La burbuja bursátil del cannabis no despega aún en Europa

Publicado en this site

En estos dos primeros meses del año, el Índice North American Marihuana, que engloba a las principales empresas del sector en EE UU y Canadá, se anota un 45%, aunque aún no ha recuperado los niveles alcanzados en octubre. Tras llegar a un máximo de 2.121 puntos con una subida de casi el 80% en solo dos meses, se desplomó un 45% entre octubre y diciembre.

Estas cifras rememoran las de las dos últimas burbujas experimentadas por los mercados financieros. El Nasdaq despuntó un 80% entre 1999 y 2000, justo antes del estallido de la burbuja puntocom, mientras que el precio del bitcóin subió cerca de un 1.400% en 2017, para caer un 80% en 2018.

No obstante, desde eToro no creen que la burbuja del cannabis vaya a desinflarse próximamente. “Las empresas de cannabis son el futuro y lo del año pasado fue solo el inicio de lo que viene. A medida que los países vayan aceptando que este mercado debe existir y que legalizarlo es un buen negocio, aparecerán mayores opciones de inversión”, subraya Tali Salomon, directora de la plataforma de inversiones online para España y Latam.

Por el momento, al igual que sucedió con el boom de las criptomonedas o de las tecnológicas, todo queda reducido a los mercados americanos y las Bolsas europeas van un paso por detrás. La mayoría de las empresas englobadas en el Índice North American Marihuana cotizan en la Bolsa canadiense, pero también las hay que han debutado en Wall Street. Y es que aunque la ley federal prohíba el consumo de esta sustancia, permite a las compañías cotizar en el mercado estadounidense siempre que su negocio se desarrolle en otro país.

Cronos Group se anota la mayor subida del índice. Los títulos de la canadiense, que fueron los primeros en debutar en un gran selectivo como el Nasdaq, despuntan un 100% en el año y duplican su valor desde que a mediados de noviembre la tabacalera Altria adquiriera el 45% por 1.800 millones de dólares.

La también canadiense CannTrust se revaloriza un 90% en el parqué de Toronto y este lunes, sus acciones comenzaron a cotizar también en Nueva York. Destacan también las fuertes subidas de Cannopy Growth, la primera empresa del sector que dio el salto desde el OTC o mercado extrabursátil al NYSE: suma un 80% y está valorando escindirse y crear un fondo de inversión inmobiliaria con el objetivo de acumular capital para seguir creciendo en la industria del cannabis.

En Europa, esta burbuja está intentando despegar, limitada aún por las leyes que afectan al consumo de marihuana. Por el momento, solo se ha legalizado esta sustancia o sus derivados para uso terapéutico.

A principios de 2018, debutó en el mercado londinense Nex Exchange –centrado en small caps y empresas en crecimiento–, Sativa Investments, el primer vehículo de inversión británico centrado en marihuana medicinal, al que se han unido Amanda Developments y High Growth Capital. En octubre, se produjo la primera salida a la Bolsa europea de una productora de cannabis medicinal, la danesa StenoCare. Pero su comportamiento dista del de las firmas norteamericanas: en 2018 cayó un 46% y en lo que va de año, sube un 5%. En los próximos meses podría sumarse European Cannabis Holdings, que ha contratado al banco de inversión Canaccord Genuity para debutar en Londres con un valor de 100 millones de libras.

A la espera de la autorización para el consumo libre de marihuana, el mercado europeo encierra gran potencial. Según Canaccord Genuity, una vez se legalice completamente el consumo de cannabis, las ventas anuales en el Viejo Continente podrían alcanzar los 25.000 milones de euros, ocho veces la cifra estimada para Canadá.

Las grandes empresas se unen a la carrera

Aprovechando el boom generado por la legalización del consumo del cannabis, las grandes empresas de alimentación o las farmacéuticas han decidido incorporar esta sustancia en sus negocios. Es el caso de Coca Cola, que ha anunciado que está interesada en bebidas con infusión de cannabidiol o CBD, o cerveceras como Constellation Brands y AB InBev. Ambas han firmado acuerdos con grandes productores de cannabis.

En España, también ha empezado a arrancar el sector. El laboratorio Alcaliber, adquirido recientemente por el fondo británico GHO Capital, ya tiene licencia de la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (Aemps) para cultivar, producir, exportar, distribuir y comercializar cannabis para uso terapéutico; mientras que la estadounidense Freedom Leaf ha adquirido invernaderos y empresas productoras en España.

La inversión también está empezando a despegar. En octubre, eToro lanzó el CannabisCare Copy Portfolio para invertir en este tipo de compañías y en dos semanas alcanzó los 1.000 inversores.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.