta de cannabis recreativo. Otros países europeos, sin embargo, se mantienen reticentes al cambio como es el caso de España, donde el año pasado, a pesar de aprobar la creación de la Subcomisión para el Estudio de la Regulación del Cannabis Medicinal, el país fracasó en su primer intento por aprobar un proyecto de ley para regular el cannabis recreativo, aunque el uso personal lleve años despenalizado. Pese a los grandes cambios legislativos que pueden apreciarse, las personas adultas y usuarias de cannabis siguen estando perseguidas, estigmatizadas y criminalizadas. Las estadísticas relacionadas con las políticas de drogas en Europa continúan situando al cannabis en primera línea tanto en los delitos de suministro como de tenencia. Según las personas adultas y usuarias de cannabis siguen estando perseguidas estigmatizadas y criminalizadas cerca de unos 16 millones de jóvenes europeos, consumieron cannabis en el último año

RkJQdWJsaXNoZXIy NTU4MzA1