El Cultivador

embargo, la luminaria para cultivo interior debe cumplir con unas condiciones específicas en cuanto a espectro y potencia, por lo que no podemos usar cualquier tipo de iluminación. Lo mismo ocurre con el papel reflectante y otros elementos comúnmente empleados: necesitan cumplir ciertos requisitos para que nuestras plantas no sufran las consecuencias. Por tanto, debemos asegurarnos de contar con todo lo necesario antes de empezar nuestro indoor. Cultivar en verano en interior sin aire acondicionado. Aunque no es una misión imposible, el cultivo indoor puede llegar a ser realmente complejo durante esta época del año si no tenemos la posibilidad de climatizar la sala. Por una parte, el calor hace que el agua de riego se evapore rápidamente, por lo que hay que regar más y la humedad relativa puede llegar a fluctuar bastante. Esta condición favorece la proliferación y desarrollo de hongos como el oídio. Por otra parte, las altas temperaturas también favorecen la aparición y reproducción de plagas, especialmente de la araña roja. Se trata de ácaro de gran capacidad destructiva que puede arruinar el cultivo entero en cuestión de muy pocos días. Por tanto, lo mejor durante la época estival es cultivar en exterior si tenemos la posibilidad o instalar un aparato de aire acondicionado en nuestra sala de floración. No revisar las plantas en profundidad y aplicar fitosanitarios de forma errónea. Si bien el ojo inexperto tarda más en detectar plagas o enfermedades, muchos cultivadores noveles y algunosmás experimentados no revisan sus cultivos frecuentemente en busca de ellas. Esto es un grave error porque un tratamiento precoz reduce de forma considerable los daños causados por este tipo de contratiempos. Además, algunos cultivadores no prestan atención a los plazos de seguridad de los productos fitosanitarios o acuden a floristerías a comprarlos, donde venden algunos productos que solo son aptos para plantas ornamentales, pero no para las destinadas al consumo humano. Cortar antes de tiempo. Este error también es muy frecuente entre algunos cultivadores principiantes, que cosechan cuando las flores apenas engordan un poquito. Se trata de una equivocación bastante grave que repercute de forma muy negativa en la calidad del producto final. Para saber cuándo cosechar la marihuana lo mejor es hacerse con una lupa o microscopio de entre diez y cien aumentos. Con este aparato inspeccionaremos los tricomas glandulares, que son los que tienen una especie de cabeza redondita en la punta. Cuando al menos el 50 % o 60 % de ellas presente un color blanquecino y haya también bastantes de color ámbar, las flores estarán listas. Algunos cultivadores prefieren esperar un pocomás, pero eso es cuestión de gustos. En resumen, lo más importante a la hora de empezar en el mundo del autocultivo es escoger la variedad adecuada y brindarle el mejor entorno. Emplear sustratos, agua o fertilizantes de mala calidad o que no sean específicos para el cultivo de marihuana no es nada aconsejable porque se traduce en malos resultados. Además, si optamos por el cultivo interior debemos asegurarnos de que la luz, la ventilación, la humedad relativa y el resto de los parámetros ambientales se mantienen en los valores adecuados. Espero que te haya gustado el artículo y que pueda serte de utilidad en tus futuros cultivos. La araña roja y el oídio son dos de los problemas que suelen pasarse por alto por falta de revisión del cultivo 59 consejos de cultivo las altas temperaturas también favorecen la aparición y reproducción de plagas algunos cultivadores no prestan atención a los plazos de seguridad de los productos fitosanitarios Una revisión frecuente nos permitirá actuar a tiempo en caso de plaga

RkJQdWJsaXNoZXIy NTU4MzA1