Cannabis y tipos de cultivos

/

La planta de cannabis es una de las más antiguas de nuestra historia, incluso hay registros de su existencia hace unos 2.700 años, y ha sido tan noble que ha sobrevivido por todo este tiempo modificando sus características genéticas para adaptarse a nuevos tiempos. Sin embargo, desde su descubrimiento por parte del hombre, ha existido un afán sólido por replicar la especie en cualquier terreno o espacio, de esta manera se han dado a conocer cultivos modernos a través de semillas regulares, feminizadas o diferentes tipos de semillas autoflorecientes que facilitan un progreso inmediato de la cosecha. Pero a pesar de la facilidad que existe hoy en día para recrear cultivos de cannabis, es necesario tomar en cuenta aspectos fundamentales que garanticen un progreso satisfactorio de la plantación, por tanto, no es algo que se pueda manejar de buenas a primeras, por más de que la semilla sea de rápida floración o automática es necesario tener conocimientos básicos sobre el tema.

Tips para lograr un cultivo de cannabis

El auge de la colección de semillas de cannabis ha levantado una ola de aficionados que desean perpetuar la especie de la planta, así que es necesario cumplir con una serie de procedimientos específicos.

1.- La semilla

Para iniciar un cultivo de cannabis es necesario decidirse por un tipo de semilla en particular. En el caso de los novatos, se recomienda buscar asesoría con un banco de semillas de renombre, a fin de solicitar la información necesaria para cumplir con el propósito de su cultivo. Las semillas autoflorecientes o de floración rápida son ideales para esta categoría de cultivadores, pues no requieren de protocolos estrictos para levantar la cosecha. Por su parte, los expertos o profesionales suelen inclinarse por las semillas feminizadas o regulares.

Ahora bien, el tiempo de floración de las feminizadas se da en un período entre 6 y 8 semanas; mientras que las variedades feminizadas lo hacen entre 9 y 11 semanas en promedio.

2.- Tipo de cultivo

Dependiendo del tipo de semilla, se pueden realizar diferentes tipos de cultivo, no obstante, los más utilizados son el modelo de cultivo interior y exterior.

En cuanto al cultivo interior, es uno de los preferidos, sobre todo por los novatos y el tema de la discreción social, la ventaja de este cultivo es que permite tener el control de las condiciones y se puede obtener más de una cosecha al año. Además, brinda mayor protección a la cosecha ya que suele tenerse a simple vista; no obstante, pudiera requerir equipamiento especial para un buen progreso de la cosecha como lámparas artificiales y un espacio delimitado que pueda someterse a la oscuridad. Por su parte el cultivo de exteriores es el preferido por los profesionales que gozan de conocimiento sobre cómo hacer progresar una cosecha a merced de las condiciones ambientales, lo bueno de este tipo de cultivo es que no requiere de implementos especiales para alzar una siembra, aunque como contra, se presenta la idea de que solo se puede obtener una cosecha en todo el año.

3.- Desarrollo

El desarrollo es el procedimiento crucial que consolida el progreso del cultivo, por tanto, si no se cumplen todas las fases, podría fallar el intento de una cosecha próspera; además, es preciso mencionar que la etapa del desarrollo es diferente para cada tipo de semilla. La primera etapa se considera la germinación, y en este tiempo es necesario controlar las condiciones de luz, oscuridad, temperatura, humedad, nutrientes y agua que se requieren para cada tipo de semilla y cada condición de cultivo. Posterior a esta etapa se presenta el crecimiento vegetativo, aquí se pueden apreciar características físicas de la planta como tamaño, forma y rendimiento, estos determinan el buen curso del cultivo.

La próxima etapa es la de floración y por lo general, en los cultivos exteriores suele apreciarse cuando disminuye las horas de luz solar en el cultivo. El siguiente paso es la cosecha, y para ello es necesario saber que los tricomas están listos cuando se observan como una capa blanquecina que se posa sobre la flor. Aunque parece que ya lo peor ha pasado, el secado y curado también son pasos de vital importancia para culminar una faena exitosa; en este caso, es necesario cortar las hojas de las plantas de cannabis sin interferir con las hojas pequeñas que deben quedar alrededor de los cogollos. El proceso debe durar de dos a tres semanas y se da por culminado cuando el material está seco o crujiente.

4.- Almacenamiento

El almacenamiento adecuado garantizará el éxito de la cosecha y evita que los cannabinoides de la planta se degraden. Por lo general, se recomienda usar frascos de vidrio que no contengan en su interior ningún tipo de humedad, además debe taparse correctamente y dejarse en un lugar fresco y oscuro; finalmente, durante las dos primeras semanas del envasado, se recomienda destapar el frasco al menos una vez al día para liberar la humedad contenida en su interior.

Aquellos que desean semillas de cannabis de calidad garantizada, se recomienda adquirirlas en bancos de semillas de prestigio como Sensoryseeds, líderes del mercado europeo en lo relacionado al cannabis bajo cumplimiento de todas las normativas legales.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículo anterior

Las restricciones disparan la venta de productos CBD

Próximo artículo

Los diez errores del cultivador principiante, desde el sembrado a la recolección (II)

Últimas Artículos

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies