El Cultivador

56 consejos de cultivo El autocultivo de cannabis es una tarea más o menos sencilla, pero nadie nace sabiendo y es normal cometer ciertas equivocaciones cuando estamos empezando a entrar en materia. La mayoría de cannabicultores noveles suelen incurrir de forma frecuente en unos concretos, que son los que explicaré en este artículo para que puedas identificarlos y evitarlos. Pero no solo los principiantes comenten equivocaciones, por lo que también explicaré algunos de los más frecuentes entre los cultivadores experimentados. Equivocaciones comunes en el cultivo de cannabis por Nilo Sempere Falta de planificación. Este es un error bastante común entre aquellos que están dando sus primeros pasos en el mundo del autocultivo. Antes de empezar con nuestro jardín, debemos plantearnos una serie de factores como qué variedad vamos a plantar y si esta se adaptará a las condiciones ambientales; qué tipo de sustrato vamos a emplear; cómo vamos a regar y fertilizar; si es buena época para cultivar y si contamos con todo lo necesario para lidiar con imprevistos, como abonos, insecticidas y fungicidas. No debemos plantar sin tener una respuesta clara a todas estas preguntas, porque eso significa que no estamos preparados y tenemos mayor posibilidad de fracasar. Sustrato inadecuado y falta de drenaje. Este otro de los errores más frecuentes entre los cultivadores noveles, quienes tienden a pensar que las plantas solo necesitan tierra para echar raíces y crecer, tal como ocurre de forma natural en el campo. No obstante, ninguno de los sustratos empleados en el autocultivo de marihuana lleva tierra como tal. Lo que comúnmente llamamos “tierra” es en realidad una mezcla de turbas de varios tipos con fibra de coco y otras clases de sustrato. De hecho, lo más práctico y sencillo para cultivar son las mezclas del tipo light mix, que son ideales para iniciarse en cannabicultura. Asimismo, es muy importante que el agua no quede estancada en el fondo de las macetas, por lo que debemos colocar un par de centímetros de arlita o algún material muy poroso al fondo de estas antes de añadir el sustrato. Elegir una variedad no adaptada a las condiciones de cultivo. Este es un error que comenten tanto cultivadores principiantes como aquellos más experimentados, aunque los segundos tendrán ventaja a la hora de lidiar con las consecuencias. Básicamente, algunas variedades no están adaptadas a determinadas condiciones. Por ejemplo, las variedades silvestres o determinadas landracesmuy puras no se adaptan bien al interior. Uso de agua de mala calidad. Regar de forma inadecuada es otro error muy frecuente derivado de la falta de experiencia. Aunque todo el mundo sabe que las plantas necesitan agua para desarrollarse, los conceptos pH y EC son totalmente desconocidos para muchos cannabicultores primerizos. La calidad del agua varía según la zona en que nos hallemos, pero, en líneas generales, es mala en toda la vertiente mediterránea de la península, acostumbrando a tener un pH elevado. Este se puede rebajar mediante la adición de ácidos que podemos encontrar en cualquier grow shop. Por otra parte, la EC también suele ser bastante alta. Por poner un ejemplo, en el área Lo que comúnmente llamamos “tierra” es en realidad una mezcla de turbas de varios tipos con fibra de coco Las plantas sanas no necesariamente tienen un color verde muy oscuro

RkJQdWJsaXNoZXIy NTU4MzA1