El Cultivador

bol, y tapado con un trapo de cocina, será suficiente. Pasado este tiempo, tenemos nuestra masa lista para estirar y darle forma, siempre con ayuda de un rodillo. Si nos gusta la masa más crujiente, siempre podemos hornear previamente la masa sola durante unos minutos, así, cuando horneemos la pizza entera quedará más hecha. Nosotros hoy la utilizaremos en crudo hasta el montaje final. Una vez formada ya podemos añadir el ingrediente base de la pizza: la salsa de tomate, así que veamos cómo elaborarla. Salsa de tomate Cierto es que en el mercado podemos encontrar gran variedad de salsas de tomate para todos los gustos, y varias marcas ofrecen un producto realmente de calidad. Pero, si lo que quieres es prepararte tu propia salsa de tomate casera y además añadiéndole un toque cannábico, ¡está es la tuya! Empezaremos rallando los tomates y reservándolo. Por otro lado, picaremos los ajos bien pequeños y los añadiremos a una olla junto al aceite de oliva. Sofreiremos los ajos. Recordad que el ajo demasiado tostado puede dar un sabor demasiado fuerte, incluso desagradable, así que los rehogaremos hasta que estén ligeramente dorados. Una vez lo tenemos, añadiremos el tomate rallado, la sal, el orégano, el romero y la albahaca. También podríamos añadir cualquier hierba o especia al gusto, como clavo o laurel. Ya con todo en la olla, dejaremos cocinar a fuego medio/bajo durante al menos ochenta o noventa minutos. De estamanera nos aseguramos de reducir bien la salsa, eliminar la mayoría del agua del tomate y conseguir una textura bien espesa. Si tenemos tiempo, podemos reducir el tomate más tiempo sin problema, siempre a fuego bajo/medio, moviendo cada poco y vigilando que no se pegue. ¡Ya tenemos nuestra propia salsa de tomate casera! Los que quieran podrán añadir un poco más de nuestro aceite cannábico en la salsa, y así darle un extra punch. Montaje y horneado Aunque, a estas alturas, podríamos decir que para nadie es un misterio el montar una pizza, ¡yo os explico mi manera! Ya con la masa bien estirada y con su forma redonda en este caso, añadiremos, para empezar, una fina capa de salsa de tomate, seguido de un toque espolvoreado de orégano seco. Encima de este añadiremos la mozzarella cortada en trozos o rodajas. Por otro lado, lavaremos bien los champiñones, los laminaremos y añadiremos. Por último, cortaremos el jamón cocido con las manos de manera irregular y lo agregaremos. Daremos un último toque de orégano seco y un chorro de nuestro aceite cannábico y… ¡boom! ¡Listos para el horneado! 140 -150 grados como máximo para degradar lo mínimo posible nuestro aceite, y unos veinteminutos de tiempo, según cada horno. Controlaremos la pizza hasta que esté dorada. ¡Y ya lo tenemos! Nuestra propia pizza, con todo elaborado en casa y, cómo no, con nuestro toque especial cannábico, ¡un lujo para disfrutar solo o con quien más te apetezca! ¡Desde Fresativa esperamos que os haya gustado la receta! ¡No olvidéis compartir con nosotros vuestras recetas cannábicas en nuestro perfil de Instagram! ¡Y si tenéis alguna duda podréis encontrar toda la info en nuestro canal! ¡Buen provecho y buenos humazos! ¡Hasta la próxima! 58 receta cannábica Si lo que os gusta es la masa fina y crujiente, no uséis levadura y veréis la diferencia al ser horneada El uso de terpenos en la cocina debe medirse con precisión ya que se trata de un producto concentrado y añadir un poco más de la cuenta podría arruinar nuestro plato

RkJQdWJsaXNoZXIy NTU4MzA1