Uruguay: La primera exportación de flores de cáñamo a Suiza genera una oleada de solicitudes para plantar

Publicado en this site

Esta semana llegó a Zürich, Suiza, el primer envío de cannabis no psicoactivo para uso no médico exportado desde Uruguay. Se trató de un envío de 524 kilos que se pagó a un precio promedio de US$ 200 el kilo.

La noticia fue anunciada por Sergio Vázquez, jefe del departamento de asesoría técnica de la Dirección General de los Servicios Agrícolas (DGSA) del Ministerio de Ganadería Agricultura y Pesca (MGAP), a través de su cuenta en la red social Twitter, dónde escribió: “Uruguay completó con éxito la primera exportación comercial de flores de cáñamo a Suiza para uso no médico. Vaya el reconocimiento a nuestros embajadores que abren mercados para productos uruguayos”.

El Observador se comunicó con Vázquez, quien indicó que si bien el envío partió hace algunos días al país europeo, se estaba esperando que el embarque llegara y fuera debidamente inspeccionado para poder confirmar la noticia.

Además de lo difundido por Vázquez, el subsecretario del MGAP, Juan Ignacio Buffa, también destacó la importancia de esta primera exportación. «Esta es una muy buena noticia para una cadena agroindustral nueva para el Uruguay», escribió, también en Twitter.

Vázquez informó que este es el primer envío comercial que se realiza a ese país, aunque se han hecho previamente exportaciones de muestras de un kilo o medio kilo para que sean analizadas por la aduana.

En este caso fueron 524 kilos que fueron sometidos a una ardua inspección. «Ahí estaba nuestro temor, porque fue la primera exportación de cannabis”, dijo.

Respecto a los valores, señaló que los declarados por los exportadores –que son públicos– fueron de US$ 200 el kilo, aunque estimó que “pudo haber sido un precio superior”.

En tanto, mencionó que si bien Suiza es el destino que paga mejor precio, “la idea es abrir otros mercados”.

A propósito, comentó que hay más exportaciones pendientes y en trámites para este mismo destino, y adelantó que se está trabajando con Estados Unidos.

“Estamos procurando una respuesta más formal de gobierno estadounidense para pisar firme en la exportación a ese destino”, agregó.

Una ola de solicitudes para poder plantar

Consultado sobre las licencias otorgadas para cultivar cáñamo industrial en Uruguay, expresó: “Estamos como con el rebrote del covid-19, se viene otra ola de solicitudes”.

Desde su punto de vista, el gran interés por trabajar el cultivo va de la mano de las gestiones que ha realizado la nueva administración. Eso hizo que muchas empresas, agricultores, inversores (sobre todo argentinos) y emprendedores se interesen en el tema y se presenten ante esta dirección a solicitar autorizaciones y licencias para cultivar cáñamo, tanto que Vázquez estima que para fin de año habrán unas 60 empresas autorizadas para plantar.

“Claramente las acciones de la nueva administración han sido claves. Avanzamos en cuatro meses lo que no hicimos en cuatro años. Estoy esperando un tsunami, ahora, arriba de mi escritorio tengo cinco solicitudes”, explicó.

Pico de licencias en 2019

Cabe recordar que el desarrollo de cáñamo ha tenido numerosas trabas debido a diferentes prohibiciones en las regulaciones. Sin embargo, los recientes cambios que hubo en ese sentido han permitido visualizar el cultivo como una alternativa potencialmente viable y su alta demanda internacional –fundamentalmente como alimento y con fines medicinales– ha despertado el interés por su cultivo. La producción en Uruguay va de la mano de las autorizaciones, y en 2019 se generó un “pico de licencias”. Al 30 diciembre de 2018, Uruguay tenía 14 empresas autorizadas para operar con cáñamo industrial, un año más tarde eran 40 y, según estiman, a fines de 2020 serán 60.

A tres meses de una nueva siembra

La siembra óptima del cultivo es en octubre, por lo que aun restan tres meses para que estas empresas puedan ingresar los planes de trabajo.

“Es una segunda ola. Con esta movida de la nueva administración que da respuestas puede ser que la gente que tenía solicitudes en la gatera se anime y las presenten”, manifestó Vázquez.

Durante los primeros días de julio el prosecretario de la Presidencia, Rodrigo Ferrés, y el secretario general de la Secretaría Nacional de Drogas, Daniel Radío, recibieron en Torre Ejecutiva a una delegación de la Cámara de Empresas de Cannabis Medicinal y acordaron la constitución de una comisión para analizar modificaciones al decreto 46/2015, el que regula esa actividad.

Ferrés (también presidente de la Junta Nacional de Drogas) dijo en conferencia de prensa que el presidente Luis Lacalle Pou «tomó la decisión de impulsar a esta industria incipiente, que puede generar muchos recursos, trabajo y, por su calidad de producción, una marca país».

En ese sentido, afirmó que se buscará «mejorar el marco jurídico» para «mejorar la operatividad» de la industria del cannabis medicinal y que «pueda desarrollarse en su mayor potencialidad», especialmente en materia de exportaciones.

“Esta es la primera vez que las autoridades reciben en Presidencia a las empresas productoras de cáñamo. Es una señal muy fuerte en los que respecta a destrabar las exportaciones de este producto”, sostuvo Vázquez.

Algunos datos

En la última zafra estival se sembraron en Uruguay cerca de 600 hectáreas de cáñamo industrial, el 50% de lo habilitado. En la zafra 2018/2019 fueron 410 has, de las casi 800 autorizadas. Según lo informado, por culpa de la reciente sequía, una adversidad climática que generó un notorio déficit hídrico en buena parte del territorio nacional, fue un factor clave para que se diera una disminución del área.

Respecto a los rendimientos oscilan de 500 kilos por hectárea de flor seca en cultivos a cielo abierto y es donde Uruguay es más competitivo.

Las producciones en invernáculos son más intensivas y, por lo tanto más variables, pudiendo llegar a los 800 gramos por planta.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.