El Cultivador

65 OECCC sido denunciado por el centro donde resido actualmente. A pesar de ello, he quedado absuelto porque un juez ha hecho una interpretación flexible de mi situación y ha reconocido el uso del cannabis como medicina. Aun así, la absolución no ha sido suficiente. De nuevo, la policía ha seguido incautándome el cannabis y he sido denunciado en diversas ocasiones por consumo y tenencias de drogas. Únicamente puedo pedir que el cannabis medicinal sea accesible. Sufro patologías graves desde hace treinta años y busco acceder a una mejora de mi estado de ánimo y mi calidad de vida: a una vida digna. Poder conseguir mi propia medicina es fundamental, necesito un permiso para poder autocultivar cannabis porque me sienta bien y me relaja. Actualmente trabajo con el OECCC para solicitar una autorización a la AEMPS, un permiso de cultivo para autoconsumo. Necesito este permiso de la AEMPS porque la legislación sobre drogas no es transparente y las incautaciones por parte de la po- licía suponen consecuencias personales, emocionales y económi- cas, así como acudir al mercado ilícito trae consigo acceder a un pro- ducto que puede estar adulterado y ser de dudosa calidad. Todos los partidos políticos, y la sociedad en su conjunto, han de dar cuenta de que muchos enfermos no podemos acceder al medicamento que necesitamos, aun cuando vemos en el cannabis una esperanza de vida que ayuda a superar los dolores. El cannabis no es una droga, es una medicina. Puede ayudar a quienes se enfrentan a patologías graves.” Más información en: bit.ly/2QvcN1S. Bibliografía Observatorio Europeo del Consumo y Cultivo de Cannabis (2021) Libro de actas: I Congreso Científico Internacional Cannabis sativa L.: un enfoque integral (Madrid: Cannabis Research Institute). Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías (2019) Informe Europeo sobre Drogas. Tendencias y novedades (Oficina de Publicaciones de la Unión Europea). A todas las personas que han mantenido el milenario uso terapéutico y medicinal del cannabis. A todo el personal sanitario que respeta el juramento hipocrático y mantienen la salud y la vida del enfermo como su principal preocupación. A todas las personas que, en un esfuerzo anónimo, nos han traído hasta aquí. En el camino empleamos décadas. Ya estamos cerca.

RkJQdWJsaXNoZXIy NTU4MzA1