Vaporización de cannabis: Una guía para principiantes

Publicado en this site

Ya hemos hablado en anteriores ocasiones sobre los múltiples beneficios que tiene la vaporización sobre la combustión para el consumo de hierbas secas o concentrados de cannabis. Además de evitar un daño potencialmente mayor a los pulmones, las múltiples propiedades tranquilizantes y sanadoras de la marihuana tienen un mejor efecto en el sistema cuando ingresan en forma de vapor.

Teniendo en claro que un vaporizador será una mejor alternativa al clásico canuto, todos los principiantes en el mundo de la vaporización necesitan una suerte de guía para que la transición se complete sin sobresaltos. Desde la selección de un dispositivo que cumpla con sus principales requerimientos, pasando por su correcto uso, y hasta llegar a detalles como elegir el material indicado y el mantenimiento del equipo, no son pocos los puntos a considerar cuando estás dando tus primeros pasos en esta cultura.

¿Un vaporizador de hierbas secas, concentrados o híbrido? ¿Requieres portabilidad?

Estas son algunas de las primeras preguntas que debes hacerte cuando quieras comenzar a vaporear cannabis. Actualmente existen tres principales tipos de vaporizadores, divididos en las siguientes categorías:

Vaporizadores de hierbas secas: estos dispositivos están diseñados para vaporear diferentes hierbas secas, en las cuales están incluidas las cepas de cannabis. Entre sus mejores exponentes actuales destacan el vaporizador Boundless CFX, el vaporizador Mighty y el vaporizador Pax 2, entre muchos otros.

Vaporizadores de concentrados: generalmente asociados a vaporizadores tipo bolígrafo que cargan específicamente cápsulas de concentrados o diferentes tipos de aceites, con un efecto mucho más directo con pequeñas cantidades, y un costo ligeramente menor a nivel del dispositivo.

Vaporizadores híbridos: genialidades modernas como el vaporizador Pax 3 en su kit completo, así como el vaporizador DaVinci IQ y el vaporizador Firefly 2, son bestias tecnológicas que te permitirán vaporizar hierbas secas y concentrados de marihuana, teniendo en cuenta que cada funcionalidad se opera de forma independiente.

Cada uno de los ejemplos anteriormente mencionados son vaporizadores portátiles, la categoría más popular en el presente por sus resultados en practicidad y efectividad. Pero es importante que también conozcas sobre la existencia de los vaporizadores de mesa o escritorio, equipos de mayor tamaño y poder, y entre los que destaca el clásico Volcano, fabricado en Alemania por Storz & Bickel.

Elige un vaporizador que se adapte a tus requerimientos

Ahora que ya conoces los diferentes tipos de vaporizadores que existen a gran escala, es momento de que selecciones el estilo que mejor se adapte a tus requerimientos y necesidades. Si piensas en sesiones cortas y extendidas a lo largo de la jornada, entonces debes centrarte en un vaporizador portátil de hierbas secas. Estos son mucho más sencillos de transportar, y ofrecen facilidades para recargas de material, limpieza y discreción.

Por otro lado, el auge de los concentrados de marihuana está alcanzando cotas destacables de internacionalización en el presente, así que hacerse con un vaporizador híbrido no resulta en absoluto descabellado. De cualquier forma, este tipo de dispositivo es mucho más recomendable que un vaporizador que únicamente vaporice concentrados, ya que esta última categoría no está creciendo de la misma forma que sus contrapartes, y mucho menos en lo que respecta a la vaporización de cannabis.

Selecciona el material de mejor calidad para tus sesiones

Puede sonar evidente, pero es importante que utilices el material correcto para el tipo de vaporizador que tengas. Y en caso de que optes por un vaporizador híbrido, asegúrate de colocar los accesorios necesarios y establecer la configuración específica en cada caso. Usualmente las hierbas secas se vaporizan sin ningún tipo de objeto adicional, mientras que los concentrados deben colocarse en rejillas o cápsulas especiales, dependiendo del modelo y marca del vaporizador.

Mientras que el tipo de cepas o concentrados dependerán de tus gustos personales. Recuerda que hay materiales para distintos efectos, por lo que es mejor que te documentes directamente sobre los tipos de cannabis que estás obteniendo directamente con tu club de fumadores o proveedores medicinales. Esto aplica también para los concentrados, ya que algunos fabricantes optan por una producción totalmente natural y orgánica, mientras que otros agregan compuestos químicos con fines funcionales.

Un mantenimiento de primera para una experiencia de primera

Con los vaporizadores de hierbas secas y concentrados de cannabis no hay otro camino. O cuidas tu dispositivo o te atienes a una experiencia que se irá deteriorando rápidamente. Recuerda que a pesar de que estamos evitando la combustión en el proceso, tanto los sistemas de convección como los de conducción utilizados en los vaporizadores actuales conllevan un importante calentamiento del material, lo que deja consigo restos que deben ser limpiados periódicamente.

Las instrucciones puntuales de limpieza de cada vaporizador están ligadas al modelo en específico. Algunos kits facilitan el proceso de mantenimiento con accesorios incluidos, y otros implican la revisión de un par de tutoriales en web para asegurar completar el proceso con seguridad y garantías de éxito. Lo mejor es informarse un poco previamente, y respetar una rutina de cuidado para alargar la vida útil del dispositivo y obtener un vapor de primera categoría.

Un dispositivo que conlleva una gran responsabilidad

Ya sea para un uso recreativo o medicinal, la vaporización de cannabis no es algo que se pueda tomar a la ligera. Los efectos pueden variar dependiendo del tipo de cepa que utilices (en el terreno de las hierbas secas), y los concentrados y aceites tienden a ofrecer golpes mucho más fuertes con cantidades pequeñas. Por lo que el uso responsable del material siempre debe ser una prioridad en todas tus sesiones de vaporeo.

El hecho de contar con un vaporizador portátil no implica que puedas usarlo en todas las circunstancias que impliquen movimiento, tal y como puede ser al momento de conducir o en los escenarios posibles en una vía pública. Las regulaciones del uso de vaporizadores y cigarrillos electrónicos varían dependiendo de la comunidad autónoma o provincia en la que residas. Y el sentido común debe guiar cualquiera de tus decisiones antes de que presiones el botón de encendido por primera vez.

 

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.