El Cultivador

Selección de la variedad para el cultivo de primavera Teniendo en cuenta todo lo explicado, la variedad o variedades seleccionadas deben contar con unas características concretas. En primer lugar, necesitaremos una genética que resista bien a los hongos, dado que sonmuy comunes en épocas de frío y humedad, como la primavera. En segundo lugar, dada la poca cantidad de luz y su tonalidad ligeramente azulada, las plantas producen una proporción de hojas bastante alta con relación a la de cogollo en este tipo de cultivos, por lo que debemos decantarnos por variedades con poca masa foliar. Por último, si optamos por plantas fotodependientes, procuraremos que tengan un periodo de floración corto porque, en caso contrario, tendremos que inducirlas a oscuridad forzada cuando llegue el buen tiempo y los días se alarguen. Las autoflorecientes son ideales para este tipo de cultivo, ya que, al no depender del fotoperiodo para florecer, no revegetan por mucho que las horas de luz diarias aumenten. En cualquier caso, evitaremos las variedades sativas de muy larga floración (NLD). La fase de crecimiento Para brindarles a nuestras plantas el mejor crecimiento, debemos utilizar un sustrato que carezca de abono o abonado muy ligeramente. La razón es que, como en los cultivos de primavera suele hacer frío durante la etapa inicial y este hace que las plantas absorban menor cantidad de nutrientes y agua, nos aseguramos de evitar excesos. También procuraremos que sea un sustrato aireado y mullido y utilizar algún material drenante, como arlita, por ejemplo, ya que lo más recomendable es cultivar en maceta. Este punto es muy importante en un cultivo primaveral, porque, las lluvias frecuentes pueden anegar con facilidad la zona radicular, impidiendo la presencia de oxígeno y provocando la asfixia de las raíces. Además, dentro de nuestras posibilidades, intentaremos ubicar las plantas en un lugar cubierto, como un porche o bajo unos árboles. De esta manera, si hay una helada y nos damos 25 cultivo exterior Los suelos o sustratos demasiado secos no almacenan bien el calor, por lo que mantener la humedad ayuda a proteger las raíces En primavera, la intensidad lumínica es menor que en verano

RkJQdWJsaXNoZXIy NTU4MzA1