CBD cannabis products with CBD chemical structure

Licencia para vender CBD en España

Para cultivar de manera legal las plantas de las que luego se obtienen los diferentes productos de CBD hay que cumplir ciertos requisitos. Debes tener en cuenta que resulta realmente complicado diferenciar una planta de cáñamo industrial de una planta de “marihuana tradicional”. Por eso, los cultivos de cáñamo industrial tienen que estar controlados y correctamente identificados.

No nos estamos refiriendo al autocultivo de este tipo de plantas; sino al cultivo industrial y en masa de estas. Se trata de cultivos realizados por agricultores autónomos o empresas especializadas. Este negocio está en pleno auge; desde EE. UU. ha llegado a Europa y ha conseguido que millones de agricultores siembren cáñamo en sus tierras.

En España, si los fines del cultivo son la obtención de fibras y semillas, no es necesario obtener una licencia específica; de la Agencia Española de Medicamento (AEMPS). Este tipo de cultivos se desarrollan siguiendo los cauces tradicionales; dando de alta el cultivo, informando de las variedades cultivadas y siguiendo con los requisitos que establezca la Comunidad Autónoma.

Resulta fundamental conservar la factura de compra de las semillas certificadas para asegurar la trazabilidad de todas las plantas del cultivo. Esa misma factura es la que deberás presentar en el Registro Agrícola correspondiente.

Además, aunque no sea obligatorio, resulta conveniente avisar a las Fuerzas de seguridad del Estado; para que tengan constancia del cultivo y de que se cumple con los requisitos necesarios para desarrollarlo.

Si pretendes destinar tu cultivo a la obtención de inflorescencias (cogollos) de CBD; tienes que cumplir con más requisitos para poder desarrollar tu cultivo de manera legal. En este caso sí que es necesario obtener el permiso de la Agencia Española del Medicamento; otorgado a aquellas empresas o agricultores autónomos que cumplan con los requisitos establecidos.

Al dedicar el cultivo a obtención de flores de CBD se realiza un control más exhaustivo sobre este tipo de cultivos. Para garantizar en todo momento que se utilizan semillas certificadas por la Unión Europea; y que no superan el límite de THC permitido. Una vez obtenida la licencia y registrado el cultivo ya puedes desarrollarlo legalmente.

Tampoco es obligatorio en este caso avisar a los Cuerpos y Fuerzas de seguridad del Estado; pero nosotros sí que lo recomendamos para aumentar la transparencia en las actuaciones. De esta manera la relación con ellos será mejor y más cordial. No tienes nada que esconder, el CBD es legal; olvídate de los prejuicios y desarrolla tu cultivo de manera segura.

Dentro de la Unión Europea también es totalmente legal la venta de productos de CBD. De hecho, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea se ha pronunciado en una famosa sentencia; confirmando la legalidad de comercializar estos productos y la legalidad sobre su libre circulación dentro de la Unión.

Tras esta importante sentencia ha quedado clara la legalidad de comercializar este tipo de productos. De hecho, esta tendencia aperturista se ha reafirmado cuando el Parlamento y el Consejo Europeo han aumentado el límite de THC permitido; pasando del antiguo 0,2% al 0,3%. Hay Estados Miembro como Italia, Alemania, Francia u Holanda que tienen límites más altos; llegando incluso al 1%.

¿Qué podemos elaborar con los cogollos de CBD cosechados?

  1. Aceites de CBD: Los aceites de CBD son una de las formas más comunes de consumir esta sustancia. Estos aceites se elaboran extrayendo el CBD de la planta de cannabis y luego mezclándolo con un aceite portador, como el aceite de oliva o el aceite de coco. Los aceites de CBD son versátiles y se pueden tomar por vía oral o aplicar tópicamente en la piel para obtener sus posibles beneficios terapéuticos.
  2. Cápsulas de CBD: Las cápsulas de CBD son otra forma popular de consumirlo. Estas cápsulas contienen una dosis premedida de CBD y se toman por vía oral. Son convenientes y fáciles de usar, lo que las convierte en una opción popular para aquellos que prefieren una dosificación precisa y discreta.
  3. Productos tópicos de CBD: Los productos tópicos de CBD incluyen cremas, lociones, bálsamos y geles que se aplican directamente sobre la piel. Estos productos son populares para aliviar el dolor localizado, la inflamación y para el cuidado de la piel. Los productos tópicos de CBD pueden ser beneficiosos para aquellos que buscan un alivio rápido y localizado.
  4. Comestibles de CBD: Estos pueden incluir gominolas, chocolates, barras de proteínas, bebidas y más. Los comestibles de CBD son populares debido a su facilidad de consumo y a que ofrecen una forma discreta de obtener los posibles beneficios del CBD.
  5. Hachís orgánico: El hachís orgánico es una forma de encontrar CBD que se produce mediante la extracción de resina de la planta de cannabis. A diferencia del hachís tradicional, el hachís orgánico se cultiva sin el uso de pesticidas ni fertilizantes químicos, lo que lo convierte en una opción más natural. Contiene una concentración más alta de CBD en comparación con otras formas de cannabis, lo que lo convierte en una opción popular para aquellos que quieren comprar hachís de CBD orgánico y que buscan una experiencia más relajante y terapéutica.

 

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículo anterior

¿Qué es el CBD y cómo consumirlo?

Próximo artículo

Maximiza tus cosechas con el calendario lunar para cultivar marihuana

Últimas Noticias

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies