El Cultivador

dibujar las diferencias y similitudes químicas existentes entre sujetos que habían consumido ayahuasca y en pacientes psicóticos. Según explicaban: “La psicosis experimental observada después de beber ayahuasca [según los autores: ‘ayahoasca’], una bebida alucinógena sudamericana de los indios amazónicos, reproduce la teoría de la transmetilación patológica de la esquizofrenia. Esta teoría postula una disminución de la actividad de lamonoaminooxidasa (MAO), lo que resulta en la acumulación de indolalquilaminas metiladas, como la bufotenina (5hidroxi-N,N-dimetiltriptamina), N,N-dimetiltriptamina (DMT) y 5metoxi -N,N-dimetiltriptamina. Estas sustancias son fuertes alucinógenos como se ha confirmado experimentalmente con anterioridad. Por otro lado, se sabe que la ayahuasca es una bebida que se suele preparar hirviendo dos plantas, una de ellas rica en beta-carbolinas, que son fuertes inhibidores naturales de la MAO, y la otra con altas cantidades de DMT. Esta combinación particular reproduce lo que se supone que ocurre bajo condiciones patológicas de diferentes psicosis”. Para el estudio, se observaron mediante cromatografía de gases-espectometría de masas (GC-MS) los niveles de DMT en la orina de sujetos sanos antes y después de ingerir ayahuasca y se compararon con las muestras de orina de pacientes psicóticos no medicados. La conclusión es llamativa: “Los resultados de este estudio confirman que los compuestos alucinógenos detectados en muestras de orina de sujetos sanos (post-Hoasca, pero no antes) son los mismos que los encontrados en muestras de pacientes psicóticos agudos no medicados”9. Sin embargo, aún se están dilucidando los mecanismos de acción de la DMT, su relación con la psicosis y la esquizofrenia, su potencial terapéutico para tratar la depresión, el trastorno de estrés postraumático, o las adicciones. Y, como veremos en el siguiente número, ya nos hemos llevado alguna que otra sorpresa con la DMT, aunque con seguridad no será la última. Referencias 1. Para más información: bit.ly/3FZ7Nry. 2. Bickel, P., Dittrich, A. y Schoepf, J. (1976) “Eine experimentelle Untersuchung zur bewusstseinsverändernden Wirkung von N,N-Dimethyltryptamin (DMT) [Altered states of consciousness induced by N,N-dimethyltryptamine (DMT)]”. Pharmakopsychiatry Neuropsychopharmakologie, 9 (5), pp. 220-225. 3. Bickel, P., Dittrich, A., Schoepf, J. y Zimmer, D (1976) “Vergleich veränderter Bewusstseinszustände unter den Halluzinogenen (--)-delta9-transTetrahydrocannabinol (delta9-THC) und N,N-Dimethyltryptamin (DMT) [Comparison of altered states of consciousness induced by the hallucinogens (--)-delta9-trans-tetrahydrocannabinol (delta9-THC) and N,N-dimethyltryptamine (DMT)]”, Arch Psychiatr Nervenkr, 223(1), pp. 77-87. 4. Bickel, P., Dittrich, A. y Schoepf, J. (1977) “Effekte von N,N-Dimethyltryptamin (DMT) auf Psychotizismus-Tests [Effects of N,N-dimethyltryptamine (DMT) on tests of psychoticism]”. Pharmakopsychiatry Neuropsychopharmakologie, 10 (1), pp. 10-14. 5. Strassman, R. y Qualls, C. (1994) “Dose-response study of N,Ndimethyltryptamine in humans. I. Neuroendocrine, autonomic, and cardiovascular effects”, Archives of General Psychiatry, 51(2), pp. 85-97. 6. Strassman, R., Qualls, C., Uhlenhuth, E. y Kellner, R. (1994) “Dose-response study of N,N-dimethyltryptamine in humans. II. Subjective effects and preliminary results of a new rating scale”, Archives of General Psychiatry, 51 (2), pp. 98-108. 7. Strassman, R., Qualls, C. y Berg, L. (1996) “Differential tolerance to biological and subjective effects of four closely spaced doses of N,N-dimethyltryptamine in humans”, Biological Psychiatry, 39 (9), pp. 784-795. 8. Strassman, R. (1996) “Human psychopharmacology of N,Ndimethyltryptamine”, Behavioural Brain Research, 73 (1-2), pp: 121-124. 9. Pomilio, A., Vitale, A., CiprianOllivier, J., Cetkovich-Bakmas, M., Gómez, R. y Vázquez, G. (1999) “Ayahoasca: an experimental psychosis that mirrors the transmethylation hypothesis of schizophrenia”, Journal of Ethnopharmacology, 65 (1), pp: 29-51. 71 pensamiento psiquedélico Partiendo de la idea de que los efectos de la ayahuasca se asemejan a la psicosis, estos investigadores trataron de dibujar las diferencias y similitudes químicas existentes entre sujetos que habían consumido ayahuasca y en pacientes psicóticos Pxhere

RkJQdWJsaXNoZXIy NTU4MzA1