Muere el jeque Jalid bin Sultan al Qasimi tras una larga noche de orgías y drogas

Publicado en this site
Hijo del emir de Sharjah, tenía su propia firma de moda y había presentado colección en la última Semana de la Moda de Londres
Su cuerpo ha sido enterrado a primera hora de este miércoles en Sharjah. Se han publicado fotos de su cadáver amortajado en su funeral
Jalid bin Sultan al Qasimi, hijo el emir de Sharjah, en una imagen compartida en su Instagram. Jalid bin Sultan al Qasimi, hijo el emir de Sharjah, en una imagen compartida en su Instagram.

Jalid bin Sultan al Qasimi se había forjado un nombre lejos de los pasillos de la corte de su padre, el emir de Sharjah. Sobre las pasarelas europeas. Desde hacia una década dirigía su propia firma de moda. El hijo más joven del emir ha fallecido esta semana a los 39 años en su mansión londinense tras lo que la prensa ha descrito como una larga noche de sexo y drogas.

Jalid acababa de probar el éxito. Su compañía Qasimi había exhibido con el beneplácito de la crítica su colección de ropa para hombre de la temporada primavera/verano de 2020 en la London Fashion Week. Sus propuestas introducían elementos árabes en la alta costura. Jalid, que vivía en la capital británica desde los 9 años, presumía de haber vestido a Lady Gaga, Florence Welch y Cheryl Cole.

Su cuerpo ha sido enterrado a primera hora de este miércoles en Sharjah, uno de los siete emiratos que conforman los Emiratos Árabes Unidos. Las imágenes publicadas por el departamento de medios del emirato muestran su cadáver amortajado durante el funeral y su posterior entierro. Emiratos ha decretado tres jornadas de luto.

Su padre, Sultan bin Mohamed al Qasimi, se ha limitado a expresar en público que su vástago se halla ya «en cuidado de Dios». Las circunstancias de su repentino óbito el pasado lunes no han trascendido oficialmente. Según la prensa británica, su cuerpo sin vida apareció en su vivienda del exclusivo barrio londinense de Knightsbridge, el distrito que borde Hyde Park.

«Al parecer hubo una fiesta en la que algunos invitados tomaban drogas y tenían sexo», han indicado fuentes próximas al suceso. «Se cree que Jalid podría haber muerto como resultado de la ingesta de drogas», agregan. En su mansión, la policía halló «drogas de clase A», entre las que figuran la cocaína, el dicanol, la heroína, LSD, MDMA (éxtasis) y las setas alucinógenas.

No es la primera vez que la familia real de Sharjah se ve alcanzada por una tragedia provocada por las drogas. En 1999 el hermano mayor de Jalid y príncipe heredero, Mohamed bin Sultan bin Mohamed al Qasimi, falleció por sobredosis a los 24 años en el palacete familiar de East Grinstead, una localidad inglesa ubicada en el condado de Sussex Occidental. Su cadáver fue encontrado por un escolta en el baño, rodeado de jeringuillas y una corbata anudada a uno de los brazos.

El legado de Sharjah -gobernado desde 1972 por Sultan bin Mohamed al Qasimi,- está en manos de Sultan Bin Mohamed bin Sultan, hermano de la segunda esposa del emir. Fue la decisión adoptada por el actual gobernante -un premiado historiador que ha sido profesor visitante en universidades árabes y europeas- tras la muerte de Mohamed. Sharjah es el tercer estado más poblado de Emiratos Árabes Unidos, con más de 800.000 habitantes. Los Qasimi también reinan en el emirato de Ras al Jaimah.

En 1999 el hermano mayor de Jalid y príncipe heredero, Mohamed bin Sultan bin Mohamed al Qasimi, falleció por sobredosis a los 24 años

Jalid, el último hijo varón del emir, fundó su firma de moda en 2008. Había sido también jefe del Consejo de planeamiento urbano de Sharjah, encargado de revisar los proyectos de infraestructuras del emirato. Según la web de la empresa, fue educado en el Tonbridge School. Estudió francés y español en el University College de Londres, donde también completó sus estudios de arquitectura. Su verdadera pasión, sin embargo, era la moda, a la que se consagró tras cursar estudios de moda femenina en el Central Saint Martins.

Fue también en 2008 cuando lanzó su primera colección en colaboración con Elliott James Frieze. «Jalid era un diseñador joven con talento cuyas colecciones eran modernas, elegantes y siempre hacían pensar», ha detallado la directora ejecutiva del Consejo Británico de Moda, Caroline Rush.

Hace solo una semana se había visto envuelto en una polémica a propósito de la relectura que la firma Vetements había hecho de la leyenda «No disparen» de una camiseta suya que recordaba la frase usada por los periodistas en el Líbano durante la invasión israelí del país en 1982.

«Entiendo lo que están haciendo pero se trata de consumismo. Es un completo ataque a la región. Usé la expresión para subrayar la dificultad de lo que estaba sucediendo en Oriente Próximo», señaló a Vogue Arabia Jalid poco antes de fallecer. En su empresa le recordarán siempre por «la exploración sensible y tenaz de los problemas políticos y sociales» a través de la moda.

Fuente

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.