El gran negocio de la marihuana en California

Y como lo más probable es que los electores aprueben el consumo de marihuana con fines recreativos en noviembre, California, que ya se ha convertido en el mercado legal de marihuana más grande del mundo, resplandece ante la promesa de ganancias que exceden por mucho las obtenidas por las tiendas y los productores de marihuana en Washington o Colorado, los primeros estados en aprobar su consumo recreativo.

“No hay duda de que a la gente le brillan los ojos al pensar en el mercado de California”, comenta Troy Dayton, director ejecutivo de ArcView Group, una empresa de investigación en la región de la Bahía de San Francisco que se especializa en la marihuana. “Es enorme, y los californianos tienen una gran fascinación por el cannabis”.

En busca de beneficios fiscales, las ciudades que se encuentran a lo largo del desierto del sur de California, como Adelanto y Desert Hot Springs, se han apresurado para ser las primeras en permitir el cultivo comercial de marihuana. El precio de los terrenos se triplicó casi de la noche a la mañana, ya que los emprendedores compraron cada centímetro de propiedad donde se permite el cultivo de marihuana, que se ubica casi en su totalidad en pleno desierto, con nada más que unos cuantos árboles de Josué y cardos.

Y celebridades que durante años han estado a favor del consumo de marihuana también quieren un pedazo del pastel: músicos como Snoop Dogg y uno de los hijos de Bob Marley, Ky-Mani Marley, se han reunido con funcionarios en busca de permisos para la marihuana que se cultiva aquí.

A pesar del frenesí, en algunos rincones del estado crece la ansiedad ante la posibilidad de que el dinero corporativo eliminará no solo a los pequeños productores, sino también los valores hippies que han sido una parte fundamental del lugar que ocupa la marihuana en la cultura californiana.

Tommy Chong, integrante del famoso dueto cómico Cheech and Chong, ha sido desde siempre sinónimo de la cultura clandestina del consumo de marihuana en California, ya que cultiva sus propias plantas y fabrica pipas de agua de botellas de kombucha en su casa de Los Ángeles. Ahora sus representantes están en negociaciones con una compañía de Adelanto para producir en serie su marca de marihuana legal, “Chong’s Choice”, aquí.

Pero Patrick Murphy, productor de cannabis en el condado de Humboldt, una exuberante área en la costa noroeste afamada por el cultivo de marihuana de gran calidad, dijo que ya había visto una “absorción empresarial” de la industria de la marihuana en muchos otros estados.

“En California, en especial en Humboldt, tenemos un código de ética: respeto a la tierra y respeto a la gente”, explica, “no quiero que esa cultura se vea remplazada por tipos en trajes de 5000 dólares”.

Veintitrés estados permiten algunos tipos de marihuana legal, y hasta 20 considerarán tomar medidas en las urnas para que su restricción sea más laxa este año.

Marihuana en un dispensario en Oakland, California. Están por eliminarse los límites en el número de plantas que los productores californianos pueden cultivar.CreditJason Henry para The New York Times

Ahora California está llevando a cabo el mayor esfuerzo en la historia del país para sacar a la marihuana del mercado negro. Las ventas de marihuana medicinal en California llegaron a los 2700 millones de dólares el año pasado, que representan casi la mitad de las ventas de marihuana en el país, de acuerdo con ArcView y New Frontier, otra compañía de investigación de cannabis. De acuerdo con los expertos, la aprobación de la marihuana para consumo recreativo en noviembre podría duplicar el mercado aquí para el año 2020.

Le ley entrará en pleno efecto para 2018, cuando un zar de la marihuana medicinal instituirá permisos, pruebas de productos y un seguimiento de “la semilla a la venta”. No solo se transparentaría el modelo comercial que solo acepta efectivo —ya que conforme a las leyes federales está prohibido hacer negocios con empresas que cultivan, venden o procesan marihuana— sino además la industria en su totalidad.

“Esta industria se ha visto oscurecida”, dice Rob Bonta, un legislador estatal que copatrocinó las nuevas leyes que regulan la marihuana, y que el gobernador Jerry Brown aprobó en octubre. “Cada vez se legitima más como negocio, y ahora esperamos que los negocios puedan salir de las sombras”.

En Desert Hot Springs, CalCann Holdings, una sociedad de control que vende marihuana medicinal, está planeando construir un invernadero de alta tecnología, además de una cocina para producir productos comestibles para sus dispensarios en el condado de Orange. La compañía espera producir 3,6 toneladas de marihuana al año en cuatro o cinco cosechas anuales.

Con la legalización de la marihuana, explica Aaron Herzberg, asesor general de CalCann, compañías como la suya podrán “introducir técnicas agrícolas modernas a la producción de cannabis”.

“Estamos en transición para salir de lo que antes era la ley de la selva en el lejano oeste. Será como lo que sucedió con el alcohol, no puedes simplemente instalar un alambique y producirlo en tu garaje. Tienes que solicitar permisos y pagar impuestos”, agregó.

Un grupo de agricultores del condado de Humboldt, entre los que se encuentra Murphy, han acordado vender su cannabis bajo una misma bandera, Emerald Family Farms, para competir con los megaproductores, como el que CalCann está planeando.

“El cannabis comenzó como una contracultura”, explica Ryan McIntosh, agricultor de cannabis. “Creo que habrá algunas personas que no tendrán interés alguno en comprarle a conglomerados que producen cannabis a gran escala”.

A pesar de todo, a McIntosh, de 42 años, le entusiasma esta nueva era en la que podría dejar de preocuparse porque sus hijos sean testigos de su arresto en una redada: “Ya no quiero esconderme más”, dice.

Adelanto, una comunidad agreste en el desierto alto al noreste de Los Ángeles, espera convertirse en una meca de la marihuana muy distinta a la del condado de Humboldt. El Alcalde Richard Kerr, quien imagina una fila de invernaderos de cannabis de alta tecnología donde ahora solo hay un valle desértico, dijo que los agricultores podrían necesitar construir plantas solares para producir toda la energía necesaria para producir más de 100 toneladas de marihuana al año.

Kerr calcula que el ingreso fiscal anual proveniente de los agricultores de marihuana podría llegar a los 10 millones de dólares, que equivale aproximadamente al monto del presupuesto de la ciudad del año pasado.

Teniendo en cuenta el estado de sequía constante en el estado, los productores ya comenzaron a anunciarse como ecológicos, a pesar de toda la electricidad que se requiere para producir marihuana en interiores.

“Todos tienen sistemas de irrigación, en los que el agua regresa al suelo y pueden reciclarla. Estamos tratando de adoptar una postura ecológica”, comenta Kerr.

Mientras vendía galletas de niñas exploradoras afuera de un supermercado con su nieta, Sherree Harris-Johnson, de 57 años, comentó que su opinión acerca de la marihuana había cambiado después de que escuchó que las empresas que la producen tendrían que contratar a la mitad de sus empleados localmente. El desempleo en Adelanto se mantiene por encima del 10 por ciento, y las cárceles son las principales fuentes de trabajo.

“Todo lo que quiero es que generen algunos empleos”, dijo Harris-Johnson.

Fuente

 

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas Noticias