Icono del sitio Prensa Cannábica Gratuita – El Cultivador

¿Qué son las granjas familiares?

La agricultura familiar no es en absoluto un concepto innovador. Las primeras granjas familiares nacieron en cuanto el ser humano descubrió la posibilidad de cultivar alimentos para su familia y su clan. Desde ese momento, todas las civilizaciones han cultivado alimentos para satisfacer sus necesidades básicas: primero agave, maíz y legumbres; luego cereales, hortalizas y fruta. El cultivo de los alimentos se descubrió poco a poco, aprendiendo de los errores, y los métodos y técnicas fueron mejorando con el paso de los siglos.

por Noucetta Kehdi

En la actualidad, todos los rincones del planeta están habitados. El número de seres humanos está alcanzado una cifra nunca vista, lo que genera enormes necesidades de alimentos y grandes dificultades para proporcionarlos a toda la población. No solo hay una escasez creciente de suelo debido a un exceso de construcción, sino que además este es cada vez menos fértil. Tal y como se están desarrollando las ciudades, ya no tienen espacio para crecer. Los plaguicidas, fungicidas y el cultivo intensivo han agotado nuestros suelos y contaminado nuestras aguas.

En muchas zonas, el agua también se está convirtiendo en un recurso escaso, lo que provoca conflictos y el riesgo de guerra por doquier. Los alimentos han pasado a ser de una calidad casi siempre cuestionable y, cuando vemos lo que hay en nuestros platos, a veces nos preguntamos si el consumo de esa comida es sano y seguro.

Hace muchos años, allá por 1992, William Texier y yo creamos en California el concepto de granja familiar en medio hidropónico. Nuestra intención era cultivar alimentos frescos para consumirlos nosotros mismos, pero las primeras cosechas fueron tan abundantes que las compartimos con nuestros vecinos. Todo el barrio se puso a preparar mermeladas y conservas y pudo disfrutar de un festín a base de hierbas y ensaladas frescas, enormes y deliciosas. Pronto llegamos a la conclusión de que intentar vender nuestro excedente en el mercado de productores cercano podría ser una buena idea, pero acabó siendo una operación comercial a pequeña escala de gran éxito: ¡había nacido el concepto de granja familiar! En ese momento creamos White Owl WaterFarm.

¿Por qué la hidroponía?

Esta fascinante tecnología presenta varias ventajas en comparación con el cultivo en tierra.

Un mejor control de la alimentación de las plantas permite obtener cosechas más abundantes y más vigorosas en menos tiempo. Dado que las plantas no tienen que competir por el alimento, en lugar de extender sus raíces bajo tierra crecen sobre el suelo y dedican su energía a producir flores y frutos. En consecuencia, se pueden cultivar más plantas (+/-30%) en la misma superficie que en tierra, obteniendo además mejores cosechas. Un seguimiento atento de las necesidades de las plantas en todas las etapas de su ciclo de crecimiento permite garantizar la cantidad, la calidad y el sabor de las cosechas.

Asimismo, como la hidroponía suele ser un circuito cerrado, hace falta entre un 80% y 90% menos del agua que requiere el mismo cultivo en tierra. Por supuesto, también consume muchos menos nutrientes, otra gran ventaja en estos tiempos en los que el agua es tan valiosa  y la contaminación un problema tan acuciante. En efecto, la hidroponía no desperdicia ningún nutriente en la tierra y, al no utilizar herbicidas, la contaminación se reduce al mínimo.

Por lo general, las plantas cultivadas en hidroponía son sanas y mucho más resistentes a las enfermedades y los ataques de plagas, sobre todo con una buena prevención. Considerando que hoy en día los alimentos fiables son cada vez más escasos, garantizar la calidad de lo que comemos es de una importancia fundamental. Por no mencionar que el cultivo en casa reduce el transporte y garantiza productos frescos.

Un acceso fácil y directo a las raíces de las plantas permite controlar mejor su nutrición y su salud.

¿Cómo puede poner en marcha una granja familiar?

Una granja familiar puede ser del tamaño que elija: pequeña, en su cocina, para unas cuantas hierbas aromáticas; algo mayor, para hierbas aromáticas y hortalizas de consumo doméstico; o cualquier invernadero de pequeño a mediano tamaño para producción de consumo propio o incluso posibles operaciones comerciales. Usted decide dónde está el límite.

Al empezar una granja familiar para fines comerciales, lo primero que tiene que hacer es decidir qué va a cultivar. Puede crear un nuevo mercado o responder a las necesidades existentes en su región. Sin duda, la segunda opción es la más recomendable y sencilla. Otro aspecto relevante del cultivo en hidroponía es que son preferibles los cultivos de gran calidad y valor elevado, para reducir en la medida de lo posible la competencia con los cultivos tradicionales en tierra.

A continuación tendrá que decidir quiénes son sus clientes y dónde se encuentran. Estudie su zona, buscando sobre todo restaurantes de alta cocina, hoteles, supermercados y tiendas de delicatessen: cualquier cliente potencial que dé prioridad a la calidad sobre el precio. También puede  optar por vender directamente al cliente final en mercados de productores o mediante cestas de fruta y verdura fresca enviadas directamente a los hogares, eliminando así los intermediaros de todo tipo. En White Owl WaterFarm elegimos hoteles y restaurantes de la zona de la Bahía de San Francisco. Entrevisté a chefs y gestores de compra para averiguar qué vegetales les costaba más encontrar. Su respuesta fue mejor de lo que esperábamos, porque hubieran dado cualquier cosa para contar con  mercancía fresca y sabrosa que pudieran encargar y recibir al día siguiente. Sin duda, la cercanía es otra de las ventajas de las  granjas familiares. En aquel momento eligieron pimientos de colores y albahaca dulce, así que eso fue lo que cultivamos. También pidieron alimentos tropicales para platos exóticos, dado que solían recurrir a productos importados, caros y que a veces incluso llegaban pasados.

Hidroponía: ¿cómo empezar?

Después de decidir el tamaño de la explotación y las plantas que va a cultivar, es importante que elija el material hidropónico adecuado. La nutrición de sus plantas debe ser de buena calidad. No escatime en nutrientes, que garantizan cosechas vigorosas y un buen sabor. Para garantizar los mejores resultados, asegúrese de utilizar un nutriente adecuado a su agua, según sea blanda o dura. Utilice siempre un nutriente completo, que incluya todos los elementos primarios, secundarios y microelementos necesarios. Dé prioridad a los micronutrientes quelados sobre los sulfatos, ya que son clave para una nutrición vegetal equilibrada.

Otra posibilidad es utilizar nutrientes biopónicos, productos certificados ecológicos con los que obtendrá una “hidroponía ecológica”*. Si lo desea, puede añadir suplementos a la dieta de sus plantas. Opte por los mejores también en este caso. Existe una amplia gama de aditivos de calidad, cada uno con un objetivo distinto: aumentar la capacidad de asimilación de las plantas, limpiar los sustratos y las soluciones nutritivas, activar el crecimiento, la floración o la fructificación o actuar de modo preventivo para reducir el estrés y limitar las enfermedades y los ataques de plagas.

Asimismo, debe elegir el sistema hidropónico adecuado. Las características más importantes son una elevada oxigenación y una circulación dinámica. El color blanco es sin duda preferible al negro, dado que refleja la luz y la difunde en todas direcciones, incluso a las partes inferiores de las plantas. También es recomendable que adapte su sistema a las plantas que va a cultivar, sin olvidar que el mercado (o usted) puede cambiar de cultivo. Por lo tanto, elija un sistema que le permita adaptar la colocación de sus plantas al sistema y no al revés. Por ejemplo, si tiene un sistema con compartimentos muy próximos y quiere cultivar plantas grandes, como pimientos o tomates, no tendrá más que  utilizar uno de cada dos o tres compartimentos (tenga la precaución de cubrir los que queden vacíos para que no llegue luz a las raíces). De este modo, si en el futuro decide cultivar plantas pequeñas, como albahaca u otras hierbas aromáticas, podrá utilizar todos los compartimentos y no necesitará cambiar de sistema cada vez que cambie de cultivo.

En el próximo capítulo retomaremos el tema y profundizaremos en cómo funciona la hidroponía (tanto información general como información específica sobre conductividad eléctrica y pH) y cómo empezar a cultivar. También os ofreceremos más información general sobre las granjas familiares.

¡No os lo perdáis!

https://www.cannabismagazine.net/que-son-las-granjas-familiares/

Salir de la versión móvil