El Cultivador

58 OECCC encuentra, condicionando (el fotoperiodo) su desarrollo y su interacción con el ambiente (suelo, aire, agua, etc.), y, en sus etapas de germinación, crecimiento y floración, debido a su alta capacidad de resistir condiciones ambientales desfavorables, es posible limitar o suprimir el uso de controladores químicos y pesticidas intensivos. Finalmente, se exponen sus carencias y limitaciones. Limitaciones que pueden encontrarse en las pruebas de ensayo para demostrar la funcionalidad de “la fitorremediación del suelo con el cultivo de la especie Cannabis sativa L.”: es una planta con ciclo natural de cosecha (STS 484/2015, 7 de septiembre) y fotoperiodo, por lo que parece conveniente analizar qué lugares presentan las condiciones ambientales y edáficas adecuadas para el cultivo del cáñamo (el nivel de pHdel sustrato, la salinidad, la disponibilidad de nutrientes y agua, la temperatura, etc.) a fin de obtener los mejores rendimientos de su capacidad para hiperacumular sustancias contaminantes; la absorción de los productos químicos contaminantes sucede de diferente manera según la parte de la planta, por lo que cabría observar cómo afecta la captación de estos metales pesados a las semillas, las fibras del tallo o de las ramas (en otras ediciones de El Cultivador se profundiza en si esos mismos metales pesados aparecen en distintas trazas en el cannabis consumido), y, a pesar de la alta eficiencia ecosistémica (ecológica y social) del cultivo de cáñamo, es escasa la inversión de recursos económicos, por parte de la administración pública, como para lograr avances significativos en el conocimiento científico sobre las interacciones suelo-raíz (rizosfera). Por todo ello, atendiendo a la realidad actual, política y jurídica, y considerando las expresiones socioculturales españolas vinculadas a la particular relación histórica con la planta: cultivo, uso y consumo, parece existir el espacio suficiente como para que se materialice un encaje administrativo, adaptativo y flexible para la Cannabis sativaL. Vincular sociedad y ambiente contribuye a la conservación de los ecosistemas y la biodiversidad. La Cannabis sativa L. tienen el potencial de corregir la sobresaturación de metales pesados y su afectación al ecosistema. Lo anterior es posible a través de estrategias y agendas de cambio integradoras de la realidad multidimensional que logren transformar el actual paradigma del tejido de socioproducción y consumo (capitalistas), reorganizadas y reorientadas en sistemas socioecológicos en condiciones de sustentabilidad. Así, insistir en una estrategia transversal e inclusiva, mediante un enfoque social (ética y salud público-colectiva); ambiental/ecológico (cultivo –orgánico– y preservación del acervo genético de la semilla); educacional (normalización), y económico (justicia económica: no mercantilista), parece tener el potencial de conformar todo un sistema nuevo de interacciones complejas entre la naturaleza y la sociedad, apoyado en la posibilidad de confeccionar estrategias interdependientes e interconectadas más adecuadas para resolver los diversos problemas de nuestro entorno. El Observatorio Europeo del Cultivo y Consumo de Cannabis, en el informe Jornada en apoyo a la regulación mexicana: regulación por la paz(2019), concluye que deben imprimirse los esfuerzos en consolidar una regulación, enMéxico, que ponga primero los derechos de las personas y la justicia social, y no los intereses mercantilistas de diversas empresas multinacionales y farmacéuticas (favorecidas por acuerdos políticos y trámites burocráticos). La exigencia de trazabilidad de la semilla encubre el oligopolio del mercado de las multinacionales del cannabis y no La absorción de los productos químicos contaminantes sucede de diferente manera según la parte de la planta stevanovicigor (depositphotos)

RkJQdWJsaXNoZXIy NTU4MzA1