El Cultivador

del cannabis, es cada cual quien debe conocerse a través de sus propios gustos por los diferentes aromas y efectos, para así cultivar, consumir y probar las variedades que nos proporcionan lo que buscamos. Cultivar las variedades de cannabis que nos gustan e ir olfateando las plantas a medida que se van desarrollando y floreciendo, sobre todo, nos hace conectar con ellas aún más, incluso antes de consumirlas. Para estudiar de forma profesional siempre está la opción de acudir a formaciones y recurrir a bibliotecas de aromas, que venden botes con perfiles aromáticos que se parecen a plantas que usamos de forma cotidiana: pimiento, tomate, vainilla, clavo e incluso otros como el olor del césped recién cortado, hasta aromas a animales de caza o cuero. En el Aula Española del Vino, donde mi padre imparte cursos de cata de vinos, he tenido la oportunidad de disfrutar olfateando algunos de estos packs de diferentes aromas que, en su día, él compró para su formación. Es muy curioso olfatearlos, ya que sonmezclas de olores sintéticos que imitan muy bien a la realidad y la idea es hacerlo a ciegas, es decir, oliendo el bote, sin saber qué es lo que vamos a oler, para intentar saber identificarlo solo con el olfato. Él lo ha usado para el vino, le ha sido muy útil y en su día le otorgaron el segundo premio en el concurso La Nariz de Oro, la competiciónmás prestigiosa de sumilleres de España; en mi caso, lo uso para comparar y buscar aromas similares a nuestra querida resina del cannabis. Ahora, tras más de diez años de consumo de extracciones en dabs, he ido especializándome en catas y valoraciones de muestras, sobre todo gracias a diferentes copas, empezando con el BHO y siguiendo con el rosin. Gracias amucha gente que ha confiado en mi criterio, he tenido la suerte y la oportunidad de degustar muestras de rosin como jurado de la Spannabis Champions Cup, Secret Cup Bizkaia, THC Valencia, Sevilla Cannabis Cup o Botanic Mad Cup, intentando valorar, de la forma más profesional que he sabido, el gran trabajo que por lo general me ha tocado catar. Los aromas nos condicionan: asociaciones mentales De igual manera que la realidad es distinta según el ser que la percibe, es único, personal e intransferible el gusto o la repulsión por ciertos perfiles aromáticos; cada cual debe investigar por su cuenta. Cualquier conjunto aromático puede asociarse a eventos que ocurren durante nuestro existir, siendo categorizados cómo agradables, desagradables, neutros y con muchos otros calificativos más, según las circunstancias del momento en el que lo percibamos. Es interesante conocerse a través de los aromas, sobre todo en el ámbito del cannabis, ya que antes de consumir una extracción o flores, podemos percibir muchas sensaciones solo con olerlas. Siempre que sea posible elegir entre diferentes opciones, tras olfatearlas, lo que nos incita a decantarnos por qué cannabis vamos a consumir, es nuestra apetencia por unos u otros aromas, según el momento y circunstancias en las que nos encontremos. Da igual el nombre de la variedad, el olfato es el que manda en esas situaciones. Obviamente, pesa mucho también la apariencia, el aspecto de los productos de cannabis frente a los que nos encontremos. Pudiendo elegir, por muy mala pinta que tenga, si huele bien, solemos darle preferencia a aquello que nos huela mejor, o por lo menos a mí me pasa. En la industria del vino, mi padre siempre comenta que no se puede decir que un vino me huele a X, si no que me recuerda a X, una planta, un alimento, a algo que recuerdas y que al olfatear un vino te vienen momentos a la mente que asocias con ese olor de ese vino, en ese momento y circunstancias en particular. Así como el aroma del vino cambia con la temperatura y la oxigenación, lo mismo pasa con nuestras flores de cannabis y extractos tan preciados. Entonces, al oler cualquier planta o derivado del cannabis, como no estamos oliendo un limón, no podemos decir, esto huele a limón, sino, esto me recuerda al olor del limón. Porque claro, en realidad, qué tipo de limón y en qué estado de maduración, ya que todos los cítricos contienen limoneno, pero las pequeñas cantidades 33 cultura cannábica Olfatear plantas como el laurel mientras se cocinan incrementan nuestro apetito Cena en casa y juego de entrenamiento olfativo, aromas frescos y curados Cultivar las variedades de cannabis que nos gustan e ir olfateando las plantas a medida que se van desarrollando y floreciendo

RkJQdWJsaXNoZXIy NTU4MzA1